El primer agente de Elizabeth Banks le recomendó que se operara el pecho

Desde los inicios de su carrera interpretativa, la actriz Elizabeth Banks ha sufrido en sus propias carnes el trato vejatorio que se desprende de los rígidos ideales de belleza -a menudo sexistas- que se les imponen a las mujeres en Hollywood. Al mismo tiempo que debutaba con su primera película, 'Surrender Dorothy', cuando tan solo era una veinteañera, la guapa artista tuvo que lidiar con las recomendaciones de un cazatalentos que le sugirió pasar por el bisturí y aumentar el tamaño de su busto.

"El primer agente que conocí en esta industria me dijo que me operara los pechos. Por suerte en aquel momento no tenía suficiente dinero como para seguir su consejo. Además, no firmé con él", reveló este martes en su discurso de aceptación del galardón Women in Film Crystal Award, dejando entrever que de haber disfrutado de una mejor situación económica, probablemente su ingenuidad le habría llevado a dejarse llevar por las sugerencias de alguien que parecía tener más experiencia que ella en el mundo del espectáculo.

Su intervención en la entrega de premios -que reconoce anualmente el trabajo de las mujeres en el cine y los medios de comunicación- también le sirvió a Elizabeth para lanzar un dardo envenenado a uno de los directores más reputados del séptimo arte: Steven Spielberg.

Aunque la intérprete reconoció ser una apasionada de la extensa y aclamada filmografía del cineasta, no quiso perder la oportunidad de reprocharle que no haya apostado nunca por una protagonista femenina en sus filmes.

"He visto 'Indiana Jones' y 'Tiburón' y todas las películas que ha hecho Steven Spielberg pero, por cierto, ninguna de ellas está protagonizada por una mujer. Lo siento, Steven. No quería dejarte en evidencia, ¡pero es la verdad!", criticó también, aunque un miembro del público se encargó de recordarle que su filme 'El color púrpura' gira precisamente en torno a la vida de un personaje femenino, el que interpretaba la actriz Whoopi Goldberg.

En su faceta de madre de dos hijos -Felix (6) y Magnus (4), fruto de su matrimonio con el productor Max Handleman-, la estadounidense también exige mayores niveles de reconocimiento para las mujeres del cine y, en general, para todas aquellas que participan activamente en la vida social, ya que de esta forma se proyectarían ejemplos positivos de que se puede ser madre y a la vez cultivar una exitosa carrera como actriz, directora y productora.

"Estoy muy orgullosa de criar a dos niños que aman a las mujeres, y estoy muy orgullosa de poderles servir de ejemplo como una madre trabajadora apasionada por lo que hace. Me tomo esta responsabilidad muy seriamente", concluyó, después de animar a todas las mamás a llevar a sus retoños a ver películas hechas por mujeres.