Entrevista a Enrico Letta: “La victoria de la derecha en Italia sería un gran éxito para Putin”

·7  min de lectura
Berlusconi se confunde en un sentido abrazo con Putin  en su breve encuentro en el aeropuerto de Fiumicino
El expremier Silvio Berlusconi, en un encuentro con Vladimir Putin en Roma, años atrás

ROMA.- Aunque muchos creen que lo suyo ya es una batalla perdida, el expremier Enrico Letta no se da por vencido. Líder del Partido Democrático (PD) y al frente de una alianza de centroizquierda, aún cree que en las elecciones del domingo puede haber sorpresas y que se puede, de alguna forma, frenar a la derecha de Giorgia Meloni, la gran favorita.

En una entrevista con LA NACION vía zoom en un alto de sus últimas y frenéticas horas de campaña, Letta, un socialdemócrata y europeísta de 56 años, advirtió de los daños irreversibles que podría causar a Europa y a Italia –que se ha vuelto un “laboratorio de populismos”una victoria de la derecha soberanista.

Enrico Letta, líder del Partido Democrático (PD) de Italia. (AP/Domenico Stinellis)
Enrico Letta, líder del Partido Democrático (PD) de Italia. (AP/Domenico Stinellis) - Créditos: @Domenico Stinellis

-¿Tiene esperanza de dar vuelta la situación aunque todos los sondeos dan como ganadora a Giorgia Meloni?

-Como tenemos una ley electoral sumamente compleja, estoy convencido de que en estos últimos días puede pasar algo muy importante y observo una dinámica interesante: la Liga (de Matteo Salvini) se está desmoronando y a nosotros nos está yendo bien, estamos creciendo en muchas regiones. Así que estoy seguro de que puede haber una sorpresa. Sé que es difícil, que la derecha está en ventaja, pero nosotros estamos dándolo todo.

-¿Qué significaría para Italia y para Europa una victoria de Meloni y de la derecha?

-Ante todo, desde el punto de vista de la política internacional, significaría un gran éxito para Vladimir Putin. Putin sería el más feliz de todos. Aunque Meloni mostró una posición pro-Ucrania, Berlusconi y Salvini son los más fieles amigos de Putin en Italia. Pero hay otro tema: la posición de política europea de Meloni es ‘a la polaca’, es decir, de fidelidad atlántica, pero de fuerte anti-europeísmo. Y esto es más peligroso que lo primero porque se puede ser fiel a Estados Unidos y a la OTAN en contra de Rusia, pero si se debilita Europa, como ella quiere hacer y como están haciendo Polonia y Hungría, todo esto va en favor de Putin. Putin quiere una Europa débil, ése es su objetivo principal. Por eso, ser formalmente atlánticos y defensores de Ucrania y al mismo tiempo minar las raíces de la unidad de Europa es un daño irreversible.

El líder del Partido Democrático, Enrico Letta, en el centro, participa en una marcha con la comunidad ucraniana en Roma el 22 de septiembre de 2022.
El líder del Partido Democrático, Enrico Letta, en el centro, participa en una marcha con la comunidad ucraniana en Roma el 22 de septiembre de 2022. - Créditos: @Cecilia Fabiano /LaPresse cecilia_fabiano

-¿Este es su mayor miedo?

-Sí, aunque también tengo fuertísimas preocupaciones por Italia con respecto al tema de los derechos, del ambiente y de la cohesión social porque el proyecto fiscal de la centroderecha es peligroso. Ya en 2011, la última vez que ellos gobernaron, llevaron a Italia a la bancarrota. En ese gobierno Meloni era ministra de políticas juveniles y mi temor es que sigan un camino parecido, yendo totalmente en contra de las reglas de balance, como hicieron entonces. Hicieron falta diez años de sacrificios para arreglar las cosas. Y temo mucho una dinámica parecida y una política fiscal imposible. El único gran país del mundo que aplica una flat-tax (impuesto fijo) es Rusia y de hecho es el país con la mayor tasa de evasión fiscal del mundo y temo, entonces, una política fiscal estilo Robin Hood, pero, al contrario, sacándoles a los más pobres para darles a los más ricos.

-¿Qué derechos estarían en peligro?

