Donald Trump quería actuar en 'Dinastía' para conquistar a Joan Collins

·2  min de lectura
Donald Trump credit:Bang Showbiz
Donald Trump credit:Bang Showbiz

Que Donald Trump quisiera hacer algún que otro cameo en la serie o película de moda en los años noventa no sorprende demasiado. De hecho, el expresidente de Estados Unidos hizo breves pero memorables apariciones en cintas como 'Solo en casa 2' o 'El príncipe de Bel-Air' durante sus años de mejor reputación mediática.

Sin embargo, ahora la actriz Joan Collins ha revelado que el polémico empresario no solo quiso hacer acto de presencia en su mítica serie 'Dinastía', sino que presionó a los responsables de la producción para que le dieran un papel de cierta relevancia durante parte de las nueve temporadas que duró el culebrón, estrenado en 1981. Según el testimonio de la carismática intérprete, Trump quería dar vida a un potencial interés amoroso para Alexis, su personaje y la gran villana de la historia.

"Llamó a uno de los productores y le dijo claramente: '¡Quiero estar en 'Dinastía'!'. Pero este le contestó que el elenco estaba ya completo. Y él insistió: '¡Pero es que yo soy 'Dinastía'!'. Y el productor le dijo: 'No, no lo eres, ya tenemos otra gente'", ha revelado la artista de 88 años, natural de Paddington (Londres) en conversación con el presentador Jonathan Ross.

Lejos de amilanarse ante la negativa, el impulsivo exmandatario republicano volvió a la carga y propuso al citado productor un papel muy concreto para sus aspiraciones interpretativas. "Mira, estaría genial si encarnara a uno de los amantes de Alexis", habría indicado Trump en palabras de Joan Collins, quien ha revelado además que, cuando la noticia de su interés trascendió públicamente, el equipo de prensa del magnate no tardó en desmentirla con vehemencia. "'¡No querría tener que ser el amante de Joan Collins ni en pantalla ni fuera de ella!'. Eso dijo después y me pareció de muy mal gusto", ha apuntado la diva.

La relación tan 'particular' que tiene Donald Trump con los hechos consumados ha quedado patente en numerosas ocasiones, antes y después de sus cuatro años en la Casa Blanca, pero ahora pretende cobrar una nueva dimensión con los planes que maneja el expresidente para lanzar su propia red social, a raíz de su expulsión de Twitter y Facebook, bajo el paraguas de la marca 'Truth Social': un término que alude precisamente a un concepto de "verdad" aparentemente moldeable, aceptable para quienes se esfuercen mucho en creerlo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.