Enrique Urbizu: "Gigantes es puro cine"

Por Paula Olvera.-El pasado viernes 22 de marzo se estrenó la segunda temporada de Gigantes en Movistar+. Los hermanos Guerrero, interpretados por Daniel Grao, Isak Férriz y Juan Carlos Librado, regresan a esta historia donde las reglas del juego han cambiado. Los tres protagonistas vuelven a ponerse a las órdenes de Enrique Urbizu, reconocido por sus trabajos en la gran pantalla como La caja 507, La vida mancha y No habrá paz para los malvados. Esto fue lo que nos contó en la presentación de la nueva tanda de capítulos junto a otros medios.

Enrique Urbizu (©Movistar+)

Gigantes se aleja bastante de las series españolas, ¿consideras que está en la línea de alguna ficción actual?
No hemos tenido la intención de alejarnos ni de estar en ninguna línea de ninguna. Cuando emprendimos Gigantes no miramos mucho a los lados, ya miran bastante otras cadenas a lo que hacen los de al lado. Gigantes era muy particular: o aceptas el espíritu casi suicida que tenía el material o no la hagas.

-¿Por qué debo recomendar Gigantes entonces?
La oferta es amplia y yo creo que libre, tiene que haber de todo. Gigantes es una oportunidad para quien quiera verla, un producto poco habitual. Es puro cine. He estado siempre interesado en lo negro, en el lado oscuro del capital.

-¿Hubo algo del trabajo de Jorge Dorado que te aportase especialmente en la primera temporada y que quisieras seguir por ahí?
No. Jorge tenía una gran experiencia en trabajos similares para televisión y había hecho un par de películas para cine y podía entender muy bien el espíritu de Gigantes. Yo le conocía personalmente, porque estuvo en el equipo de dirección de La vida mancha. Estuvo desde el principio en la elaboración del proyecto y, aunque las decisiones creativas generales corrían a mi cargo, Jorge estaba presente. Esta segunda parte no se rodó igual lo cual nos permitió optimizar todos los recursos de producción.

-¿En qué punto se llegó a la decisión de que Gigantes iba a tener dos únicas temporadas?
Los guionistas y yo siempre estuvimos firmemente convencidos de que la serie era autoconclusiva, que no debería prolongarse mucho debido al carácter de los personajes. Esta especie de gigantes que sobreviven a circunstancias imposibles. Los de Cascorro tienen un final menos eterno. Siempre supimos que tenía que tener esa unidad y esa extensión. Otra cosa es que por el camino pueda haber ambiciones.

-Se podría un spin-off del personaje de Sofía Oria
Sofía está creciendo además a pasos agigantados, se nos ha hecho casi mayor en la serie y su personaje también está heredando lo peor de su abuelo y lo mejor de sus tíos y de su madre. Eso es una bomba de relojería.

-Esta segunda temporada es más visceral. ¿Qué es lo que te ha impulsado a llevar a los protagonistas tan al límite?
No los llevo yo al extremo, lo llevan los guionistas siendo fieles a lo que les pasa a los personajes. No hay nada forzado.  Cuanto más inesperada, más cotidiana y más brutal es más impacto tiene la violencia. La violencia en Gigantes es funcional, operativa, fría.

-¿Cuál crees que ha sido el punto de inflexión antes de que los Guerrero vuelvan a aunar fuerzas?
El punto de inflexión es que, como le dice en un momento dado Daniel a Tomás “éramos gigantes, no teníamos que pedir ayuda a nadie y ahora mendigamos como las monjas”. En esta situación se encuentran estos dos hermanos huidos y eso sí que es nuevo para la familia Guerrero. Ahora les están zurrando a ellos.

-El primer capítulo acaba con fuego, con una explosión, ¿cómo recreáis esta secuencia?
Si lo preparas bien y tienes un buen equipo de efectos especiales, el fuego suele quedar discutible en digitales. Es uno de los efectos que todavía les cuesta. Tenemos ya el agua, las inundaciones, Brad Pitt envejecido, pero el fuego nos cuesta un poco más que quede bien. Entonces hicimos el esfuerzo de intentar hacerlo físicamente al 90%. Eso te obliga a un rodaje mecánico muy exacto, pero bastante sencillo. Aquella noche cumplimos el planning y nos fuimos a casa.

-Me llamó mucho la atención la imagen de Óscar Higares con la cara quemada en el segundo capítulo. ¿Creéis que este proyecto por fin refuerza que las series españolas han dado un giro de 180 grados?
Lo que yo no he visto en esta cadena de pago es a gente que te venga constantemente a decir cuánto se tiene que ver a Higares. Tenía que ser verosímil pero estamos hablando de un actor con muchas posibilidades, aunque con poca experiencia, que tiene el monologo más largo de toda la serie sentado con media cara maquillada. Proteger a ese actor era mucho más importante que el maquillaje. Evidentemente el espectacular es el lado quemado pero yo te puedo montar una escena sin ese.

Para seguir leyendo:
Movistar+ estrena la segunda temporada de Gigantes: “Todos los personajes están muy solos y contra las cuerdas”
Enrique Urbizu: “Sin la colaboración de los gitanos no hubiéramos podido hacer Gigantes”

Imagen: ©Movistar+