El único tatuaje de Luke Evans es producto de una 'crisis de la mediana edad'

Luke Evans

Pese a los quebraderos de cabeza que supone para los maquilladores de cine, que acaban pasándose horas antes de cada rodaje tratando de tapar todos los tatuajes de los actores, las estrellas de Hollywood parecen sentir una predilección especial por ellos.

En el caso de Luke Evans, él consiguió resistirse a la tentación de realizarse algún grabado sobre la piel durante cuatro décadas, pero a principios de este año decidió dar ese paso por un motivo que no había querido explicar hasta ahora.

Por alguna razón inexplicable, porque a la vista está que cuenta con un físico de infarto, el actor de 'La bella y la bestia' sintió la necesidad imperiosa de demostrarse a sí mismo que aún era joven y podía hacer locuras tras cumplir los cuarenta. El resultado ha sido un tatuaje en su antebrazo derecho que rinde homenaje a las personas más importantes de su vida.

"Es una banda continua que me rodea el brazo y que lleva escritas las iniciales de mi padre, mi madre y la mía. Dave, Yvonne y Luke", ha explicado a su paso por el programa 'The Jonathan Ross Show' que se emitirá este sábado.

"Creo que estaba pasando por una crisis de la mediana edad, más o menos... Pero al menos no he acabado con delfines o corazones", ha bromeado para buscar el lado positivo de la situación.