El tráfico aéreo sobre Windsor se interrumpirá durante la boda de Enrique y Meghan

El príncipe Enrique y Meghan Markle

La Autoridad Civil de Aviación, la corporación encargada de regular todos los aspectos de la aviación civil en Reino Unido, ya ha anunciado que el tráfico aéreo sobre la localidad de Windsor se verá interrumpido durante toda la jornada del próximo 19 de mayo, coincidiendo con el enlace real.

La versión oficial es que esta medida responde a razones de seguridad, pero varias fuentes cercanas a la familia real han apuntado a que el verdadero motivo sería evitar el ruido generado por los vuelos que despeguen y aterricen en el cercano aeropuerto de Heathrow, que podrían interrumpir la ceremonia.

"Hay muchísimos aviones que sobrevuelan Windsor, y lo último que nadie quiere es que el intercambio de votos entre Meghan y Enrique se pierda entre el ruido de los jets. Así que la prohibición será una garantía de que todos los invitados presentes en la capilla podrán escuchar incluso el ruido de un alfiler mientras les declaran marido y mujer", ha asegurado una fuente al periódico The Sun.

El palacio de Kensington ya ha confirmado que la ceremonia tendrá lugar al mediodía, exactamente a las doce de la mañana, en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, tras lo cual pasearán en carroza por el pueblo una hora después ya como marido y mujer. En el tuit compartido en su cuenta oficial, los futuros novios han agradecido los buenos deseos que han recibido desde el anuncio de su compromiso y han detallado que el decano de Windsor oficiará el servicio religioso mientras que el arzobispo de Canterbury les declarará marido y mujer una vez pronuncien los votos.

Posteriormente, tras el paseo nupcial, la pareja se desplazará al hall de la capilla para reunirse con sus invitados en una glamurosa recepción en la que los royals se codearan con las celebridades del cine y televisión venidas de Estados Unidos por parte de la novia. Pero la verdadera celebración en familia tendrá lugar después, en una fiesta organizada por el príncipe Carlos, padre del novio, en la intimidad.