Estudiantes reaccionó después del duro golpe en la Libertadores: le ganó a Talleres en el final

·3  min de lectura
El uruguayo Mauro Méndez en la cima del festejo de los jugadores de Estudiantes, luego del agónico gol de Heredia
El uruguayo Mauro Méndez en la cima del festejo de los jugadores de Estudiantes, luego del agónico gol de Heredia

Los dos necesitaban lo mismo: un triunfo para dejar atrás la enorme desilusión que les causó quedar eliminados de la Libertadores. Ambos estaban aferrados a ese sueño y ahora, afuera de la copa, deberán enfocarse en levantar en la Liga Profesional. El que lo logró y en tiempo de descuento fue Estudiantes, que venció 1-0 a Talleres con gol de Leonardo Heredia. Una victoria necesaria que no borra la injusta derrota contra Athletico Paranaense, pero sin dudas sirve para comenzar a curar la herida.

Para el Pincha no resultó un partido sencillo. Al contrario. De hecho, en el primer tiempo Talleres hizo más méritos para abrir el marcador. En el contexto de un desarrollo parejo, el equipo visitante generó más en ofensiva.

Las dos mejores situaciones de la etapa inicial fueron para la T: dos remates sin dirección de Rodrigo Garro, uno desde el punto penal que se fue muy alto y otro desde afuera del área que pasó cerca. El Pincha, en cambio, sólo se acercó a través de un tiro de Fernando Zuqui de media distancia (también desviado).

La primera parte, de pocas emociones, contó con una situación curiosa que debió haber significado la expulsión para Leandro Díaz. El delantero cometió una clara infracción y, tras recibir una correcta tarjeta amarilla, aplaudió irónicamente al árbitro durante un par de segundos. Nicolás Lamolina dudó y finalmente obvió la segunda amonestación. El jugador, al límite de la roja, fue reemplazado y no salió a jugar la segunda parte.

En el complemento participó menos el colombiano Diego Valoyes y Talleres perdió frescura en ataque. Estudiantes, sin alcanzar su mejor versión, evolucionó y fabricó varias ocasiones de gol: una de ellas, una muy buena definición de Mauro Boselli que pegó en el travesaño.

Parecía que el marcador quedaba en blanco. Y quizás hubiese sido lo más justo: cada equipo se impuso levemente durante uno de los tiempos y en total generaron una cantidad similar de posibilidades de peligro.

Sin embargo, el ingresado Heredia rompió el molde de la ineficacia. A los 48 minutos de la segunda etapa, el exfutbolista de Atlético Tucumán le pegó de aire tras un centro desde la izquierda y colocó la pelota junto a un palo. El 1-0 significó un gol y mucho más que un gol. Representó el triunfo y, también, un desahogo. Un desahogo necesario para un plantel que llegaba golpeado y con la seguridad de haber sido perjudicado en una instancia clave de la Libertadores.

Benjamín Rollheiser encara ante la marca de Gastón Benavídez
Benjamín Rollheiser encara ante la marca de Gastón Benavídez

“Nos propusimos dar vuelta la página”, confesó el propio Heredia en declaraciones a la televisión. Con este triunfo, el Pincha llegó a 16 puntos en el torneo y volvió a la victoria tras tres partidos sin éxitos en la Liga Profesional. Talleres, por su parte, no levanta en el campeonato: sigue con 12 unidades y hundido en los últimos puestos.

Los dos precisaban de una alegría que funcionara de cicatrizante. La consiguió Estudiantes, un club que sueña con volver rápido a la competencia internacional.