¿Está la Boda Roja basada en hechos reales?

Por Paula Olvera.- Juego de Tronos está a punto de estrenar su octava y última temporada y los fans esperamos con ansias la continuación de la trama. Estamos seguros que los seis nuevos capítulos que cerrarán esta historia de fantasía basada en la colección de novelas Canción de hielo y fuego del escritor George R.R. Martin incluirán momentos tan épicos como lo fue la Boda Roja. Y, a propósito de este acontecimiento, ¿sabías que está basado en hechos reales y que el guionista estadounidense jugó con la realidad a su antojo?

Si echamos la vista atrás a la tercera temporada recordaremos que el capítulo más impactante para los fieles seguidores de esta serie de fantasía medieval fue el noveno titulado Las lluvias de Castamere, que hace referencia a un himno de la Casa Lannister que supuso la señal clave para empezar la escabechina.

(©Helen Sloan/HBO)

Hasta la fecha Las lluvias de Castamere es uno de los episodios mejor planteados y más atractivos visualmente de Juego de Tronos ya que se centra en los acontecimientos que ocurren en la boda de Edmure Tully y Roslin Frey, una de las hijas de Walder Frey, que cuenta con los Stark como invitados estrella. Un capítulo repleto de detalles que fue emitido por primera vez el 2 de junio de 2013 haciéndose eco en hechos históricos.

La denominada Boda Roja es descrita en uno de los pasajes del libro Tormenta de espadas de George R.R. Martin que fue adaptada a la serie por los productores ejecutivos David Benioff y D. B. Weiss. De hecho, fue el pasaje que les motivó a obtener los derechos de la saga de novelas para sacar adelante su adaptación televisiva.

La escena, que fue dirigida por David Nutter, nos traslada a una inocente boda que termina en masacre y que es ordenada por Lord Frey y Lord Roose Bolton, quienes previamente habían conspirado con Tywin Lannister como venganza contra Robb Stark. Y es que el primogénito del desaparecido Ned Stark había roto previamente el acuerdo de matrimonio que tenía para unir a las casas Stark y Frey, por el simple hecho de que había declarado su amor a Talisa y le importaba más bien poco su deber con los Frey.

(©Helen Sloan/HBO)

Como recordarás, el casamiento se tiñe de sangre y en la masacre pierden la vida Robb Stark, encarnado por Richard Madden, y Talisa a la que dio vida Oona Chaplin, que además estaba embarazada. De igual manera, Lady Catelyn, interpretada por Michelle Fairley, así como la mayoría de los hombres Stark que presenciaban el enlace acaban muertos y humillados con la frase: “Los Lannister envían recuerdos”.

Previamente a la tragedia, el Rey en el Norte acudió a los Gemelos, castillo de la casa Frey, para pactar una posible alianza con Lord Walder Frey y un futuro ataque a Roca Casterly, el hogar de la casa Lannister. A pesar de que Robb Stark se disculpa ante el personaje interpretado por David Bradley por romper su promesa de matrimonio con una de sus hijas, durante el banquete se cierran las puertas y cuando los músicos comienzan a tocar Las lluvias de Castamere, Lord Walder Frey ordena a sus hombres que ataquen a la casa Stark.

Se me vuelven a poner los vellos de punta visualizando el instante en que Arya, aún cautiva por El Perro, es testigo de esta tragedia cuando había viajado hasta los Gemelos precisamente para reunirse con su madre y su hermano mayor. Una vez más, el personaje interpretado por Maisie Williams descubre que a su alrededor solo hay horror y matanza y que la traición siempre se paga con sangre. Me consuela que el norte siempre recuerda.

CAPÍTULO BASADO EN HECHOS REALES

Las lluvias de Castamere es uno de los capítulos más dramáticos de Juego de Tronos por la violencia tan descarnada que envuelve estos despiadados asesinatos con los que quedamos conmocionados. El asesinato de Robb Stark marca el rumbo de la serie y se recalca, una vez más, que ningún personaje tiene asegurada su presencia en los próximos episodios por muy protagonista que sea como ya ocurrió cuando le cortaron la cabeza a Ned Stark en la primera temporada.

