Épocas y personajes que nos gustaría ver en El Ministerio del Tiempo

El 2020 está a la vuelta de la esquina como quien dice, lo que implica que cada vez queda menos para el estreno de la cuarta temporada de El Ministerio del Tiempo. Al menos así se anunció hace casi un año, en diciembre de 2018, a través de Vertele. Y lo cierto es que la espera se está haciendo lenta y yo no veo que llegue el anuncio de nuevos episodios de esta serie de culto que revisa nuestra historia desde otro punto de vista.

Hace precisamente dos años que se emitió el final de la tercera temporada -el 1 noviembre de 2017- y desde entonces ha vivido en una eterna incertidumbre. Durante muchos meses la historia realmente no se había dado por renovada, como tampoco por finalizada. Pero si verdaderamente se le diera la esperada oportunidad en el cambio de década, tras este tiempo en barbecho, demostraría que no es una ficción española más, sino que es la ficción nacional en mayúsculas, una de las que mejor se ha atrevido a contar de dónde venimos y por qué somos así mediante un guion que sabe hilar con garbo ciencia-ficción, comedia y un sentido crítico de nuestra propia historia.

(©RTVE)

El Ministerio del Tiempo es una serie muy de autor y ha conseguido durante su andadura televisiva que los espectadores nos sintamos parte del viaje junto a la patrulla protagonista para evitar que se cambie la historia, mientras nos acercamos a personajes de otras épocas. Así, para quienes hemos seguido este título nos resulta habitual ver al artista Diego Velázquez, asumido por Julián Villagrán, mezclándose entre ese universo real y a la vez ficticio que propone la serie. El autor de Las meninas, de hecho, se ha convertido en uno de los personajes más queridos por la forma en que se ha captado su personalidad, asumiendo que era un pintor curioso, ambicioso y al mismo tiempo divertido.

Los ministéricos, que se han multiplicado gracias a la incorporación de la serie en el catálogo de Netflix, también distinguimos a Víctor Clavijo metiéndose en la piel de Lope de Vega, uno de los más importantes poetas y dramaturgos del Siglo de Oro español, y descubrimos a Pere Ponce que fue escogido para el papel del escritor Miguel de Cervantes. ¡Porque vete a saber qué hubiera pasado si no hubiera escrito El Quijote! Asimismo, me viene a la memoria José Ángel Egido encarnando a Alfred Hitchcock, el genio del suspense cinematográfico o Michelle Jenner, otra de las actrices que se dejó ver por estos lares en el papel de Isabel la Católica sorprendiendo casi tanto como Elena Rivera embutida en el papel de Margarita de Austria.

ÉPOCAS Y PERSONAJES QUE PODRÍAN FUNCIONAR EN LA CUARTA TEMPORADA
Como no vemos la hora del retorno de esta serie, se nos ha ocurrido aportar varias ideas en caso de que los guionistas estén sufriendo algún bloque de escritor, y así tenemos nueva temporada más pronto.

La lista de personajes históricos que se han retratado en la serie es inmensa, recolectando elogios, buenas críticas y reconocimiento en forma de premios. Es por ello que considero que cuando las misteriosas puertas se abran de nuevo lo tienen fácil para triunfar: sólo basta trasladarnos a otras épocas y personajes no examinados hasta ahora. Aunque realmente es un reto difícil de superar, visto lo visto durante sus 34 episodios, si tenemos en cuenta que se trata de la apuesta más revolucionaria de Televisión Española creo que sólo hace falta echar la vista atrás con atino.

Con la excepción de un pequeño cameo de dos agentes en Atapuerca lo más atrás que han viajado los protagonistas es al año 1099 así que considero que ya es hora, por ejemplo, de que Clara Campoamor tenga un papel estelar en la serie. Aunque realmente la activista por los derechos de la mujer en España fue citada por su importancia en la segunda temporada, se trata de una figura desaprovechada que podría calar hondo especialmente en el público más joven y que, por otra parte, parece como si se hubieran olvidado en la historia.

