Los pioneros en abrir la TV a la diversidad sexual... y ya no hubo vuelta de hoja

En la actualidad, ver a dos personas del mismo sexo darse un beso, ya sea en los medios de comunicación o en la calle, es algo habitual. Y eso, en buena medida, es gracias a quienes iniciaron una nueva manera de ver la diversidad sexual, con menos etiquetas y más libertad… una lucha que ha costado señalamientos, censura y crítica.

Dado su alcance mundial, Estados Unidos ha marcado buena parte de la línea en cuanto a la visibilidad de diversos sectores que integran la diversidad sexual. Se trata de un universo que incluye a los grupos Lésbico, Gay, Transgénero, Transexual y Travesti, así como las siglas más recientes que se han agregado a la comunidad: Intersexual, Queer y Asexual. El resultado: LGBTTTIQA.

Quizá la primera entrega en mostrar la diversidad sexual más allá del estereotipo ocurrió en 1997, con una cinta que ahora es de culto: ‘My Best Friend's Wedding’. Ahí, un actor británico llamado Rupert Everett daba vida a George Downes, un hombre abiertamente homosexual alejado de etiquetas, buen amigo, aceptado por todos y con algo más que decir que su orientación sexual.

‘Will & Grace’ fue una de las series pioneras en mostrar la diversidad sexual. Foto: AP Photo/Reed Saxon, File

Al año siguiente, y ya comprobado el éxito de este tipo de personajes, llegó una de las series emblemáticas sobre la diversidad sexual: ‘Will and Grace’. Su éxito fue tan grande, que se convirtió en la primera serie de televisión, con protagonistas abiertamente homosexuales, en ser transmitida en el horario de máxima audiencia en Estados Unidos. De hecho, actualmente se emite una nueva temporada con los personajes originales.

Ese mismo año, llegó otro parteaguas de la televisión mundial, que mostraba la diversidad en su esplendor: ‘Sex and the city’. El mejor amigo de Carrie Bradshaw era Stanford Blatch, un personaje recurrente en toda la serie y quien mostraba los claroscuros de su vida como una persona homosexual.

Y entonces el mundo conoció ‘Queer as folk’, en sus versiones del Reino Unido y Estados Unidos-Canadá. Ambas giraban al 100% en torno a la temática gay, pero esta vez con mucha menos censura y franqueza, así como dosis de humor y drama.

En México

El país también ha sumado la diversidad sexual a las temáticas de sus contenidos televisivos. Quizá el primer paso se dio en 1999 con ‘La vida en el espejo’, una de las telenovelas más reconocidas de su época, producida por Argos y transmitida por Televisión Azteca. Ahí, el actor José María Yazpik daba vida a Mauricio, el hijo de la pareja protagonista, quien debía confesar a sus padres que era homosexual, un giro que permitió a este melodrama abarcar temáticas como el machismo, la intolerancia y la discriminación laboral.

Otro modo honesto y directo de abordar la diversidad llegó en 2009 con la serie ‘XY’, producida por Canal Once. Ambientada en la sala de redacción de una revista para hombres, una de las historias secundarias era la del diseñador gráfico de la publicación, llamado Julián Reverte (interpretado por Luis Gerardo Méndez). Su personaje conoce a Adrián Campos (Claudio Lafarga), un periodista de investigación quien termina por divorciarse de su esposa para iniciar una relación con él.

El cine mexicano también ha dado visibilidad a otras formas de ser y amar. Desde joyas como el personaje de ‘La Manuela’ de Ripstein en ‘El lugar sin límites’ (1977) hasta bodrios como ‘Hazlo como hombre’ (2017), la pantalla grande ha puesto en la mira a otros sectores de la diversidad sexual.

Otros ejemplos son, también de 1977, la cinta ‘Tres mujeres en la hoguera’, donde los personajes que encarnan Maricruz Olivier, Pilar Pellicer, Maritza Olivares enfrentan un triángulo amoroso. Un caso más reciente es ‘Cuatro lunas’, de 2015.

También te puede interesar: ‘Mi marido tiene más familia’ y el revuelo por ‘Aristemo’: ¿por qué están en boca de todos?

En Televisa

La televisora que por décadas mantuvo el dominio sobre la programación del país también ha mostrado temáticas gay en sus contenidos, aunque mucho más veladamente y en recientes fechas.

Sin embargo, los primeros intentos por abordar el tema se dieron durante la década de los noventa, en algunos episodios de la serie ‘Mujer, casos de la vida real’. Ya entrado el nuevo siglo, Televisa comenzó a introducir a la diversidad sexual en sus telenovelas.

Y así, en 2009, se habló de ello en el melodrama ‘Los exitosos Pérez’, donde el protagonista (Martín Pérez / Gonzalo, interpretados por Jaime Camil) es homosexual. De hecho, se grabaron escenas de besos con José Ron (en el papel de Tomás Arana). Sin embargo, fueron censuradas por Televisa y, más tarde, filtradas en las redes sociales.

Ese mismo año, Televisa estrenó ‘Sortilegio’, telenovela que contó con una escena gay entre Julián Gil y Marcelo Córdoba. Ahí, Ulises (personaje interpretado por Gil) era bisexual y también mantenía una relación con Raquel (Chantal Andere).

Para 2013, ya con una apertura mucho más marcada, la televisora lanzó la telenovela ‘Qué pobres tan ricos’, donde aparecía una pareja conformada por Leonardo y Diego Armando, personajes que fueron interpretados por los actores Diego de Erice y José Eduardo Derbez. De ahí, siguieron melodramas como ‘Amores verdaderos’ (2012) y ‘Papá a toda madre’, que abordó incluso las intenciones de un matrimonio homosexual por formar una familia.

Pero lo que ha causado un revuelo nacional es lo ocurrido con la telenovela ‘Mi marido tiene más familia’. Ahí, se dio a conocer la historia de ‘Aristemo’ (la combinación de los nombres Aristóteles y Cuauhtémoc), una pareja de adolescentes que asumen su orientación sexual y enfrentan los prejuicios de algunos, pero también la aceptación de otros. A diferencia de intentos fallidos como en ‘Los exitosos Pérez’ o ‘Sortilegio’, el beso entre Ari y Temo fue el primero en transmitirse en cadena nacional.

Conscientes del impacto mediático que causó, Televisa apostó por la misma temática, ahora con mujeres. Así, vimos a Juliantina (Juliana y Valentina) como parte del elenco del melodrama ‘Amar a muerte’, donde también se transmitió un beso, a lo que le siguió otro entre dos jóvenes en un capítulo de ‘Como dice el dicho’, aunque con menos revuelo.

También te puede interesar: ‘Juliantina’, la fórmula de pareja gay que le vuelve a funcionar a Televisa

¿Y el resto de las siglas?

Las batallas han sido muchas. Sin embargo, la comunidad aún necesita ganar más espacios de visibilidad. Y aunque la mayor parte del enfoque ha estado en el colectivo gay, el resto de los sectores también ha sido explorado, aunque tal vez con menos recurrencia.

Ahí tenemos los ejemplos de pioneras como ‘The L World’ (2004) y más recientes como ‘Anyone But Me’ y ‘Lip Service’, que muestran a la comunidad lésbica más allá de las etiquetas.

El sector gay, ya mucho más avanzado en el tema de la visibilidad, actualmente tiene programas mucho más explícitos como ‘Special’ (Netflix) y otros donde la orientación sexual es apenas un complemento, como ‘Queer Eye’. El cine no se ha quedado atrás. Ahí tenemos joyas como ‘Brokeback Mountain’, ‘Milk’, ‘C.R.A.Z.Y.’ y, más recientemente, ‘Call me by your name’.

Una mirada al mundo bisexual se ha visto con series como ‘Lost Girl’, ‘The Bi Life’ y hasta realitys como ‘A Shot at Love with Tila Tequila’. Y con la comunidad travesti, cómo ignorar el éxito de ‘RuPaul’s Drag Race’, ‘Drag me as a queen’ o, en México, el reality ‘La más draga’.

Los sectores transgénero y transexual han sido abordados con mucha mayor profundidad, con el objetivo claro de crear conciencia y respeto hacia quienes abordan estas transiciones. Algunos de los programas que han sido pioneros en el tema son ‘I’m Jazz’, una emisión que sigue el día a día de la adolescente Jazz Jennings, en su proceso de transformación.

Otro ejemplo es ‘Trans historias’, una compilación de casos transmitida por TLC, mismo canal que también emite ‘De Charlie a Carly’, el crudo relato de un hombre que, tras estar casado y tener un hijo, decide iniciar un proceso de reasignación de sexo.

En el cine, el ejemplo latino más reciente es ‘Una mujer fantástica’ (ganadora del Oscar a Mejor Película Extranjera en 2017), una cinta protagonizada por la actriz transgénero Daniela Vega que cuenta, justo, la lucha contra la discriminación que sufre por parte de la familia de su novio, quien muere repentinamente. En México, tenemos los ejemplos de ‘Carmín tropical’ y hasta documentales como ‘Casa Roshell’.

La diversidad sexual es un tema cada vez más recurrente en los medios masivos. De hecho, ahora lo sorprendente es que siga causando polémica (en Brasil, por ejemplo, recientemente una ministra aseguró que la película ‘Frozen’ vuelve a las niñas lesbianas, pues es por esta razón que la princesa Elsa vive sola en su castillo, aunque Disney nunca ha mostrado una postura oficial sobre la orientación sexual de este personaje).

De ahí la importancia de que la comunidad debe no solo promover, sino también dignificar, las batallas que estos pioneros realizaron para crear conciencia y ganar respeto… un respeto que ahora les permite darse un beso en público.

@braham_MV