El féretro del duque de Edimburgo ya ha sido trasladado para dar inicio a su funeral

·2  min de lectura


El féretro decorado con el estandarte personal del duque de Edimburgo, su gorra y su espada naval, y una corona de flores, ha sido transportado por un grupo de portadores del Primer Batallón de la Guardia de Granaderos de la Compañía de la Reina, de la que el difunto fue coronel durante 42 años, desde la capilla de San Jorge hasta un salón interior del castillo de Windsor a las 11 de la mañana.
De acuerdo a los deseos del marido de la soberana, el servicio conmemorativo que se celebrará hoy sábado no incluirá ningún sermón, pero se espera que el decano de Windsor realice una lectura religiosa que refleje la pasión del príncipe Felipe por el mar. También se leerá un himno británico tradicional asociado a los marineros, que reza: "O, escúchanos cuando clamamos por ti, por los que estamos en peligro en el mar".
El arzobispo de Canterbury ha adelantado que todos los asistentes -30, siguiendo las directrices de seguridad del gobierno en el marco de la actual pandemia- esperan que la soberana británica se comporte con "la extraordinaria dignidad y el valor" que han caracterizado sus años de servicio público.
"Al mismo tiempo, se está despidiendo de alguien con quien estuvo casada durante 73 años. Creo que eso debe ser algo muy, muy profundo... en la vida de cualquiera", añadía el arzobispo hace unos días.
El príncipe Carlos y la princesa Ana encabezarán la procesión de miembros de la familia que caminarán detrás del féretro de Felipe en su recorrido desde el castillo hasta la capilla del recinto en una procesión de ocho minutos de duración. Les seguirán sus hermanos, los príncipes Andrés y Eduardo, y los nietos del fallecido.
Aunque la asistencia de los príncipes Guillermo y Enrique está confirmada desde que este último aterrizó en Londres a principios de semana sin su esposa la duquesa de Sussex, caminarán por separado: Guillermo lo hará junto a su primo Peter Phillips y Enrique irá varios pasos por detrás.
Todos los presentes llevarán puestas mascarillas dentro de la capilla de San Jorge, y se sentarán a dos metros de distancia de cualquier persona que no forme parte de su burbuja doméstica. Isabel II lo hará sola, siguiendo las medidas de distanciamiento social.
Está previsto que el servicio religioso comience a las 15:00 horas con un minuto de silencio nacional en honor del duque de Edimburgo.