El caso contra Harvey Weinstein podría venirse abajo

El caso contra Harvey Weinstein por agresión sexual corre peligro de desmoronarse después de que los fiscales de Manhattan encontrasen un escrito de la acusadora en la que se describe su encuentro con el magnate del cine, y que sugiere que dicho encuentro fue consentido –según han confirmado diversas fuentes a The Post.

Uno de los cargos contra Harvey Weinstein podría venirse abajo tras la aparición de emails comprometedores para la acusadora  (Imagen cortesía de  Time).

Lucia Evans acusó a Weinstein de obligarla a realizarle sexo oral en su oficina de Tribeca allá por 2004, cuando ella era tenía solo 21 años y era una estudiante universitaria y aspirante a actriz. Evans es una de las tres mujeres cuyas acusaciones de agresión sexual están siendo procesadas por la oficina del abogado del Distrito de Manhattan, Cyrus Vance Jr.

Pero un antiguo empleador de Evans ha entregado los escritos personales que la acusadora dejó grabados en el ordenador de la empresa y que parecen contradecir su testimonio ante el gran jurado –según afirma una fuente de las fuerzas policiales.

Los escritos indican que fue consentido y amistoso”, ha contado una fuente a The Post. “Han provocado una división en la oficina del abogado del Distrito de Manhattan, pues algunos piensan que los cargos deberían retirarse y que hay un problema con la demandante”.

En última instancia, los fiscales de Manhattan han decidido no apartar a Evans del caso a pesar de la oposición interna.

Weinstein es conducido al juzgado de Nueva York el pasado mes de julio (Imagen cortesía de  Associated Press).

La última revelación llega después de otro informe dañino, según el cual el jefe de la investigación del Departamento de Policía de Nueva York no entregó las declaraciones de un director de casting que asegura que Evans le confesó haber realizado sexo oral para obtener un papel.

Otra fuente aseguró: “El testigo de casting es un problema, pero sigue siendo un “él dijo, ella dijo”. Simplemente es más difícil para ella explicarlo con palabras”.

La oficina del Abogado del Distrito no ha hecho comentarios sobre estas revelaciones. Se espera que este jueves James Burke, del Tribunal Supremo de Justicia de Manhattan, delibere si desestimar el quinto cargo de la acusación relacionada con Evans, según fuentes.

También tendrá que decidir si levantar su orden de protección, que permitiría a los fiscales archivar y mantener ocultas las divulgaciones dañinas. El abogado de la defensa de Weinstein, Ben Brafman, habría presionado al juez para divulgarlas, según fuentes.

El ex-presidente de Miramax se enfrenta a cadena perpetua por acusaciones de violación, agresión sexual depredadora y actos sexuales criminales por el supuesto ataque a Evans y a otras dos mujeres.

En documentos judiciales, Braman había defendido que el caso contra el productor de Shakespeare in Love debería desestimarse porque los fiscales ocultaron el hecho de que él mantuvo una relación “a largo plazo y consentida” con una de las acusadoras.

Weinstein y la mujer, cuyo nombre no ha sido divulgado, intercambiaron 400 emails durante “semanas y años después de la supuesta violación”, según los documentos.

En un email enviado en febrero de 2017, casi cuatro años después de la supuesta agresión sexual, ella le escribió: “Te quiero, siempre lo hago. Pero odio sentirme como un ligue. 🙂”.

La asistente del Abogado del Distrito, Joan Illuzi-Orbon, respondió en documentos judiciales que ninguno de los emails demuestran que la acusadora negase haber sido violada, e insistió en que la presentación ante el gran jurado fue justa y completa.

La tercera demandante, la ayudante de producción Mimi Haleyi, acusa a Weinstein de haberla forzado a realizarle sexo oral en su domicilio del SoHo, allá por 2006.

Mi cliente lo ha sacrificado todo para poder acudir al juicio y hacer a Harvey Weinstein responsable de agresión sexual”, dijo Carrie Goldberg, abogada de Evans. “El verdadero propósito del juicio es llegar hasta la verdad. Y tenemos absoluta confianza en el testimonio de ella y pruebas que demostrarán la culpabilidad de él”.


Para seguir leyendo:
La esposa de Woody Allen acusa a Mia Farrow de aprovecharse del #MeToo
Molly Ringwald admite que las escenas de “violación” de Sixteen Candles hoy serían problemáticas