El líder de The Ordinary Boys se rompe la pierna, la pelvis y varias costillas tras caerse borracho por un balcón

Samuel Preston en la foto compartida en su Instagram tras sufrir su accidente (c) Instagram

El músico Samuel Preston, conocido sobre todo por ser el cantante de la banda británica The Ordinary Boys, con la que lanzó el popular sencillo 'Boys Will Be Boys', ha sufrido un accidente que le ha dejado con varios huesos rotos, un pulmón perforado y la mano destrozada tras caerse desde un segundo piso. Él mismo se ha encargado de anunciar la noticia sin tratar de ocultar que, en el momento en que tropezó y se precipitó balcón abajo, estaba considerablemente borracho.

"Si no he respondido a vuestros mensajes es porque me caí desde el balcón de un segundo piso en Dinamarca y me he roto la pierna por cuatro sitios, además de fracturarme la pelvis, la cadera, el pie, las costillas, el omoplato y de perforarme el pulmón. También me he destrozado la mano izquierda", reveló a través de su página de Instagram este mismo martes junto a una fotografía suya compartida desde el hospital, en la que aparece acompañado de su novia y postrado en una silla de ruedas en la que previsiblemente pasará los próximos meses.

Pese al tono humorístico que ha querido darle a su publicación, el artista es consciente de que las consecuencias de la caída podrían haber sido mucho peores, lo que le ha llevado a darse cuenta de que debe moderar su ingesta de alcohol de cara a un futuro.

"Sé que un hombre sabio dijo una vez 'los chicos siempre serán chicos'", ha bromeado en referencia a su canción de mayor éxito, "pero ahora en serio, bebí demasiado y me comporté de forma negligente; por favor, no abuséis de vuestra suerte. Creo que me voy a pasar los próximos 30 años completamente sobrio".

Para concluir, Preston ha dado las gracias públicamente a las dos mujeres de su vida por haberlo dejado todo y acudir a su lado para atenderle.

"Gracias a mi novia por viajar hasta aquí para darme de comer con una cuchara, y a mi madre por hacer lo mismo".

The Ordinary Boys alcanzó su momento de máxima popularidad en 2006, a raíz de la participación de su líder en la versión británica del reality 'Celebrity Big Brother', donde vivió un tórrido romance con la celebridad Chantelle Houghton que dio paso a una boda y un divorcio exprés, este último ya una vez fuera de la casa. Su single más famoso, el mencionado 'Boys Will Be Boys', sirvió de música de fondo en una de las escenas de la película 'Harry Potter y la Orden del Fénix', cuando el mago protagonista se pelea con uno de sus compañeros de Gryffindor, Seamus Finnegan, en la sala común.