¿Qué son las enzimas y cómo pueden ayudarnos a perder peso?

·4  min de lectura

Las enzimas son proteínas producidas por nuestras células y por todos los animales, plantas y organismos vivos. Hay proteínas especializadas para realizar diferentes funciones; una enzima puede sintetizar sustancias químicas, reorganizar moléculas o añadir sustancias a los compuestos.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, las enzimas pueden ayudar a descomponer los alimentos que consumimos para que el cuerpo los pueda usar, además de ayudar a la coagulación de la sangre.

Las enzimas son necesarias para todas las funciones corporales. Se encuentran en cada órgano y célula del cuerpo, como en:

  • La sangre

  • Los líquidos intestinales

  • La boca (saliva)

  • El estómago (jugo gástrico)

Una enzima necesita una sustancia específica para funcionar: si la sustancia no está disponible, no puede hacer su trabajo. Las enzimas digestivas que son importantes para la pérdida de peso ayudan a descomponer los alimentos que comemos y a que nuestro metabolismo siga quemando grasa. Las enzimas importantes para la pérdida de peso son la lipasa, la proteasa y la amilasa.

¿Para qué sirven las enzimas?

Las enzimas funcionan como catalizadores y aumentan la velocidad a la que se produce una reacción. Todas las reacciones químicas del cuerpo humano necesitan enzimas para acelerar su movimiento.

Una molécula de enzima trabaja en las reacciones químicas sin cambiar ni dañarse, y podría alterar un número incontable de sustratos si se le diera el tiempo necesario. El aumento de la cantidad de moléculas enzimáticas que intervienen en un proceso disminuye el tiempo de reacción.

¿Cómo obtener enzimas de los alimentos?

Todos los alimentos sin cocinar tienen actividad enzimática, incluso la carne roja. Cuando se cocinan o se procesan para el enlatado, las enzimas se destruyen. Esta es una de las razones por las que los alimentos crudos son mucho mejores para usted que los alimentos cocinados, ya que todavía tienen el poder de las enzimas.

El acto de enlatar verduras o frutas conserva el alimento, pero destruye las enzimas. Por lo que siempre es preferible consumir productos frescos en lugar de frutas y verduras enlatadas para experimentar el poder nutritivo de las enzimas. Tu cuerpo produce menos enzimas digestivas cuando comes muchos alimentos crudos. Las enzimas de los alimentos hacen el trabajo, y las enzimas son importantes para la pérdida de peso.

Las enzimas de los alimentos pueden durar en el pH de 4,5 a 5,5 de su estómago durante un tiempo y ayudar a la digestión. El cuerpo recicla las enzimas digestivas hasta que se desgastan. Cuando las enzimas ya no pueden utilizarse, otras enzimas las rompen y los aminoácidos existentes se utilizan para otras funciones o se excretan.

¿Por qué dicen que las enzimas digestivas favorecen la pérdida de peso?

Existen numerosos factores que afectan tu peso, salud y esperanza de vida. Estos factores trabajan en conjunto para crear un complejo rompecabezas de interacciones y reacciones.

Si bien el consumo de enzimas digestivas no nos garantiza bajar de peso, éstas son un factor importante para el control del peso. Aunque cada enzima tiene una función específica, existen problemas comunes que surgen cuando el cuerpo tiene dificultades para producir enzimas.

Las enzimas son importantes para la pérdida y el mantenimiento del peso debido a su papel protagonista en la digestión. Las enzimas presentes en los alimentos y las que se producen de forma natural en el cuerpo ayudan a muchos procesos químicos que nos mantienen vivos y sanos.

La producción de enzimas se mantiene estable a lo largo de los 20 y 30 años, pero puede reducirse hasta un 25% a los 40 años.

Las enzimas hacen mucho más que ayudar a perder peso. Equilibran el estado de ánimo, previniendo la ansiedad y la depresión.

Si su dieta contiene pocos alimentos crudos y muchos alimentos procesados o congelados, es posible que no reciba la cantidad de enzimas, vitaminas y minerales que su cuerpo necesita. Las dietas deficientes en fibra, minerales y enzimas pueden provocarle estreñimiento.

Si sufres de estreñimiento de forma regular durante meses o años, esto perjudicará a tu sistema digestivo. Las enzimas de su tracto digestivo se agotarán y se sentirá hinchado y pesado.

El estreñimiento regular hace que la materia fecal se acumule en su tracto digestivo. Esto hace que pese más: puede llevar hasta dos kilos de materia fecal en el colon.

Las enzimas son importantes para la pérdida de peso y para una correcta digestión. Si tu sistema digestivo no puede descomponer los alimentos, no absorberás los nutrientes (causando fatiga o anemia) ni desintoxicarás tu cuerpo.

Desarrollarás un metabolismo lento y ganarás peso. Si la digestión es deficiente, los alimentos que consumes no aportarán a tu cuerpo la energía suficiente ni te ayudarán a desarrollar músculos y tejidos sanos.