El curioso tratamiento de Madonna para acelerar su recuperación física

Madonna

La cantante Madonna sigue inmersa en un exigente proceso de rehabilitación con el que reparar su maltrecha rodilla y, si todo sale bien, para volver cuanto antes a los escenarios tras la cancelación de tres conciertos en Boston, a lo que podría sumarse el aplazamiento de otros tantos espectáculos de su gira 'Madame X' si la reina del pop no se recupera a tiempo.

A fin de acelerar lo máximo posible su regreso a la carretera, la diva de 61 años se ha sometido a tediosos pero efectivos baños de hielo, imprescindibles a su juicio para solventar las "múltiples dolencias" paralelas a la citada lesión de rodilla y, como se desprende de su última publicación de Instagram, también a un curioso tratamiento de auto-hemoterapia.

Para ello, la ambición rubia se ha puesto en las expertas manos del reputado osteópata Jean Michel Ete, quien se ha encargado junto a sus ayudantes de extraer parte de la sangre de la intérprete, enriquecerla con ozono y reintroducirla en el sistema para que Madonna pueda disfrutar inmediatamente de sus numerosas propiedades.

Lo más curioso de la grabación proporcionada por la propia artista a sus seguidores reside en la vertiente más espiritual de la sesión, concretamente la presencia de una mujer que emite un monótono y relajante sonido por medio de un cuenco tibetano, el cual facilita la "meditación" y los cantos terapéuticos que tanto necesita la diva.

"Enriquecer la sangre, vitaminas por gotero, cuencos tibetanos, canto y meditación... ¡Una se siente fenomenal cuando termina!", ha escrito la incombustible vocalista junto a la llamativa grabación, en la que también destaca la presencia a su lado de sus dos hijas pequeñas, Estere y Stella, así como la elegancia y sofisticación de su amplio cuarto de baño.