El gesto más evidente de la frialidad entre Felipe VI y Juan Carlos I

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Prince Felipe de Borbon receives the handling of lieutenant in the Air Academy of San Javier King Juan Carlos I shake hands with his son the Prince of Asturias  (Photo by Quim Llenas/Cover/Getty Images)
Felipe VI y Juan Carlos I más cerca (y a la vez lejos) que nunca (Photo by Quim Llenas/Cover/Getty Images)

El rey Felipe VI y su padre, el rey emérito Juan Carlos I, llevan dos años sin verse, al menos, públicamente. El actual Jefe de Estado hubiera tenido que tomar la difícil decisión de, en cierto modo, elegir entre España y su padre o más bien entre una buena imagen para la monarquía o una nefasta.

Felipe VI cumplió con su trabajo a la perfección y se ha convertido en un rey capaz de invitar amablemente a su padre a largarse del país para que dejase de meter la pata con escándalos fiscales y de faldas que perturban la imagen de la corona que él, junto a Letizia, intenta mantener a flote.

Hoy la familia real son el núcleo duro, Letizia, Felipe y sus hijas Sofía y Leonor, si me apuras también doña Sofía, madre del rey, puede entrar en el pack pero nadie más. Lejos quedan las infantas, los sobrinos, las tarjetas black, los líos de Urdangarín y, por supuesto, los de Juan Carlos I.

Desde que Juan Carlos se exilió en Abu Dabi en 2020 Felipe VI no ha ido a visitarle ni una sola vez, al menos que se sepa. Este significativo gesto de padre hacia hijo pone de manifiesto que de cara al escaparate su relación es mucho más distante que la que el emérito tiene con sus hijas Elena y Cristina que han ido a verle en varias ocasiones.

Ahora, dos años después de su marcha a otro continente, Felipe VI visita Abu Dabi, ¡pero no para verle! El rey se ha desplazado al lugar debido a un fallecimiento, el del Jefe de Estado de Emiratos Árabes.

Jalifa bin Zayed ha fallecido a los 73 años el pasado viernes y, según recoge ‘Semana’, Felipe VI ha planeado un viaje exprés para mostrar sus condolencias en nombre de España. Y digo yo, ¿no sería más sencillo que Juan Carlos ex rey del país, fuese a darlas viviendo allí? Pues parece ser que no, que el emérito no va a representar de nuevo a la corona ni siquiera para dar un pésame de modo ‘oficial’.

No se descarta que el rey Felipe pueda aprovechar esta escapada protocolaria para ver a su padre tras dos años y estrecharle la mano, desde luego esa sería una fotografía muy buscada por la prensa que seguro que está alerta por si se produjese el encuentro.

Personalmente dudo que Felipe VI se la juegue a que esto suceda con la mala prensa que podría conllevar pero, a fin de cuentas, son padre e hijo y Juan Carlos ya tiene una edad en la que sería completamente natural que su hijo le abrazara e, incluso, le dijera que volviese a casa junto a sus seres queridos en vez de pasar sus últimos años rodeado de soledad pero supongo que ese es el alto precio que tiene que pagar Juan Carlos I por algunos de sus errores públicos.

La última vez que pudimos ver juntos a Juan Carlos y su hijo fue en enero de 2020 con motivo del funeral de la infanta Pilar. Posteriormente estallaron los escándalos fiscales del emérito y en pocos meses marchó hacia Abu Dabi, donde sigue afincado.

Juan Carlos I, King of Spain, with his son prince Felipe de Borbón  (Photo by Jose R. Platon/Cover/Getty Images)
Antes padre e hijo eran inseparable, ahora no les vemos juntos desde 2020 (Photo by Jose R. Platon/Cover/Getty Images)

El hecho de que ahora el marido de Letizia Ortiz viaje a Abu Dabi por el funeral del emir y en sus planes oficiales no esté ni una visita de cortesía al emérito demuestra que sus bases firmes del reinado que está decidiendo llevar a cabo siguen inamovibles cueste lo que cueste a nivel personal aunque, a nivel emocional y alejados de la monarquía, seguro que a Juan Carlos le duele el alma si su hijo no va a verle tras dos años de ausencia.

Eso sí, este viaje de Felipe puede ser una antesala al posible retorno inminente de su padre a España, que estaría previsto para las próximas semanas según se ha publicado. De ser así, tendría sentido una reunión extraoficial en la que el actual rey dé todas las indicaciones pertinentes a su patriarca para que el regreso sea lo más bien aceptado posible por la ciudadanía.

Te puede interesar...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.