Las escalofriantes fotos de la casa victoriana abandonada durante 30 años

LA NACION
·2  min de lectura

Como si el tiempo se hubiera detenido y sus ocupantes, evaporado. Así fue como encontraron esta imponente mansión de estilo victoriano en el Reino Unido.

Colin Smith (36), más conocido como The Bearded Explorer (El explorador barbudo), se topó con esta mansión abandonada cuando regresaba del trabajo a su casa en las afueras de Londres. El pasto crecido y descuidado de la entrada fue lo que llamó su atención. Y regreso a los pocos días junto a su amigo Aaron.

No está claro qué sucedió con los dueños de la casa ni por qué dejaron todo en el interior. "Me topé con esta sorprendente casa totalmente por accidente. Estaba manejando por la zona y me sorprendió el tipo de arquitectura", se puede escuchar al youtuber en el video.

Millones bajo tierra: encuentran una colección de autos de lujo en un sótano abandonado

No quedó ningún ambiente sin explorar: desde el hall de entrada, hasta la imponente escalera de madera, desde las habitaciones derruidas hasta el aterrador altillo.

En la planta inferior había un gran arco como los que se encuentran en templos o iglesias. Allí, un hall de distribución comunicaba con la sala de estar, el living y la enorme cocina. Alimentos, recortes de diarios, cubiertos de plata y fotografías habían quedado como la última vez que la casa estuvo habitada.

Con una escalera de barandas prominentes se accede a la planta alta. De manera similar a lo que ocurre con el piso inferior, todas las habitaciones comunicaban a un hall común.

En cada habitación había una cama y, en algunas, un sofá debió haber hecho aún más confortable esos amplios ambientes. Deterioradas, las paredes exhiban signos de la falta de mantenimiento y los achaques de la humedad.

El loro que canta temas de Led Zeppelin es furor en las redes sociales

Las alacenas de la casa estaban colmadas de botellas de vino y jarras de vidrio para servir agua. En distintos ambientes de la casa también se encontró un antiguo sistema de timbres con el que las personas solía llamar al personal que los ayudaba con las tareas domésticas.