España, incómoda: empeoró su balance en la Nations League

Más que disputar la UEFA Nations League, España la sufre. Desde que se creó el certamen, le ha costado conseguir buenos números, una situación que se profundizó este sábado, en una jornada en la que pasó a poner en peligro su clasificación al Final Four.

Pese a la localía en La Romareda y sus propias condiciones, a La Roja le resultó imposible mostrar su mejor cara contra Suiza. De principio a fin, manejó con amplitud la pelota, pero no logró trasladarlo al marcador y, con serias complicaciones para aspirar al triunfo, perdió por 2-1.

De primer orden, esta caída le colocó una carga hacia la última fecha del Grupo A2. Esto se debe a que necesita, con obligación, conseguir los tres puntos contra Portugal para avanzar a la ronda decisiva. Enfrente, en Braga, tendrá a su principal competidor por la clasificación, que ostenta de la punta, dos puntos por encima, con diez unidades.

Aunque no fue lo único que padeció el seleccionado español en Zaragoza. Es que quedó retratada su incomodidad en la competición: alcanzó su 17° partido perdido, al cabo de tres ediciones disputadas, contemplando la actual.

Junto a sólo ocho éxitos y cuatro empates, su cantidad de tanteadores negativos le equivalen un 29,4% de sus encuentros disputados. Tal cifra es la más alta en su historia, entre los torneos en los que llegó a jugar, al menos, diez partidos.

En un día para el olvido, los de Luis Enrique le sumaron otro registro adverso al que ya sufrieron contra los suizos. Este se vincula a la debilidad en las pelotas paradas que mostró esta jornada y que le costaron el resultado final.

Manuel Akanji y Breel Embolo fueron los autores de los goles a favor de las Cruces Rojas, ambos provenientes de córners. Para España, esta fue la primera vez que sufrieron dos tantos desde tiros de esquina, en un recuento que comienza en enero de 2004.

Foto: Xavier Bonilla/NurPhoto via Getty Images