Estrellas cholulas: Keanu Reeves reveló a qué famosos les pidió un autógrafo y cómo lo sorprendieron

Keanu Reeves contó cuál fue el autógrafo y la dedicatoria más rara que le firmaron
Keanu Reeves contó cuál fue el autógrafo y la dedicatoria más rara que le firmaron

Millones de personas querrían, seguramente, tener un autógrafo de Keanu Reeves. Sin embargo, en este caso, la historia fue al revés: aunque cueste creerlo, los famosos también son fans de otros artistas, y la estrella de Matrix no es la excepción.

El pasado miércoles, el actor pasó por The Late Show of Stephen Colbert y, en una divertida charla, confesó a qué dos celebrities les pidió su firma, aunque también reveló que, en uno de los casos, la dedicatoria no fue la esperada.

Ahora bien, ¿quiénes son los dos artistas que Reeves admira tanto como para vencer su timidez y demostrarles su fanatismo? Uno de ellos es el músico Lou Reed, pero inmediatamente el actor explicó que el autógrafo no era para él sino para un amigo. “Fue en un pequeño pedazo de papel y en tinta azul. Solo decía, ‘Lou Reed’”, contó .

El segundo fue el cómico George Carlin, a quien Keanu conocía muy bien por haber compartido el set en Bill y Ted, en 1989. Y si bien no le costó acercarse al actor para hacerle este especial pedido, la cosa no terminó como él esperaba. Mientras obtuvo la firma de Carlin sin problemas, la dedicatoria fue un tanto sorprendente. Es que, fiel a su humor, el cómico escribió: “Dear Keanu, fuck you”. Claramente, unas palabras que no esperaba el actor .

Al parecer, las irónicas palabras parecieron especiales en un primer momento, pero años más tarde el actor descubrió que era una habitual forma de firmar de su compañero. “Siempre pensé que solo escribió eso para mí, hasta que conocí a alguien más que dijo que él le escribió lo mismo. De todos modos, fue hermoso”, remató, entre risas.

“El Keanu de la gente”

A pesar de llevar décadas como uno de los actores más exitosos de Hollywood, Reeves siempre fue un artista misterioso que nunca se obnubiló por la fama ni por la vida de lujos y excesos que muchas veces genera el hecho de pertenecer a la industria del entretenimiento. Será por eso que la noticia que se conoció hace unos días sobre la donación de sus ganancias para una causa benéfica no sorprendió del todo.

Según el New York Post, el actor donó el 70 por ciento de sus ganancias por la primera entrega Matrix para la investigación de la leucemia, enfermedad que padeció Kim, su hermana menor. A pesar de que lo hizo bajo un total hermetismo (fiel a su estilo), los datos concretos dicen que de los 45 millones de dólares que el actor ganó por interpretar a Neo en la primera entrega de la saga de ciencia ficción, donó más de 30 millones para la investigación del cáncer y creación de una fundación para ayudar a un hospital oncológico para niños.

Actitudes como estas y su gran talento sobre la pantalla hacen que el canadiense no pare de ganar nuevos seguidores sobre todo, en sus redes sociales, donde el artista se muestra muy divertido. Lo poco que se sabe de su vida- la enfermedad de su hermana, el fallecimiento de su hija al nacer y el de su exnovia en una accidente automovilístico pocos años después-, lo convirtió en una figura trágica hasta consiguió su propio meme. La imagen del actor sentado en un banco, cabizbajo y meditabundo fue bautizado como “Sad Keanu” (Keanu triste) y compartido hasta el cansancio.

Sin embargo, y para sorpresa de sus fanáticos, hace poco Reeves derribó este gran mito, confesando que en ese momento no era tristeza lo que sentía, sino hambre. “Estaba comiendo un sándwich y pensando en mis cosas”, contó en el programa de Colbert, en medio de la campaña de promoción por el estreno de Matrix: Resurrecciones.

Quienes lo conocen están acostumbrados a su generosidad, ya que no es la primera vez que Keanu ha tenido un gesto de este tipo. Al parecer, y con motivo del estreno de este último film, el actor le pagó el viaje a sus representantes, amigos y otros miembros de la producción para ir a San Francisco a la premier. No sólo se hizo cargo del viaje en jet privado, sino también del alojamiento en hotel y de una comida que organizó para celebrar la vuelta al cine. “Hizo volar a un grupo de nosotros aquí. Es increíblemente generoso. En la audiencia esta noche habrá muchas personas que lo ayudaron, desde sus entrenadores de artes marciales hasta entrenadores de jiu-jitsu, peluqueros y maquilladores y su equipo de dobles. Se asegura de que sus amigos y familiares estén aquí. Él es épico”, expresó Chad Stahelski, el director de la saga John Wick y miembro del elenco de la nueva entrega de Matrix.