Efecto de la liberación de reservas de crudo sería ínfimo

·2  min de lectura

Para los analistas de Goldman Sachs, de acuerdo con un reporte publicado el 23 de noviembre, el esfuerzo de Estados Unidos de provocar una caída del precio del crudo a través de la liberación de parte de sus reservas estratégicas es equivalente a “una gota en el océano”.

“De acuerdo con nuestro modelo, el flujo adicional provocaría una caída menor de $2” en el precio, que se sumaría a la corrección de $7 que ha experimentado el precio del contrato de futuro del barril de crudo West Texas desde que alcanzó su máximo del año el 25 de octubre.

La información disponible señala que Estados Unidos liberará entre 70-80 millones de barriles de crudo de sus reservas estratégicas, por debajo del estimado de los analistas que apuntaba a 100 millones de barriles, lo que haría el esfuerzo aún menos relevante.

Además, el banco considera que los países miembros de la OPEP podrían considerar suspender su plan de incrementos mensuales de la producción para anular el efecto que tendría sobre el precio esta oferta adicional por parte de Estados Unidos.

De esta manera, el efecto de esta decisión sobre el precio del barril de crudo sería muy limitado.

Para JP Morgan estos esfuerzos tienen un efecto limitado en el tiempo

“Cualquier impacto adicional sobre el precio no es sostenible, porque el balance entre oferta y demanda no cambiará más allá del mes en que se realice la liberación” de las reservas estratégicas, argumenta JP Morgan.

Al igual que Goldman Sachs, los analistas de JP Morgan estiman que la OPEP podría decidir no ejecutar el incremento de sus cuotas de producción programado para enero y así anular el efecto negativo que tendría sobre el precio el exceso de oferta.

Con respecto a la demanda, el reporte establece que para finales del primer trimestre de 2022 el consumo global de crudo sobrepasará los niveles de 2019.

“Esperamos un crecimiento de 3,5 millones de barriles diarios en 2022 hasta 99,8 mbd, por encima de los niveles de 2019 y un nuevo máximo histórico”.

Sin embargo, la producción de crudo en Estados Unidos no alcanzaría niveles previos a la pandemia hasta mediados de 2023.

Según estos estimados, los precios del petróleo continuarían soportados y podrían retomar su senda alcista dado el desequilibrio estructural que mantiene el mercado, sin importar el efecto de corto plazo de la oferta adicional proveniente de la liberación de parte de las reservas estratégicas.

This article was originally posted on FX Empire

More From FXEMPIRE:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.