Ellie Goulding temía haber perdido sus habilidades como compositora


La cantante Ellie Goulding, quien contrajo matrimonio hace casi un año con el empresario del mundo del arte Caspar Jopling, ha vuelto por todo lo alto a la escena musical tras cinco años de silencio y con un nuevo álbum bajo el brazo llamado 'Brightest Blue', del que está tan orgullosa por la forma en que retrata sus emociones más profundas y su gusto por el pop bailable, como por el durísimo trabajo y las dificultades que su composición llevó aparejados.

Y es que la intérprete optó en un primer momento por encerrarse varias semanas en un estudio de Los Ángeles a fin de encontrar una inspiración que, por desgracia, solo llegaría en pequeñas píldoras: "Estuve un mes entero grabando en Los Ángeles y, por la razón que sea, esas sesiones no fueron demasiado bien. Me costaba mucho concentrarme y lo pasé mal", ha reconocido.

"Y claro, cuando has tenido un par de jornadas seguidas en las que no te ha ido bien, empiezas a pensar directamente que has perdido todos tus 'poderes', que ya no puedes escribir y que eres basura. Siempre he tenido esa mentalidad", ha explicado en la sincera conversación que ha mantenido con sus seguidores de Instagram, a los que también ha confesado que su etapa en la ciudad californiana no fue ni mucho menos improductiva en su totalidad.

"Al final acabé escribiendo dos canciones que me encantan. Una de ellas es 'Slow Grenade', algunos de sus versos son muy emotivos y reflejan muy bien la forma en que veo el mundo a día de hoy. No sé, espero que mis temas sirvan de alguna forma para ayudar a los demás. No sé, como una especie de terapia", ha señalado ilusionada en su charla.