(©Helen Sloan/HBO)

Aunque parezca sorprendente, este acontecimiento que centra el capítulo ocurrió no una sino dos veces en la vida real. Se trata de dos eventos oscuros en la historia de Escocia. Según recogen medios como Hipertextual o Muy Historia, el primero de ellos es La Cena Negra que tuvo lugar en la Escocia de 1440.

William, el sexto Conde de Douglas, de 16 años, y su hermano menor David, fueron invitados a una cena en el castillo de Edimburgo con el Rey de Escocia Jacobo II. Sin embargo, no fue el monarca quien invitó a los menores sino que fue idea de Sir William Crichton quien pensaba que el clan de los Black Douglas se estaba haciendo muy poderoso. Precisamente éste fue el motivo de su aniquilación ya que comenzaron a ser vistos en la corte escocesa como una auténtica amenaza.

Como ocurrió en Juego de Tronos, la tragedia se mascó de un instante a otro sin apenas tiempo de reacción. Y es que mientras los hermanos escoceses disfrutaban de la cena, donde se sirvió una cabeza de toro negra como símbolo de la muerte de los Black Douglas, se estaba tejiendo la trampa que acabaría con sus vidas. Los dos niños acabaron arrastrados, a golpe de tambores, y acusados de alta traición ante un tribunal. Posteriormente los hermanos fueron decapitados de la mano de Sir William Crichton.

El segundo de los sucesos históricos que inspiró a George R.R. Martin fue La masacre de Glencoe que también tuvo lugar en Escocia, en la madrugada del 13 de febrero de 1691. Un año antes los principales clanes escoceses fueron llamados a jurar fidelidad al Rey Guillermo III de Inglaterra, tras la supresión de la primera revuelta jacobita de 1689 y, de este modo, rechazaban a Jacobo II de Inglaterra. Sin embargo, el clan MacDonald había hecho un juramento a este monarca y no podían romper el compromiso hasta que les liberara.

La carta del rey llegó el 28 de diciembre, tan sólo tres días antes de que se cerrara el plazo para aceptar a Guillermo como su nuevo regente. Maclan, el jefe de los MacDonald, no pudo llegar a tiempo y el consejero del monarca Sir John Dalrymple le persuadió para que castigara a este clan de manera ejemplar. Y, ya se sabe, la venganza es un plato que se sirve frío.

La tragedia se produjo cuando una veintena de hombres del Clan Campbell llegaron a Glencoe solicitando asilo a los MacDonald que ofrecieron su hospitalidad como tenían por costumbre. Los soldados esperaron hasta que todo el clan estuviese en un profundo sueño y mataron a aquellos que pudieron, concretamente a 38 personas. Para colmo las mujeres y niños que huyeron del castillo permanecieron a la intemperie, y acabaron muertos de frío, azotados por las ventiscas invernales.

(©Helen Sloan/HBO)

Como se puede comprobar, el comentado capítulo titulado Las lluvias de Castamere se asemeja a estos acontecimientos reales en el concepto que subyace tras los hechos, es decir, en los tres sucesos la idea de venganza está presente y además se producen tras la violación de la hospitalidad cuando se ha bajado la guardia y existe plena confianza. Quizás la última tanda de capítulos nos sorprenda acercando nuevamente la realidad a la ficción. A partir del 14 de abril seremos testigos de excepción.

Para seguir leyendo:
Emilia Clarke sufrió dos aneurismas mientras rodaba Juego de Tronos que casi acaban con su vida
Kit Harington revela que tuvo que acudir a terapia para sobrellevar la fama derivada de Juego de Tronos
Rose Leslie estuvo tres días sin hablar a Kit Harington por desvelar cómo acaba Juego de Tronos

Imágenes: ©Helen Sloan/HBO