Ecuatorianos indignados realizan plantón en edificio policial por femicidio

Personas se reúnen frente a la sede de la Policía Nacional de Ecuador para protestar por la muerte de María Belén Bernal, cuyo marido policía, según el ministro del Interior, es sospechoso en el caso, en Quito

QUITO, 21 sep (Reuters) - Cientos de ecuatorianos se apostaron el miércoles a las afueras de la Comandancia de Policía en Quito para protestar por el asesinato de una mujer presuntamente en manos de su esposo, un oficial de la fuerza, en un caso que ha despertado la indignación de la ciudadanía.

La abogada María Belén Bernal ingresó la noche del 11 de septiembre a una escuela de formación de policías, donde su esposo se desempeñaba como instructor, pero según su familia nunca se registró su salida.

Tras más de una semana de haber declarado su desaparición, la policía encontró el miércoles el cuerpo de la mujer en un cerro cerca a la escuela de formación policial. El principal sospechoso de su femicido es su esposo Germán Cáceres, un policía que está prófugo.

Cientos de personas, en su mayoría mujeres, se sumaron al plantón portando carteles y velas blancas protestando por la muerte de la mujer. Varias de ellas calificaban de "asesinos" a los uniformados y otros pedían justicia por los casos de femicidio que se registran en el país.

"Su femicidio no quedará impune y todos los responsables serán sometidos a la ley", escribió Lasso en su cuenta de Twitter. "Mi solidaridad con su madre Elizabeth y su pequeño hijo".

Durante la investigación, los familiares de Bernal han denunciado contradicciones sobre la narración de los hechos por parte de los involucrados, testigos y las autoridades.

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, pidió disculpas a la familia de la mujer y aseguró que trabajan en un proceso de depuración de la policía.

(Reporte de Alexandra Valencia; Editado por Ricardo Figueroa)