Ernesto Kohen: “Buscamos acciones positivas para contrarrestar la mirada negativa”

·5  min de lectura
Ernesto Kohen ,presidente de la Cámara de Comercio suizo
Ernesto Kohen ,presidente de la Cámara de Comercio suizo

Dentro del marco del Día Nacional Suizo, el 1º de agosto se conocieron los ganadores de la segunda edición del Concurso Acciones Positivas, organizado por la Cámara de Comercio Suizo Argentina (CCSA). Una iniciativa que busca aportar una mirada esperanzadora en un contexto de incertidumbre.

“Esta idea nació cuando Suiza cumplió su aniversario 729, en 2020. En ese momento nos planteamos desarrollar una acción para festejar los 730 años, ya que en ese momento no podíamos hacer nada porque estábamos en plena pandemia”, adelanta Ernesto Kohen, presidente de la CCSA.

Fue así que aprovecharon los días de confinamiento e intercambiaron ideas. “Así surgió la iniciativa. Buscamos ideas positivas para contrarrestar la mirada negativa. Queríamos hacer una fiesta, y en ella entregar los premios que justamente promovieran las acciones positivas”, agrega Kohen.

Pero 2021 tampoco dejó que se hicieran los festejos en formato presencial como se había pensado. “La comunidad suiza es muy grande en la Argentina, está presente desde Ushuaia hasta Jujuy. Entonces, hicimos una entrega en formato virtual, y cada comunidad transmitió sus acciones. Fue el inicio de lo que concretamos este año”, resalta el presidente.

La primera edición dejó establecidas las tres categorías para participar: individuos, entidades (sobre todo ONGs) y empresas. Y también permitió ir indagando sobre las temáticas más apropiadas para premiar. En 2021 las elegidas fueron ecología, marketing y comunicación y responsabilidad social. Se presentaron 66 trabajos.

Versión 2022

La repercusión lograda en la primera edición fue tan buena que no hubo dudas para encarar la segunda. Este año se presentaron a concursar 87 proyectos, que giraron en torno a sustentabilidad y medio ambiente, jóvenes e inclusión, e innovación tecnológica.

“Lo bueno fue que se pudo hacer la entrega presencial, y además las entidades del interior del país fueron protagonistas, porque se sumaron de modo virtual, compartiendo lo que estaban viviendo cada uno de ellos en sus lugares”, añade Kohen.

Y agrega: “fue algo muy bueno, porque refleja el espíritu federal que tiene Suiza, donde cada cantón tiene su propia personalidad”.

Además, hay que destacar que en esta edición el jurado fue de notables, y especialmente relacionados con el objetivo del premio de resaltar las acciones que mejoran la vida de las personas. Así, estuvo integrado por Hans-Ruedi Bortis, embajador de Suiza en Argentina; Norberto Frigerio, director de Relaciones Institucionales de La Nación; Susana Andereggen, editora de libros y revistas, productora de espectáculos, conductora de programas radiales y televisivos; Marcos Bertin, director de BQC Group-Bertin Consulting, expresidente de la Cámara de Comercio Suizo Argentina y miembro de honor de la American Society for Quality; Bernardo Brunschwiler, experto en patrimonio y miembro de la Junta Directiva de Bernardo Brunschwiller Consulting; el artista Gian Paolo Mineli y María Silvia Fachini, directora de Estudios del Centro de Estudios Valais Argentino.

“A esto hay que sumar que tuvimos un prejurado formado por representantes de diferentes entidades del interior, y eran todas mujeres. Una manera de compensar porque el año pasado habían sido hombres”, resalta Kohen.

Quiénes fueron los ganadores

  • Categoría entidades: la ganadora fue la Universidad de Buenos Aires (UBA), por su acción UBA Verde, que estuvo inscripta en la temática sustentabilidad.

  • Categoría empresas: el primer lugar fue para Satellites On Fire, que es el nombre de la firma y también de la acción. Participó en la temática sustentabilidad.

  • Categoría individuos, el premio fue para Ana Beatriz Prieto, por su iniciativa Mirando hacia el Futuro con Educación STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, por su sigla en inglés). Este trabajo se inscribió en el tema de jóvenes e inclusión

“Muchas de los trabajos que se presentaron fueron realmente sorprendentes. Por ejemplo, Satellites On Fire es una empresa que desarrolló un sistema satelital para detectar y prevenir los incendios forestales. También recibió una mención la iniciativa de Adecco de tener los CV ciegos, es decir, en los que no ves el género o el origen social del candidato, porque lo que se busca es borrar barreas discriminatorias”, describe Kohen.

Los criterios de evaluación de los trabajos se basaron en los beneficios generados, impacto de la acción, proceso (actores de la sociedad beneficiados con el objetivo de la acción), originalidad de la acción y simplicidad para ser replicado. “Por último, quiero destacar la coordinación que existe entre la CCSA y la Embajada de Suiza en la Argentina, que se sumaron con gran entusiasmo y apoyaron los premios”, concluye el presidente de la Cámara.

Relaciones comerciales sin pausa

La relación entre la Argentina y Suiza viene de larga data, siempre con una estabilidad que hace honor a las cualidades del país europeo.

En nuestro territorio funcionan, aproximadamente, 75 empresas de origen suizo, pero muchas de ellas llevan más de 90 años con presencia en el país. Y lo que es aún más auspicioso, tienen una visión a largo plazo y son nulos los planes para irse. Es más, quienes conocen este mercado, aseguran que nunca fue algo común entre las firmas que provienen de Suiza.

En total, estas compañías emplean a unas 15 mil personas de modo directo. El comercio bilateral entre ambos países, según los registros del Indec, es superavitario para la Argentina. Para tener una idea, en 2021, le exportamos a Suiza por unos US$956 millones, mientras que importamos desde Suiza por unos US$531 millones.

La Argentina es el tercer socio comercial más importante dentro de la región de América Latina. Por delante están Brasil y México.

¿Qué le exportamos a Suiza? El producto que más llega a esas tierras desde las nuestras es el oro, que se extrae acá en las minas de Veladero, en San Juan, y luego es refinado en Europa. A esto le siguen los productos agrarios como la carne y los vinos.

Por su parte, la Argentina importa productos farmacéuticos y químicos, en primer lugar; máquinas y herramientas, en segundo, y en tercero aparecen los más tradicionales, como los artículos de lujo, como los de relojería.

Finalmente, según datos del Banco Central de la República Argentina (BCRA), en 2016, Suiza estaba dentro del top ten de países que más inversión extranjera directa tenían en la Argentina. Más acá en el tiempo, esto se mantiene, tal como lo registra el Banco Mundial.