A mí misma, sin ir más lejos, ya me pareció muy interesante el personaje de Aura Garrido, Amelia Folch, que se concebía como una de las primeras mujeres universitarias de nuestro país que realmente llevaba la voz cantante en la patrulla. Una mujer inteligente y muy inquieta cuya ausencia ya se hizo notar en el último tramo de la ficción.

Durante sus tres temporadas emitidas, El Ministerio del Tiempo también ha puesto su lupa en los distintos reyes. Ahí tenemos a Carlos Hipólito como Felipe II, a Federico Aguado encarnando a su hijo Felipe III, a Fernando Conde asumiendo el rol de Felipe V o a Guillermo Barrientos metiéndose en la piel de Alfonso XII. Pero a mí me falta una profundización de Carlos II y su reinado. Este monarca, que gobernó durante 35 años, era conocido como “el hechizado”, un sobrenombre que le venía de la atribución de su lamentable estado físico a la brujería. Aunque lo más llamativo es que acarreó un grave conflicto sucesorio ya que murió sin descendencia. Aceptando que en esta serie la risa llega prácticamente sin buscarla seguro que aquí los guionistas encontrarían un buen filón.

Donde también veo tirón es en aprovechar nuevas tramas protagonizadas por Francisco Franco. Gracias a la interpretación de Pep Miràs, el caudillo, que recientemente ha acaparado titulares debido a la exhumación de sus restos del Valle de los Caídos, apareció en la serie en la primera temporada. Aunque considero que hay personajes como éste que resultan más peliagudos de incorporar en la ficción, su vuelta a la historia sería un ejercicio muy interesante de visionar.

Sigo dándole vueltas. ¿Y por qué no un capítulo entero dedicado a Andrés Torrejón? Es probable que la cuarta temporada se enfrente al hándicap del paso del tiempo, teniendo que recuperar a determinados espectadores, así que este alcalde de Móstoles podría inspirar un episodio lleno de posibilidades. Y es que me juego que no todo el público conoce su papel cuando se produjo en Madrid el levantamiento del 2 de mayo del año 1808 contra la invasión de las tropas napoleónicas. Sí, Andrés Torrejón fue quien impulsó al pueblo a plantar cara a los franceses invasores en la Guerra de la Independencia.

No podemos olvidar tampoco que esta producción de Televisión Española conecta de inmediato con varias generaciones que prácticamente desde la cuna han escuchado hablar de célebres personalidades pertenecientes a distintas etapas históricas. Es por esto que se me ocurre a Massiel como otra aparición en escena poderosa porque realmente tampoco ha sido explorada en demasía en el audiovisual y su nombre siempre nos evoca nostalgia ya que los españoles vivimos de cerca su triunfo en el certamen eurovisivo de 1968.

Y como estoy segura que a través de la moda también se puede aprender mucho sobre las costumbres de antaño, representar a Cristóbal Balenciaga en esta producción de género fantástico también sería un puntazo. En este caso, más que ser un personaje clave en la Historia de España, es uno de los diseñadores de alta costura más grandes de todos los tiempos al que nunca está de más rendir un homenaje en la pequeña pantalla.

Después de estas propuestas dignas de incorporar a la cuarta temporada de El Ministerio del Tiempo sólo me queda desear que la serie regrese en forma y que se mantenga igual de apasionante, valiente y entretenida que hasta ahora porque somos muchos los que echamos de menos esta historia que nos cautivó por primera vez el 8 de noviembre de 2017.

Una ficción con un original enfoque que demuestra que en este país se hacen series con mucha calidad y que sólo hay que saber darles el hueco que se merecen en la parrilla televisiva.

Para seguir leyendo:
¿Por qué amamos El Ministerio del Tiempo?
No es una inocentada: TVE renueva El Ministerio del Tiempo por una cuarta temporada