El nuevo (y doloroso) efecto de la nicotina en tu cuerpo

Hasta ahora no se había asociado el tabaquismo con esta patología, la más prevalente en las consultas de los profesionales del dolor y la causa más frecuente de incapacitación laboral. ¡Atento!

Seguro que nunca habías asociado el tabaco con el dolor lumbar pero la conexión existe y parece ser que los fumadores son menos resistentes al dolor crónico. (Foto: Getty)

Investigadores de la Universidad de Umea (Suecia) han demostrado que el impacto de la nicotina en el flujo sanguíneo y la promoción de la inflamación pueden contribuir a incrementar el dolor lumbar.

La investigación, publicada en el último número de la revista ‘The Spine Journal’, se centró en una causa común de dolor lumbar, la estenosis espinal, que se caracteriza por un estrechamiento del canal de la columna cervical o lumbar, que ejerce presión sobre la médula espinal y los nervios.

Aunque este trastorno se relaciona habitualmente con el envejecimiento, los autores creen que el impacto de la nicotina en el flujo sanguíneo y la promoción de la inflamación también pueden contribuir a este proceso.

Los pulmones son los principales afectados por el humo del tabaco, pero hay otros órganos y partes del cuerpo que sufren, como la espalda. (Foto: Getty)

En el estudio analizaron datos de 331.941 trabajadores de la construcción que formaban parte de un registro nacional de salud ocupacional de Suecia. Todos los participantes se sometieron a un seguimiento medio de más de tres décadas, desde que tenían una media de 30 años, y al cabo del mismo un total de 1.623 fueron operados por una estenosis espinal lumbar.

En comparación con las personas que no habían fumado nunca, los que fumaban una media de 15 cigarrillos al día tenían hasta un 46 por ciento más de riesgo de acabar siendo operados por este motivo. En el caso de los fumadores más moderados, con menos de 15 al día, el riesgo era algo menos elevado, de un 31 por ciento, mientras que los exfumadores tenían un 13 por ciento más de probabilidades de ser operados por este motivo.

“Fumar parece ser un factor de riesgo para desarrollar un estrechamiento del canal de la columna inferior que puede requerir tratamiento quirúrgico”, asegura Arkan Sayed-Noor, principal investigador del estudio que añade que “ dejar de fumar puede reducir dicho riesgo”.

Otro estudio anterior vinculó el tabaco con el dolor crónico al confirmar que fumar interfiere en un circuito cerebral asociado con el dolor, motivo por el que los fumadores son más propensos a esta afección. (Foto: Getty)

Además, el estudio también reveló que la conexión entre el tabaquismo y la cirugía espinal persistió incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta otros factores que pueden aumentar las probabilidades de dolor lumbar, como el envejecimiento y la obesidad.

Los autores atribuyen este mayor riesgo a que la nicotina puede acabar dañando el tejido espinal, debilitar los huesos y empeorar el dolor de espalda. Además, añaden, el tabaquismo más grave también suele ir acompañado de un estilo de vida sedentario que puede provocar debilidad muscular y aumentar la tensión en la zona lumbar.

Ahora que sabes que fumar aumenta el riesgo de sufrir dolor de espalda crónico, que el 80 por ciento de la población padecerá dolor lumbar alguna vez en su vida, y que en un 22 por ciento de los casos este dolor resultará incapacitante, ¿no crees que deberías reducir las opciones evitando uno de los factores que lo provocan?

También te puede interesar:

Vivir con dolor, ¿cuánto podemos aguantar?

¿Es normal este dolor de cuello o tengo un esguince cervical grave?

Pilates o ‘fisio’, ¿qué método es mejor para tu espalda?

El nuevo ‘wereable’ que corrige la postura y evita lumbalgias

El (penoso) futuro que te espera si no cuidas tu entorno laboral

El motivo ‘invisible’ por el que tu trabajo te enferma