Los daños colaterales del escándalo sobre el documental de Britney Spears

Cine 54
·6  min de lectura

Framing Britney Spears está despertado mucho más que la concienciación sobre el trato mediático que recibió la cantante en sus horas bajas, provocando un verdadero revuelo dentro de la industria que ahora se posa sobre la sombra del acoso y derribo que vivió Lindsay Lohan.

Eric Charbonneau; Gtres
Eric Charbonneau; Gtres

El documental de Hulu pone en entredicho la tutela personal y financiera que el padre de Britney Spears mantiene sobre ella desde hace 13 años y repasa el ensañamiento de los paparazis, tabloides y medios en general cuestionando cada uno de sus pasos en una etapa emocionalmente difícil para ella. Y desde su estreno a principios de febrero ha conseguido remover las entrañas del público y muchas estrellas que se han solidarizado con ella a través del hashtag #FreeBritney (que pide la cancelación de la tutela) y #WeAreSorryBritney (una frase con la que el público le pide disculpas por haber consumido la vorágine mediática de sus momentos más difíciles sin comprenderla).

Framing Britney Spears ha despertado el revisionismo sexista sobre la industria del entretenimiento, con críticas que han llevado a que Justin Timberlake se disculpe a raíz de que el documental lo señala como otro personaje que se aprovechó de ella, arruinando su imagen de novia ideal para lanzar su carrera solista con el videoclip de Cry me a river. Y, a su vez, ya son cientos de usuarios los que piden que Diane Sawyer también se disculpe con Britney por una entrevista en donde la cantante terminaba llorando al insistir en temas delicados para ella.

Y ahora es el turno de Lindsay Lohan, la estrella Disney que vivía su propia caída del firmamento de las estrellas casi al mismo tiempo que Britney. Y en esta ocasión el público ha recordado una entrevista de 2013 que no deja en buen lugar a David Letterman.

¿No se supone que debes estar en rehabilitación?” le preguntaba el presentador de Late Show durante la visita de la actriz a su programa para promocionar Scary Movie 5. Lindsay contestaba que todavía no debía hacerlo, que su fecha estipulada de ingreso era el 2 de mayo. Pero Letterman insistía con preguntas rápidas sobre su estadía, cuánto tiempo estaría internada, cuántas veces había pasado por un centro de este tipo, qué se hace en rehabilitación y cuáles son sus adicciones.

Y mientras la audiencia reía con las preguntas del presentador, Lindsay mantenía la compostura y se negaba a seguir respondiendo, diciendo que “no habían discutido esos temas en la entrevista previa”. Es decir, no le habían avisado que sacarían el tema.

En el clip se puede ver a Lindsay intentando zanjar el tema con una respuesta diplomática, diciendo que su internación serviría para centrarse en lo que más ama en la vida. Pero Letterman continuaba. “¿Tienes problemas de adicciones? ¿Es alcohol, bebes demasiado?” insistía mientras Lindsay le pedía que hablaran de temas positivos.

Pero el presentador continuaba mostrándole el guion que tenía para la entrevista, cuyas páginas listaban los problemas que la actriz había vivido, llevando a que Lindsay se lo arrebatara y leyera todos los temas personales que tenía previsto mencionarle. “No puedes hacer bromas de eso. Es malvado” le decía Lindsay al presentador sobre temáticas como rehabilitación y terapia, mientras se negaba a que siguiera por esa línea. Y si bien se puede ver a Lindsay riendo y manteniendo el papel dentro del programa humorístico, al final termina con lágrimas en los ojos que dejarían entrever los sentimientos que verdaderamente llevaba por dentro.

A pesar de haberse emitido hace ocho años, el clip ha cobrado relevancia a raíz del fenómeno revisionista que está provocando el documental de Britney Spears, sirviendo como un ejemplo más del daño mediático que existe en la industria del entretenimiento a la hora de explotar las horas bajas de sus estrellas, convirtiéndolas en víctimas del acoso de los paparazis y el hazmerreír en programas humorísticos.

"Nunca me gustó Letterman. Me sentí tan mal por Lindsay. Una cosa es admitir que tienes un problema y hacerlo públicamente pero que se burlen de ti en televisión por ello es asqueroso".

"Hombres entrevistando a mujeres. Entre 1970 y 2020. Impresionante misoginia, a lo largo de cinco décadas. De causal pero profundamente vicioso a asombrosamente ignorante e irrespetuoso. Cosas que revuelven el estómago. Y seamos claros, esto perdura. Realmente debe ser erradicado."

"Lindsay manejó la situación, sabiendo del acoso, con una confianza y tacto que creo que la mayoría de la gente puede aprender. Un nuevo nivel de respeto por ella. Y una gran decepción para David Letterman. En 2013 ya todos sabíamos mejor que esto. Él también debería haberlo hecho."

Sin embargo, mientras el clip alcanza cotas virales con más de 10 millones de reproducciones y muchos usuarios critican a David Letterman de "misógino" y lo tachan de acosar a la actriz al tratar temas sin su consentimiento, cabe destacar que al final del segmento el presentador dejó de hacer bromas. “Puede ser bueno para ti” le decía sobre su ingreso en rehabilitación, y la aplaudía por tener “tanta compostura para venir y hablar conmigo” haciendo que Lindsay se emocionara, e incluso se uniera a las bromas aliviando la tensión del momento.

Más historias que te pueden interesar: