Dominicana busca que otros jóvenes aprendan a querer su "cabello malo"

Agencia EFE
·3  min de lectura

Nueva York, 27 feb (EFE News).- La dominicana Shirley Tavarez se ha embarcado en una iniciativa con miras a que jóvenes aprendan a quererse y aceptar que su cabello rizado o "pelo malo" como muchos suelen llamarle, es símbolo de belleza y de sus raíces, tal y como ocurrió con ella.

Tavarez, cuya familia emigró a Florida cuando tenía tres años y que luego se mudó sola a Nueva York para trabajar en el mundo de la moda, fundó en 2018 "Haus of Curls", a través de la cual vende camisetas, toallas para el cabello y trajes de baños que diseña, con mensajes como "¿pelo malo dónde?", "afro-latina ¿y tú?", "morena magic" "let it fro" o "la negra tiene tumbao", luego de su propia experiencia con el cabello que se negaba a aceptar.

Con motivo de la independencia de su país, que celebra hoy el 177 aniversario de su liberación de Haití, que tenía ocupado su territorio desde 1822, lanzó tres camisetas inspiradas en esta conmemoración, con mensajes con la bandera o los colores rojo, azul y blanco del emblema nacional.

Parte de las ganancias de la venta serán para la Fundación Nacional Dominicana-Estadounidense (DANF por siglas en inglés), organización sin ánimo de lucro que realiza trabajo social en el barrio de Allapattah,en la Florida.

"Mi misión con Haus of Curls es que las niñas pequeñas sepan que tienen un pelo bello aunque sea curly y que se vean representadas en sus familias, en mujeres que son emprendedoras porque antes no teníamos representación como la tenemos ahora" de mujeres a seguir, comentó a Efe.

Para muchas niñas, dice, el modelo fueron muñecas como la Barbie, que no les representaba. "Tenía muchas barbies y me encantaba jugar con su pelo lacio. Ahora hay algunas con el cabello rizo pero no cuando yo crecía",señaló Tavarez.

Recordó que desde que tenía seis años su madre le llevaba al salón para alisar su cabello, lo que ocurría también con muchas de sus amigas, lo que no les permitía disfrutar de un día de juegos como a otros niños.

Durante su infancia, Tavarez escuchaba frases como: "¿Por qué no te cepillas el pelo?" y "¿Vas a la peluquería para alisar tu cabello?" lo que la llevó a creer que el cabello rizado no era hermoso, señaló además a Efe.

Hace cinco años, tomó la decisión de dejarlo natural siguiendo los pasos de una amiga, aunque al principio "no me gustó para nada" ni a su familia. "Así fue que pude verme y aprender a quererme", afirmó.

"Siempre tenía que ir al salón, no me podía mojar el cabello, no podía ir al gimnasio", recordó y dice haberse sorprendido con la respuesta que ha tenido entre jóvenes que le han contado su historia de no aceptación, de sitios tan lejanos como Brasil, Egipto o el Reino Unido.

La idea de crear su compañía surgió luego de ir al Curl Festival en Nueva York, donde dice no encontró productos dirigidos a los latinos, lo que le dio la oportunidad de convertir así palabras negativas sobre el cabello natural en declaraciones de empoderamiento en camisetas.

Tavarez, que tras la pandemia regresó a la Florida, espera ampliar los productos y continuar con los eventos en que se reúnen personas que cuentan sus historias de no aceptación.

(c) Agencia EFE