Federico Bernal envió un mensaje a la clase media, tras la suba de tarifas: “Invito a mirar más el medidor y trabajar para el recambio de artefactos”

·5  min de lectura
Federico Bernal, Subsecretario de Hidrocarburos
El subsecretario de Hidrocarburos, Federico Bernal, en la conferencia de prensa ayer - Créditos: @Fabian Marelli

En un intento de explicar, primero, que las medidas anunciadas ayer no implican “un aumento de tarifas” y después decir que sí será un incremento para quienes integren el nivel 1, de más altos ingresos, el subsecretario de Hidrocarburos, Federico Bernal, envió un mensaje a la clase media para que la quita de subsidios no repercuta en las facturas. “Invito a mirar más el medidor y trabajar para el recambio de artefactos”, dijo el alfil kirchnerista de la Secretaría de Energía, ayer presente en la conferencia de prensa que encabezó la titular del área, Flavia Royón, para detallar esta nueva política.

“¿Por qué no es un aumento de tarifas? No es un aumento de tarifas porque... Sí para el nivel 1, son los sectores de mayores ingresos, ahí sí hay un aumento que va a ser independiente de lo que se haga con el consumo”, titubeó en Radio El Destape Bernal, luego de que ayer causaran polémica las declaraciones de la titular de Aysa, Malena Galmarini, quien intentó hablar de una “redistribución de subsidios” y no de incremento tarifario.

En tanto, luego de admitir que los sectores de mayor poder adquisitivo verán el impacto de la suba, el subsecretario intentó explicar que para la clase media, y con el gas -su área de injerencia-, todo dependerá de cuánto se utilice en cada hogar. “A la clase media a lo que yo la invito, lo que propongo, es a que quizás por primera vez en la historia, en el caso del gas natural, tenga más en cuenta un uso eficiente”, planteó. Y fue ahí cuando hizo una recomendación: “Va a haber que mirar el medidor más seguido y trabajar para el recambio de artefactos”.

Al respecto de esto último, contó que desde la Secretaría de Energía piensan impulsar programas para incentivar la “modernización de aparatos que inciden sobre el consumo en las viviendas”. Entonces, expresó: “Si hay un uso más eficiente, creo que se puede lograr. No necesariamente va a haber aumento de la factura para la clase media”.

Sin embargo comentó que si ese ahorro no se realiza, el incremento para un consumo promedio será de 500 pesos hasta enero. “El impacto es bajísimo”, acotó el funcionario, quien adelantó que este año no habrá subas vinculadas al transporte y a la distribución del gas, y que esto llegará recién el año que viene.

Contraste con los “tarifazos” macristas

En tanto, Bernal hizo una comparación entre la nueva estrategia energética a la que apuesta el Gobierno desde el desembarco de Sergio Massa en el Ministerio de Economía y la política tarifaria que aplicó el expresidente Mauricio Macri frente al Ejecutivo, denostada en su momento por el kirchnerismo.

El nuevo esquema tarifario fue anunciado ayer en una conferencia de prensa que comandó la nueva secretaria de Energía, Flavia Royón
El nuevo esquema tarifario fue anunciado ayer en una conferencia de prensa que comandó la nueva secretaria de Energía, Flavia Royón - Créditos: @Fabián Marelli

“Una cosa eran los tarifazos de Macri, donde se aumentaba la tarifa y, producto de que era imposible de pagar, a través de eso se consideraba que todo era derroche y que en la Patagonia se climatizaban las veredas. Entonces lo comparaban con Chile y Uruguay, países que importan toda la energía que necesitan. Ahí sí había un aumento tarifario para reducir drásticamente el consumo a costa de la calidad de vida de los argentinos, del desarrollo humano en todo el país. Acá eso no va a pasar, ni es el objetivo”, contrastó.

E insistió: “En gas natural me deja muy tranquilo porque vamos a estar con topes para que la gente pueda hacer un uso eficiente sin necesidad de coartar su calidad de vida, su salud o su supervivencia. En la Patagonia la calefacción te divide entre la vida y la muerte”. Dijo también sobre eso que la incidencia del gas sobre el Salario Mínimo, Vital y Móvil es de 2% proyectado para todo 2022, si se contempla que a fin de año habrá otro aporte para el ingreso de los asalariados. “En 2019 estaba en 4,8% con Macri y en 2015 estaba en 1,2%. Estamos a menos de la mitad del pico al que se llegó en 2019, por debajo del nivel de 2016″, enfatizó.

A la administración de Cambiemos también la apuntó por un supuesto abandono del sistema de transporte de gas. Dijo que durante esa gestión solo se amplío en 40 kilómetros, mientras que la expansión había sido de 650 kilómetros entre 2012 y 2015. Aseveró, asimismo, que para el final del mandato de Alberto Fernández también se llegará a este desarrollo que hubo durante la segunda parte del gobierno de Cristina Kirchner, sobre todo impulsado por el gasoducto Néstor Kirchner que -según él- “va a cambiar la geopolítica del país”. La primera etapa, consignó, estaría lista para fines de junio del año siguiente y el impacto empezaría a advertirse para la mitad del invierno.

“El problema que tenemos en el sistema de transporte es que por más que se siga perforando y sacando gas no hay transporte, porque están los gasoductos saturados por la nula construcción durante la época de Macri”, se quejó el subsecretario.

Por otra parte, frente a las resistencias que hubo en la terminal K del Gobierno cuando el exministro de Economía Martín Guzmán buscó comenzar con la segmentación tarifaria, Bernal indicó que él “nunca se opuso a una redistribución de los subsidios o a trabajar sobre un uso más eficiente del servicio público”, pero remarcó que en ese momento había “diferencias en cuanto a la implementación y los objetivos”. En ese sentido, ejemplificó: “En materia de gas natural, que son estos topes que tienen que ver con la subzona y la categoría, hilamos muy fino. Eso no se había discutido, no se había presentado, ni definido. Ahora sí”.