Eddie Redmayne revela cómo era vivir con Jamie Dornan

Eddie Redmayne

Puede que sus fans más acérrimos sepan ya que dos de los actores más cotizados de la actual escena cinematográfica, los británicos Eddie Redmayne y Jamie Dornan, llegaron a compartir piso en aquellos años de juventud en los que luchaban -no sin dificultad- por meter cabeza en tan exigente industria. Sin embargo, hasta ahora ninguno de los dos se había llegado a pronunciar realmente sobre si, en lo referente a la convivencia pura y dura, albergaba o no un recuerdo positivo de tan interesante experiencia.

Pero ahora el oscarizado intérprete ha roto su silencio para describir el comportamiento del que solía hacer gala el protagonista de '50 Sombras de Grey' en la intimidad de su apartamento y en esos caóticos años marcados por la precariedad laboral y las estrecheces económicas, pintando para ello, todo sea dicho, un retrato bastante favorecedor de su buen amigo norirlandés.

"Básicamente era como vivir con un cachorrito, porque Jamie tiene una energía que jamás había visto antes en un ser humano. Hay una especie de zona del crepúsculo entre las cinco y las seis de la mañana en la que se volvía loco en el buen sentido, como un cachorrito que se levanta lleno de vitalidad y no para de hacer cosas", ha explicado entre risas a su paso por el programa de televisión 'Good Morning America'.

Mientras que el actor de títulos como 'La teoría del todo' o 'Animales fantásticos y donde encontrarlos' ha alabado a su antiguo compañero de fatigas por su carácter activo y disciplinado en aquellos tiempos, Jamie Dornan prefirió compartir otra clase de anécdotas -claramente menos divertidas- en la única ocasión en que se ha animado a hablar sobre sus años de convivencia con Eddie, ligadas fundamentalmente a lo tortuoso del camino que, sin embargo, acabaría catapultándoles al estrellato.

"La verdad es que calificaría esos años como desesperados. Los dos estábamos muy desesperados en ese momento porque nos llegaban muy pocas ofertas de trabajo y con frecuencia teníamos que competir por ellas, ya que en el fondo todos íbamos a las mismas audiciones. Además teníamos el mismo agente y eso no ayudaba. Recuerdo que una vez me llegaron 25 guiones y a Eddie no le sentó demasiado bien. Pero una hora más tarde vino otro mensajero con los mismos 25 guiones para él", recordaba Jamie meses atrás.