El director de 'Toy Story 3' confirma que los juguetes de la saga pueden morir

Cine 54
·3  min de lectura

Estrenada en 1995, Toy Story es responsable de haber cambiado la industria de la animación para siempre, haciendo que los principales estudios apostasen definitivamente por los gráficos computerizados o 3D en detrimento de la técnica de dibujos en 2D que había dominado el mercado hasta ese momento.

©2019 Disney/Pixar. All Rights Reserved.
©2019 Disney/Pixar. All Rights Reserved.

Pero Toy Story no solo triunfó por su evidente innovación técnica, sino también por lo cuidado de su historia y sus personajes. Y es que la película de Pixar nos introdujo en una mitología de juguetes vivientes que llevan existencias muy complejas pero ocultas a sus propietarios.

Una original premisa que cautivó la imaginación de millones de espectadores, pero también produjo algunas dudas muy significativas. Entre ellas, todo lo relacionado con la propia vida de los juguetes… y con sus hipotéticas muertes. De hecho, muchos fans se vienen preguntando si los personajes de Toy Story podrían morir.

Pues parece que la respuesta es que sí… al menos para Lee Unkrich, el guionista y director de Toy Story 3:

Viven mientras existan. Pero, ¿y si fueran destruidos por completo? Por ejemplo, en una incineradora. Se acabaría el juego”.

Recordemos que, precisamente en esta secuela, Woody, Buzz y compañía estuvieron a punto de ser incinerados junto con un montón de basura, en una desgarradora escena donde los juguetes se daban la mano y parecían asumir su inevitable destino.

Aunque a los profanos pueda parecerles ridículo preguntase si un juguete puede morir o no, esta pregunta se encuentra en los cimientos de toda la franquicia. Y es que, según su premisa, en algún momento entre su manufactura y su adquisición por parte de un niño, el juguete adquiere una consciencia que le permite pensar, sentir y hablar como si fuera un ser humano, mientras mantiene la apariencia física de un juguete.

Por otro lado, las sucesivas películas de Toy Story también han dejado claro que los juguetes mantienen esa consciencia incluso cuando “pierden” a sus propietarios. Pero, a diferencia de estos, que pueden madurar y convertirse en adultos, los juguetes siempre permanecen atrapados en sus cuerpos y mantienen sus pensamiento su motivaciones –algo que, en no pocas ocasiones, se traduce en la amargura o malevolencia que manifiestan varios de los antagonistas de la saga, como el Oloroso Pete o Lotso Cariñoso.

El hecho de que los juguetes conserven su físico intacto a lo largo de los años –a excepción del inevitable deterioro por desgaste– ha hecho que muchos fans de la franquicia se pregunten si, hipotéticamente, Woody y sus amigos podrían ser inmortales. Pero la respuesta de Unkrich parece zanjar el asunto: los juguetes de Toy Story pueden existir indefinidamente pero no son inmortales, en tanto que se les puede destruir físicamente.

Poniéndonos cósmicos (algo de lo que Pixar no huye necesariamente): dado que, según apuntan los científicos, la materia de todo el universo tiene fecha de caducidad, en última instancia podemos afirmar con rotundidad que los protagonistas de Toy Story no son inmortales… a menos que la saga oculte algún enorme secreto sobre la naturaleza de los juguetes. Dicho de otra forma: que estos se reencarnen en nuevos cuerpos, o que sean dioses o algún otro tipo de entidad sobrenatural.

El debate puede parecer exagerado para una saga supuestamente infantil, pero afortunadamente Toy Story ha sido concebida con la suficiente inteligencia y sensibilidad como para soportar este tipo de preguntas. Y no descartaríamos que una hipotética Toy Story 5 explorase o al menos apuntase a los aspectos más metafísicos de la franquicia…

Más historias que te pueden interesar: