Esto es lo que nunca encontrarás en el armario de una parisina

Paola Lei | Woman.es


Según las autoras del libro 'Cómo ser una parisina', en el armario de una parisina encontrarás mucho menos de lo que imaginas. Lo que si está muy claro es lo que nunca encontrarías entre sus cajones.

Despídete de las botas Ugg, de las braguitas en verano, del secador, de los accesorios para el cabello, del chandal... y así parecerás un poquito más chic.

Para Caroline de Maigret, Anne Berest, Sophie Mas y Audrey Diwan, autoras del libro 'Cómo ser una parisina' lo que nunca encontrarás en el armario de una parisina es:

. Tacones de 10 centímetros.
. Ropa con logos visibles y evidentes.
. Ropa de materiales innobles como el poliéster. “Brillan demasiado y huelen mal”, dicen.
. Pantalones de chandal: “Ningún hombre debe verte con unos puestos, excepto tu entrenador personal en el gimnasio. Los leggins son tolerados”.
. Jeans con bordados, agujeros y otras manifestaciones barrocas. “Pertenecen a Bollywood”.
. Botas UGG (OMG).
. La falsificación de un bolso de diseño. “Funciona exactamente igual con los pechos falsos no debes intentar arreglar tus inseguridades con falsificaciones”.
. Siempre una pieza poderosa, solo una, auténtica de diseñador, con historia. Puede ser un abrigo, un bolso de piel o una cazadora. Una pieza que funcione con todo y que cada vez que te la pongas cause furor. Invierte.
Si todavía crees que puedes parecer parisina, sigue leyendo. Si no te agradecemos la atención y el tiempo dedicado pero no todo el mundo puede parecer parisina.

Para ellas, la apariencia natural es otro encanto de las parisinas. Y es de las cosas más difíciles de conseguir en este mundo. Según Caroline de Maigret, Anne Berest, Sophie Mas y Audrey Diwan así es como lo hacen las auténticas parisinas. Tenemos nuestras dudas en algunos puntos, pero solo somos meras transmisoras de información. Por favor, no matéis al mensajero ;-):

- Sobre el pelo
. No lo tiñas, y si lo haces que sea solo en tu color natural o para aclarar algunas hebras o esconder alguna cana. Pero la regla básica que siempre se sigue es mantener el color natural del pelo.
. No lo seques con un secador. “De hecho tira el secador a la basura” (lo recomienda encarecidamente). En invierno sécalo con una toalla y en verano, déjalo que se seque al viento.
. No uses accesorios en el pelo si ya has pasado de los 18 años
. Bendice el verano como la estación del año en la que tienes el pelo perfecto, un poco más claro, un poco más ondulado …


. Sobre la cirugía plástica
• “Las parisinas no se operan porque creen que uno debe aceptar su cuerpo tal y como la madre naturaleza lo ha creado”, dicen las autoras y luego aclaran: “Eso es lo que te dirán y también a los hombres pero no es la verdad”.
• Sí van al quirófano pero dominadas por el concepto mágico de la moderación. ¿Y esto cómo se hace? Se concentran en una solo operación, decide cuál es la parte que más desean cambiar y van a por ella.
• Alargan todo lo que pueden esa primera operación, en Francia es raro encontrar una chica de 35 años operadas
• Normalmente empiezan con el ácido hialurónico y el botox a los 40 y nunca más de una vez al año. Las operaciones de los párpados y las ojeras no se contemplan hasta la cincuentena. Y el primer lifting se hace con 60 años.


Sobre el maquillaje
- La piel se prefiere natural y no se tapan las pecas cuando salen al inicio de la primavera.
- Evitan usar bases de maquillaje.
- En compensación cuidan su piel como si fuera un lienzo . Hidratan y tapan las imperfecciones con un corrector. Se permiten las BB creams.
- Son generosas con la máscara de pestaña y con el labial rojo.


Algunos de sus malos hábitos
• Dice “Hola” a todos pero realmente no quiere hablar con nadie.
• Cena una pizza cuatro quesos pero pone stevia en su café.
• Compra zapatos caros pero nunca los limpia.
• Lleva siempre la pedicura perfecta pero la ropa interior desconjuntada.
• Fuma como una chimenea pero va al campo a buscar aire fresco.
• Bebe vodka en la noche y té verde en las mañanas.
• No cree en Dios pero le pide ayuda cada vez que está en dificultades.
Y si has llegado aquí te mereces conocer la esencia de una parisina y el secreto de sus éxitos amorosos.

Atención a sus estrategias para desestabilizar a un hombre:
• Cancelar una cita en el último minuto. Disculparse pero no dar ninguna razón.
• Describir su última salida con menos de tres palabras (“muy divertida) y meterse directamente en la cama.
• Hablar de política con la boca y de sexo con los ojos.
• Olvidarse las bragas en verano (al menos algunos días).
• Agarrarse del brazo de un extraño (no del suyo) mientras baja unas escaleras con sus tacones más altos.
• Pagar la cuenta antes de que él siquiera la haya pedido.
• Exclamar de repente, sin ninguna razón aparente: “¡Este es el día mejor de mi vida!

Podríamos contar muchas más cosas pero creemos que la abundante información no es una buena estrategia pedagógica. Si realmente le gustaría parecer parisina empiece por aquí. Despacio y con tenacidad. Ya nos contará si funciona.