Disney+ incluye una advertencia para sus clásicos con referencias racistas, como Dumbo o La dama y el vagabundo

Los clásicos más nostálgicos de Walt Disney ya están incluidos en la plataforma streaming lanzada el pasado martes 12 de noviembre para suscriptores estadounidenses (por estos lados debemos esperar hasta marzo de 2020), pero sin los cambios rumoreados. Si hacemos memoria, mucho se ha hablado de los cortes que supuestamente iba a hacer la compañía a escenas de tinte racista incluidas en clásicos de otras décadas, eliminándolas por completo. Pero un vistazo a Disney+ comprueba que la empresa decidió tomar otro camino sin previo aviso.

© 1955 - Walt Disney Studios

Según recoge EW, los han dejado tal cual se diseñaron décadas atrás, como la famosa secuencia de los cuervos de Dumbo que fue tan criticada durante años por contar con estereotipos racistas y que se suponía que iban a eliminar de la película animada en su llegada a Disney+. Pero no. En su lugar añadieron una advertencia para evitar sensibilidades modernas.

Este programa está presentado como fue creado originalmente. Puede contener representaciones culturales desactualizadas” reza una advertencia que acompaña a Dumbo, La dama y el vagabundo o Fantasía.

De esta manera, la secuencia de los cuervos sigue intacta en la película animada de 1941 disponible en la plataforma -aunque Tim Burton no la incluyó en su remake- en donde aparece un pájaro llamado Jim, una referencia racista a Jim Crow, el término despectivo que se utilizaba en el siglo XIX para referirse a los afroamericanos, así como la canción de los trabajadores de piel oscura que cantan sobre trabajar “todo el día y toda la noche”, sin nunca haber aprendido a leer o escribir.

Tampoco quitaron la canción de los gatos siameses de La dama y el vagabundo (1955), criticada por representar una caricatura de la cultura asiática con dos gatos malvados, aunque no aparece en el remake de acción real estrenado en la plataforma.

Cómo olvidarlos... todavía recuerdo el efecto que tuvieron en mí siendo pequeña esos gatos malvados.

Como tampoco retocaron otros clásicos criticados por referencias racistas en el pasado, como Fantasía (1941) y El libro de la selva (1967).

 A juzgar por las reacciones en redes sociales, parece que el público está dividido ante esta decisión, entre quienes apoyan que mantuvieran los clásicos intactos y quienes creen que deberían haber sido retocados para respetar los avances socioculturales del planeta.

En mi opinión, el que decidieran mantener las películas tal y como fueron diseñadas en un pasado fue una decisión acertada. Si bien podría criticarse como un movimiento de marketing ya que de esta manera no solo generan controversia, sino que también atraen a los curiosos que quieran suscribirse al servicio para ver los ejemplos “de cuando Disney fue racista”, al final son parte de nuestra historia. De quiénes fuimos y cómo nos forjamos como seres culturales. Ya no son clásicos para inculcar valores a nuestros hijos, evidentemente, sino parte de nuestro pasado. Aunque ahora los veamos con los ojos más abiertos.

Nos guste o no, son parte de nuestra historia.

Ahora bien, donde tengo problemas es con la advertencia. Me parece correcto que la plataforma advierta a los espectadores novatos o de generaciones más jóvenes de que están a punto de ver un clásico del pasado con referencias diferentes a las que estamos acostumbrados hoy en día. Por lo tanto, la primera parte “Este programa está presentado como fue creado originalmente” podría estar bien definida. Pero es la segunda la que no encaja.

Puede contener representaciones culturales desactualizadas” reza la advertencia, como dando a entender que, en otra ocasión, estaban actualizadas de forma correcta. Como si estuvieran defendiendo entre líneas la visión sociocultural errónea del privilegio blanco americano. Como si tuvieran miedo a admitir que sí, que eran secuencias racistas. Quizás es un problema de simple comunicación o elección de las palabras adecuadas, pero sugerir una desactualización supone que, en aquella época, eran correctas. Y sí, era como Disney o quienes hicieron cada película veían el mundo, pero no estaban actualizadas con la realidad racista que sufrieron generaciones de todo el planeta. Quizás la manera correcta de referirse al contenido sería que “contienen representaciones culturales erróneas debido a la desinformación de una época” (por ser sutil, porque más bien lo calificaría de “ignoracia de la época”).

[Relacionado: 'Canción del sur', la película fantasma que Disney guarda bajo llave]

El único cometido que sí han cumplido es mantener a Canción del sur lejos de los ojos modernos. La película de 1946 que representa la realidad de los esclavos liberados en el sur estadounidense tras la Guerra Civil de una manera idealistamente racista, con ofensas continuas que relegan el sufrimiento de toda una comunidad durante siglos a un mero entretenimiento que roza el absurdo, sigue guardada bajo llave en el baúl de los recuerdos de Disney y parece que ahí se quedará.

Para seguir leyendo:

'Terminator' y 'El juicio final', dos clásicos perfectos que merece la pena ver de nuevo

'Mary Poppins' y 'Sonrisas y lágrimas', las películas que llenaron de amargura la vida de Julie Andrews

Rebecca Schaeffer, la actriz asesinada por un fan que pudo protagonizar 'Pretty Woman' antes que Julia Roberts

El autor de Rambo se avergüenza de la nueva secuela de Sylvester Stallone