EUA y Colombia avanzan hacia una nueva política antidrogas

Estados Unidos y Colombia comparten la idea de avanzar hacia una nueva política antidrogas que vaya más allá de la represión de la producción y el consumo, señalaron este lunes ambos gobiernos durante la visita a Bogotá del jefe de la diplomacia de la Casa Blanca, Antony Blinken.

El secretario de Estado se reunió con el presidente Gustavo Petro, en la primera escala de una gira que también lo llevará por Chile y Perú, países gobernados por la izquierda al igual que Colombia.

Según Petro, durante el encuentro conversó con Blinken sobre el narcotráfico, pero “esta vez desde otra óptica, una óptica que yo llamaría más flexible”. Blinken apoyó las palabras del mandatario colombiano: “respaldamos vivamente el enfoque holístico que está adoptando el presidente Petro a través de justicia, desarrollo, protección ambiental, reducción de la oferta, reducción de la demanda”.

Ambos gobiernos coincidieron en darle un tratamiento más integral al problema, tras cuatro décadas de lucha sin éxito contra el narcotráfico. Colombia sigue siendo el mayor productor mundial de cocaína y Estados Unidos el principal consumidor.

“Estamos invirtiendo en la prevención de quienes tienen adicciones en nuestros países y en otros sitios, para reducir los daños de las drogas ilícitas y para reducir la demanda en particular de los Estados Unidos, que da lugar a tanta actividad delictiva”, declaró Blinken en la conferencia de prensa conjunta.

“Ambos estamos pensando en enfoques integrales, no hay una única solución para todos los problemas (…) Estamos en sintonía al respecto”, enfatizó.

PREVENIR EL CONSUMO EN LAS ECONOMÍAS DESARROLLADAS

Desde su llegada al poder el 7 de agosto, Petro ha denunciado el fracaso de la política represiva contra las drogas y alentado a Washington a definir una nueva estrategia para prevenir el consumo en las economías desarrolladas. Y terminar con la persecución de los cocaleros en las selvas colombianas.

En ese sentido, Petro insistió en repartir tres millones de hectáreas de tierra fértil entre la población rural, para disuadir a los campesinos de cultivar la planta que sirve de materia prima a la cocaína. A quienes describió como el “proletariado del narcotráfico”.

En cambio hay que “perseguir a los dueños del narcotráfico”, lo que implica “aparatos de inteligencia capaces” y una interdicción efectiva de cargamentos en altamar, por donde pasa el 90 por ciento de la cocaína, comentó Petro.

En coincidencia, Blinken dijo que los países pueden “hacer más en cuanto a la interdicción de las drogas que se trasladan por mar”, así como en la detención de los verdaderos “responsables del narcotráfico”. El gobierno colombiano busca el apoyo de Estados Unidos en su política de “paz total”, a través de la cual pretende negociar el desarme y el sometimiento a la justicia de rebeldes y organizaciones del narco, respectivamente.

Petro iniciará en breve diálogos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). La última guerrilla reconocida en Colombia, y espera llegar a un acuerdo con narcotraficantes para que reciban beneficios penales a cambio de que desmonten el negocio.

Entre esas ventajas está la suspensión de las extradiciones a Estados Unidos. Pero “nacotraficante que siga será extraditado; narcotraficante que se haya acogido a la justicia pero ser burle” del compromiso “debe ser extraditado”, dijo el presidente.

COLOMBIA Y SU ESTATUTO DE PROTECCIÓN

Además del combate a las drogas, Petro y Blinken discutieron sobre seguridad regional y migración. El secretario de Estado subrayó la “increíble generosidad” de Colombia con los venezolanos que huyeron en masa de la “catástrofe humanitaria” en su país. Cerca de dos millones de migrantes han cruzado la frontera, ante la severa crisis económica en el país petrolero.

Colombia definió un Estatuto de Protección Temporal por 10 años para los venezolanos, en un intento por regularizar la migración más grande de su historia.

Blinken insistió en el llamado de Estados Unidos para que Venezuela “vuelva a la democracia” mediante elecciones “libres e imparciales”. Tras desconocer el gobierno de Nicolás Maduro por su supuesta “reelección fraudulenta”.

No obstante sus diferencias, Washington y Caracas anunciaron el sábado un canje de prisioneros. El jefe de la diplomacia estadounidense concluirá su visita a Colombia el miércoles y viajará ese día a Chile. A fin de reunirse con el presidente Gabriel Boric, un exlíder estudiantil de izquierda de 36 años, que se posesionó en marzo pasado.

El jueves y viernes estará en Lima para participar en la Asamblea General anual de la Organización de Estados Americanos (OEA). El principal foro político de la región que depende de Washington para su presupuesto anual en más de 50 por ciento.

Está previsto que en la Asamblea, que reúne a todos los países del continente, se adopten varias resoluciones en contra de la invasión rusa a Ucrania —con reserva de algunos países—, sobre la crisis política y de derechos humanos en Nicaragua, y la crisis de seguridad en Haití. N

(Con información de AFP)

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Corea del Norte dispara misil balístico que sobrevuela Japón; activan sistema de alarma

Infierno en el futbol: más de 30 niños mueren en estampida en un estadio

Los caminantes: el peligroso viaje de migrantes sin visa hacia el Darién y EUA