-Par dar una idea, en el Parlamento ellos fueron los más arduos opositores de normas sobre la comunidad LGTB+, sobre el suicidio asistido, que no es la eutanasia y que no está regulado y, sobre todo, de una ley que apuntaba a darle la ciudadanía italiana a los hijos de los inmigrantes. Eso para mí es lo más grave: no entender que en Italia es necesario darle la ciudadanía a los hijos de los inmigrantes, a través de un camino escolar, que llamamos Ius Scholae y que es fundamental para el futuro de nuestro país y de un país donde la integración se de en serio, que no sea una guerra étnica.

-Cuando usted se puso al frente del PD puso a muchas mujeres en cargos directivos. Ahora es posible que una mujer se convierta en la primera jefa de gobierno del país: ¿es un paso adelante o un retroceso?

-Pienso que es mejor un primer ministro varón que hace políticas feministas, en favor de las mujeres, que una primera ministra mujer, que hace políticas que mantienen la continuidad de la lógica patriarcal y machista aún vigente en nuestro país. Por ejemplo, su partido en el Parlamento europeo votó en contra de la paridad salarial entre el hombre y la mujer. Y esto dice mucho sobre su razonamiento sobre el rol de las mujeres.

-Para usted, ¿ha habido una injerencia de Rusia en la campaña electoral?

-Yo considero una fuerte injerencia rusa el hecho de que el tema de los costos de la energía haya estallado durante nuestra campaña electoral. La guerra se viene arrastrando desde hace siete meses, pero, casualmente, justo en este momento el tema de los costos de la energía estalla... Para nosotros esto es gravísimo, está poniendo de rodillas nuestra economía y ayuda mucho a la derecha porque ayuda a sus caballitos de batalla y mensajes soberanistas.

-El lema de Meloni es Dios, patria, familia, que recuerda los años del fascismo: ¿La democracia italiana está en peligro?

-La democracia italiana es sólida y yo estoy convencido de que es capaz de afrontar estos momentos. Pero el hecho de que ese lema sea el lema principal de Giorgia Meloni dice mucho de sus raíces, de su inspiración. Y la victoria de su partido sería un assist fuertísimo para Vox en España, algo peligrosísimo para el futuro de España y de Europa.

-¿Cómo explica que el expremier Giuseppe Conte, que es el culpable de la caída del gobierno de Mario Draghi, uno de los más creíbles de los últimos tiempos en el exterior, esté haciendo una remontada impresionante según los sondeos?

-Conte se concentró en el sur y en el tema de la renta de ciudadanía. Pienso que Conte tiene una enorme responsabilidad, él hizo caer el gobierno de Draghi para recuperar la virginidad perdida, después de haber gobernado durante cuatro años en tres gobiernos de colores distintos. Es decir, después de haber gobernado con todos, intentó recuperar la virginidad corriendo solo, pero concentrándose exclusivamente en el sur, el asistencialismo y la renta de ciudadanía. Pienso que ésa fue una decisión errada y negativa para Italia.

-¿Por qué cree que muchos la votarán a Meloni el domingo?

-Forma parte de esta lógica de miedos crecientes. El año pasado fue positivo para nosotros, gobernábamos bien y ganamos todas las elecciones administrativas. Después vino la guerra, que generó muchos miedos que hacen que los electores vayan a votar con miedo y la derecha, en situaciones en las que los miedos son fuertes, es muy eficaz.

Giorgia Meloni.
Giorgia Meloni. - Créditos: @ANDREAS SOLARO

-¿Qué pasó en los últimos años en Italia, que se convirtió en “un laboratorio de los populismos”?

-La explicación es que desde hace 12 años Italia vivió una secuencia de crisis: primero la crisis financiera, luego la crisis de los migrantes, luego la del Covid, luego, la guerra. Italia vivió en primera línea todas estas cuatro crisis y esto ha creado una grandísima desilusión hacia la política y ha alimentado miedos en la gente. La derecha juega sobre estos miedos e Italia se ha vuelto un laboratorio de populismos justamente debido a la secuencia de estos miedos. Y esto es lo que más me preocupa y es el motivo por el cual yo regresé el año pasado a la política italiana, para intentar salvar a la izquierda italiana y hacer que la izquierda italiana no caiga en el populismo, sino que haya una fuerte partido de centroizquierda, como el Partido Democrático, freno de los populismos y fuertemente europeísta. Este es el objetivo que me impuse hace un año, salvar esta fuerza política con eje europeísta, antipopulista y estoy combatiendo justamente por esto.