El padre de Amy Winehouse recuerda a la cantante en el que hubiera sido su 35 cumpleaños

Amy Winehouse

Este viernes 14 de septiembre la cantante Amy Winehouse habría cumplido 35 años de no haber sido por las graves adicciones que truncaron su vida y su carrera demasiado pronto. En una fecha tan señalada, su padre Mitch ha concedido una entrevista televisiva cuyo objetivo inicial era recordar la figura de su hija y el legado que tuvo tiempo a construir antes de que falleciera a los 27 años, pero el rumbo que acabó por tomar la conversación no ha gustado nada a los fans de la malograda artista.

En las redes sociales estos no han tardado en arremeter contra las contertulias del programa 'Loose Women' por hacer demasiado hincapié en sus problemas con el alcohol y las drogas y, en menor medida, contra su progenitor por entrar a detallar los demonios personales de la malograda intérprete.

En el caso de Mitch, el motivo por el que ha accedido a hablar de un tema que sin duda aún le resulta doloroso

ha sido su deseo de aclarar de una vez por todas que su hija no falleció a causa de una sobredosis, como muchas veces se afirma, sino de una desafortunada intoxicación etílica que nadie podía haber previsto en vista de que Amy había logrado moderar y casi acabar con su consumo de bebidas alcohólicas.

"Durante el último año y medio de su vida hubo largos períodos de tiempo durante los que no bebía. En las últimas seis semanas no probó el alcohol: cinco semanas y cinco noches. Los dos últimos días se excedió, bebió demasiado y eso fue lo que provocó su intoxicación etílica. Estaba tratando de lidiar con sus problemas y estaba trabajando duro en ello. Iba camino de conseguir mantenerse sobria", ha asegurado Mitch a su paso por el espacio televisivo de la cadena británica ITV.

En un nota mucho menos controvertida y personal, el padre de Amy ha querido sincerarse acerca de cómo sobrelleva a día de hoy la pérdida de su hija para confesar que, en realidad, nunca ha dejado de sentirla a su lado.

"No se ha marchado, su presencia me acompaña siempre. No hablo de fantasmas, es una sensación espiritual maravillosa. Se me aparece muy a menudo, ella y mi padre y mi madre. No es como una descarga eléctrica exactamente porque no te asusta, es más bien una sensación maravillosa al saber que alguien está ahí. A veces sí que le pido por favor que no me despierte en medio de la noche porque puede dar un poco de miedo porque siento como un impulso eléctrico que me recorre todo el cuerpo".