¿Eres adicto a los pensamientos negativos?

Quizás seas una persona que ante cada circunstancia ve el peor final, o tal vez, te quejes constantemente de tu suerte o de alguna situación del pasado. Descubre si estos pensamientos negativos son pasajeros o ya se han convertido en adictivos.

La negatividad constante podría ser difícil de revertir. Foto:  Marjan_Apostolovic/iStock

Negatividad: un círculo vicioso

¿Te la pasas pensando en que lo que deseas es poco probable o imposible que ocurra? ¿Sueles armar escenarios catastróficos en tu mente cuando te enfrentas a un pequeño obstáculo? ¿Te lamentas constantemente por el pasado? ¿Te juzgas todo el tiempo? ¿Desconfías de todo el mundo y le echas la culpa de tus problemas? ¿Te cuesta romper este ciclo de pensamientos? Si la respuesta a una o más de estas preguntas es “sí”, puede que seas “adicto” a la negatividad.

El problema con esta forma de pensar y de actuar es que de tanto repetirla podría llevar a enojarte, entristecerte y hasta deprimirte, creando un estrés crónico que podría afectar tu salud e inmunidad, explica la psicóloga y autora Melanie Greenberg en la revista Psychology Today.

Así, te podrías ver envuelto en un círculo vicioso difícil de romper, ya que los pensamientos negativos repetidos tendrían la capacidad de “bloquearte” e impedirte actuar para resolver problemas. En general, explica Greenberg en otro artículo de la misma revista, las personas que tienen estos pensamientos suelen hablar mucho de sí mismas y de sus problemas, como si estuvieran atrapadas en ellos.

También te puede intersar: Cómo convertirte hoy mismo en una persona positiva

¿Cómo romper ese ciclo?

Si te sientes muy identificado con la descripción anterior, debes saber que hay formas de romper ese círculo vicioso y negativo. Algunas medidas para revertirlo, son:

  • Enfócate intencionalmente en una tarea

No importa cuál sea, mientras que consigas enfocarte. Puede ser ordenar el clóset, lavar la vajilla o hacer un crucigrama. Lo importante es activar otras áreas del cerebro para “desactivar” las que producen los pensamientos negativos en repetición, aconseja Greenberg y brinda los dos siguientes consejos.

  • Camina en la naturaleza

Unos 90 minutos al día serán ideales para espantar a esa forma de pensar.

  • Medita

Pon en práctica la meditación mindfulness aunque sea unos minutos al día. Una forma básica de meditación es la que comparte el sitio HelpGuide:

  • Siéntate en una silla con respaldo recto o de piernas cruzadas en el piso.
  • Enfócate en un aspecto de tu respiración, como puede ser la sensación del aire fluyendo hacia tus fosas nasales y fuera de tu boca. Así, comenzarás un proceso de concentración.
  • Acentúa esa concentración y nota los sonidos, sensaciones e ideas que te recorren.
  • Acepta y considera a cada pensamiento o sensación sin juzgar si es malo o bueno. Si tu mente empieza a avanzar a toda velocidad tomando un rumbo que no deseas, vuelve a enfocarte en tu respiración e inténtalo de nuevo.
  • Haz actividades que fomenten tus pensamientos positivos

Desde una actividad física favorita hasta un hobby, lo importante es quitarle el espacio a esos pensamientos repetitivos e inútiles para que no puedan reproducirse, señala la psicóloga Susan Nolen-Hoeksema en el sitio PsychCentral, quien brinda el siguiente consejo.

  • Soluciona

Una característica común de las personas adictas a los pensamientos negativos es que no dejan de reproducir situaciones en su cabeza, lo que les impide ver una posible solución y actuar en consecuencia. Intenta identificar al menos una cosa pequeña que puedas hacer con el fin de solucionar ese problema o preocupación, y hazla. Quizás, así puedas romper al fin ese círculo vicioso.

Y si nada de esto te sirve y sientes que necesitas ayuda profesional, no dudes en pedirla.

También te puede interesar: Atención: el uso de redes sociales aumentaría la soledad y la depresión