El caso sin resolver del asesinato de la reina de los concursos de belleza

Valeria Martínez
·6  min de lectura

Este año se cumplirá un cuarto de siglo del terrible asesinato de JonBenét Ramsey, la pequeña reina de los concursos de belleza infantiles de EE.UU. cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en el sótano de sus padres cuando tan solo sumaba 6 años de vida. Desde entonces el caso sigue abierto y sin haber encontrado al culpable de un hecho que conmocionó al mundo entero.

Su madre murió a consecuencia de un cáncer sin nunca recibir respuestas, mientras su padre y hermano siguen esperando noticias que cierren por fin el martirio que les persigue desde la tragedia. Y con la intención de motivar a la opinión pública y a la policía local, han desarrollado un documental que nos permite conocer más de cerca los entresijos de un caso extraño, mal investigado y con muchos cabos sueltos.

JonBenet Ramsey (AP Photo/Ramsey family video, Gtres)
JonBenet Ramsey (AP Photo/Ramsey family video, Gtres)

Todavía recuerdo esa carita sonriente, de cabellos rubios e imagen angelical ilustrando portadas de periódicos y revistas en 1996. No recordaba los detalles del caso ni su nombre, pero sí esas fotografías y vídeos caseros que acompañaron a las noticias de la época con la historia del terrible asesinato. 25 años después me adentré en recordar lo que pasó en aquella casa un 25 de diciembre cuando yo era apenas una adolescente a través de JonBenét Ramsey: what really happened?, un documental que formará parte del catálogo de Discovery+ cuando la plataforma aterrice en España.

El documental cuenta con el testimonio del padre y hermano de la víctima, imágenes de archivo y otras entrevistas, mientras centra su relato en las grabaciones que dejó Lou Smit, un detective de homicidios que pasó años investigando lo sucedido y defendiendo a la familia de las acusaciones de la policía. Porque cuando hablaba de “martirio” al comienzo de este artículo es porque esos padres no solo tuvieron que pasar por la pesadilla del asesinato de la niña, sino que durante años fueron víctimas del acoso mediático y el escrutinio público al convertirse en los sospechosos principales de la policía.

La tragedia tuvo lugar en Navidades de 1996 cuando los padres encontraron una nota de varias páginas escritas por un secuestrador que les advertía de todo lo que le haría a la niña mientras daba instrucciones de pagar un rescate de $118.000. La madre enseguida llamó a la policía, que en lugar de sellar la casa en busca de pruebas permitieron el ingreso de amigos y allegados que fueron hasta el lugar a apoyar a la pareja. Es decir, la escena del crimen ya estaba contaminada.

Pero siete horas más tarde ocurría lo insospechado. El padre entraba a la bodega que tenían en el sótano, y a la única habitación que la policía no se había molestado en revisar, y encontraba a JonBenét, sin vida, con el cráneo roto y estrangulada con un garrote alrededor del cuello. La autopsia reveló que la niña había muerto por asfixia y un traumatismo craneoencefálico.

El caso enseguida atrapó la atención de los medios y la opinión pública mientras los videos y fotos de la niña participando en concursos de belleza corrían como la pólvora en la prensa. JonBenét había participado en muchos concursos infantiles. Su madre, Patsy Ramsey, había sido reina de belleza en el pasado y el hobby se había convertido en un pasatiempo que disfrutaban juntas. Según cuenta el documental, la madre había superado recientemente un cáncer de ovarios y estos concursos eran su manera de pasar tiempo con su hija, creando recuerdos en caso de que el cáncer volviera.

Sin embargo, la policía se centró en ver a los padres como posibles sospechosos dado que la nota del secuestrador había sido escrita en un papel perteneciente a un cuaderno de la madre. Creían que los progenitores habían manipulado la muerte para hacerla ver como un asesinato, incluso sugerían que la madre habría regañado a la niña por haber mojado la cama -algo que hacía a menudo- y la situación habría escalado en violencia. Sin embargo, no había pruebas de que la cama estuviera mojada ni evidencia alguna que los incriminara. “La policía llego a sus conclusiones inmediatamente aquel día y luego intentaron encontrar evidencia para probarlo. Pero la evidencia que encontraron era, desafortunadamente para ellos, contradictoria” dijo el padre de la niña, John Ramsey, a USA Today, ante el estreno del documental. “Pero nunca lo admitieron y lucharon con eso durante años gastando millones de dólares de impuestos en intentar demostrar lo contrario”.

Mientras el pueblo los miraba como asesinos y la policía se centraba únicamente en ellos, un detective respetado comenzó a investigar el caso encontrando datos que no encajaban con la versión policial. Según él, el secuestrador había entrado por una ventana de la bodega alejada de las cámaras de seguridad, habría intentado llevarse a la niña en una maleta pero al no poder, la habría asesinado en el lugar y utilizado esa maleta -que estaba en al escena del crimen- como escalón para saltar de nuevo por la ventana. Lou Smit se aferró al caso mientras la policía rechazaba su versión y los padres se sumaban al circo mediático dando entrevistas para proclamar su inocencia.

El documental hace hincapié en la ineptitud policial y su obsesión por acusar a los padres a pesar de la falta de pruebas, en lugar de dejar vías de investigación abiertas. El caso fue tan lejos que en 1999 intentaron acusar a los padres llevándolos hasta un Gran Jurado que debía deliberar si había pruebas suficientes como para presentar cargos oficialmente. La fiscalía decidió no presentar cargos ante la falta de pruebas, pero en octubre de 2013 se supo que el jurado sí había votado por acusar a los padres.

El caso se reabrió en 2002 aprovechando las nuevas técnicas de investigación a través de pruebas de ADN, demostrando por fin que había evidencia de un intruso masculino en las prendas de JonBenét. La fiscalía pidió disculpas a la familia a través de una carta pero el caso sigue sin resolverse.

Los padres sospecharon de posibles allegados a la empresa familiar o de alguien con conocimientos de sus finanzas, dado que era una familia económicamente privilegiada.

JonBenét Ramsey: what really happened? se centra en los audios de la investigación llevada a cabo por Lou Smit, aportando datos y detalles desconocidos hasta ahora desde la perspectiva de un detective que pasó años investigando el caso. El padre de la niña espera que el documental sirva para “mantener el caso con vida”, con la esperanza de que alguien decida testificar o aportar nueva información que pueda ayudar a encontrar al culpable. “La muerte de JonBenét me quito el deseo de vivir durante un tiempo” dijo el hombre de 77 años a USA Today, mientras que en el documental añade que la misión de su vida es encontrar al culpable en honor a su hija.

El documental es una pieza audiovisual que ahonda en un caso que todavía alberga muchas heridas y preguntas sin respuestas, y es a través del testimonio grabado de este detective que nos permite conocer más de cerca los años de sufrimiento que vivió la familia ante las acusaciones de la opinión pública. El filme forma parte de las apuestas que incluyen la plataforma de Discovery+, que ya está disponible en EEUU y Reino Unido, y llegará a España y otros países a lo largo de 2021.

Más historias que te pueden interesar: