Fernando Guallar (Velvet Colección): "Me gusta mucho el personaje que tengo porque vive en una constante dualidad"

Por Paula Olvera.- Fernando Guallar le debe mucho a Gonzalo, su primer personaje fijo en televisión. Y es que Amar es para siempre fue su primer gran escaparate para realzar su carrera interpretativa que se ha visto reforzada con su papel de Sergio en Velvet Colección que se estrenó el pasado 13 de septiembre. Esto fue lo que nos contó el actor sobre su rol en la serie de Movistar + durante el evento Upfront que organizó la plataforma de pago.

Fernando Guallar (©Movistar+)

-La primera temporada de Velvet Colección nos dejó en vilo. ¿Qué balance haces de esta segunda tanda?
La anterior temporada acabó todo muy frenéticamente y al final se quedaron muchas cosas por contar. Ahora, entre la primera y la segunda temporada, hay una elipsis bastante grande de un par de meses en la que ya vemos a los personajes más ubicados. Los capítulos tienen un cliffhanger muy grande, acaba el capítulo siempre muy arriba que es lo que hace que al espectador siempre le entren ganas de ver el siguiente. Y la novedad de este año es que se introducen los diez capítulos de golpe.

-¿Qué crees que aporta la incorporación de Andrés Velencoso a la trama?
El personaje de Andrés, Omar, llega a Velvet con unas supuestas intenciones muy sanas, para presentarnos la posibilidad de que Velvet confeccione el traje de la emperatriz Farah Diba. Él es como un intermediario, lo que pasa que luego esconde todo lo demás. El espectador sí que es consciente de que este hombre va buscando otras cosas, pero los personajes se van dando cuenta poco a poco. Lo que hace es desestabilizar mucho al personaje de Clara y sus dos queridos, que son Sergio y Mateo, están a la defensiva. Y es muy bonito esta temporada la relación que tienen Sergio y Mateo que pasan del odio, que no se soportan porque quieren los dos a la misma mujer, a tener que hacer un esfuerzo y unirse contra un enemigo mayor.

-¿Qué ha sido lo que más te ha impactado de la trama en esta segunda temporada?
Me gustó mucho cuando me contó Teresa (Fernández-Valdés) el mundo investigación y que, de repente, no sea todo tan rosa y pueda haber algún personaje en peligro. Eso me interesaba. Me gusta mucho el personaje que tengo yo porque vive en una constante dualidad, ya sea por el amor entre Clara y Elena como por el conflicto con su padre, el personaje de Imanol (Arias) porque le quiere, lo ha cuidado 35 años, y a la vez le odia por lo que le puede hacer a su madre. Lo más bonito para mí de la temporada es el resurgir de Macarena porque quiero mucho a Adriana (Ozores) y me gusta mucho la relación madre e hijo que tienen. Me parece súper bonito el despertar de este personaje que siempre ha estado absolutamente en la sombra de su marido y coge las riendas de su vida y tira para adelante.

-En estas dos temporadas, ¿cuál ha sido la mejor experiencia rodando la serie?
Cuando me pongo a trabajar con Imanol (Arias) y con Adriana (Ozores). Vuelvo a reconectar con ciertas cosas de mi formación como actor.  Con ellos me río mucho porque Imanol es realmente gracioso. Me quedo con ciertas secuencias que ha habido esa magia que nos pasa a veces a los actores, esos momentos de la familia Godó.

-Respecto al rodaje, ¿has notado que en esta segunda temporada estabais más integrados las nuevas incorporaciones y los actores más antiguos?
La verdad es que estamos muy bien integrados. Yo cuando llegué a Velvet Colección me costó hacerme porque venía de Amar es para siempre que era casa. Ahora ya es casa y esto es muy guay. Realmente el elenco es más o menos mitad de los antiguos y mitad de los nuevos. Pullas ahí todo el rato y vivan las pullas. Yo con Adrián Lastra, con Marta Torné y con Javier Rey me lo paso súper bien porque le damos bastante espacio al humor. Viva también eso en el rodaje porque si no sería un poco desagradable. Tenemos un ambiente de curro muy sano y ahí está la clave para poder estar tranquilo.

-¿Qué dirías que es lo más apasionante de rodar una serie ambientada en los años sesenta?
Llevo un par de años en época. Venía de Amar es para siempre que estaba en 1968, lo que pasa que no tienen nada que ver. Es muy divertido. A mí la época me encanta. Te tomas unas licencias como actor, te puedes documentar muchísimo. Es verdad que Velvet Colección para mí es un poco atemporal, no está contextualizada.

-¿Te resulta fácil enfocar un personaje de época teniendo en cuenta que la idiosincrasia y la manera de pensar de hace cincuenta años no es igual que ahora?
Velvet Colección no es verdad. En los años sesenta Raúl de la Riva no podría ir por ahí dándose besos con otro hombre porque estaría en la cárcel. La mujer, lamentablemente, no gozaba de los privilegios que puede gozar ahora como el personaje de Clara que es muy empoderado y muy feminista. Yo creo que para construir un personaje verídico de la época tienes que hacer un trabajo de investigación.

-¿A qué crees que se debe el éxito del universo Velvet?
Yo ahora he estado viajando bastante y he visto que es muy fuerte el éxito que tiene mundialmente: en Italia, en Alemania, en Francia y en Latinoamérica una barbaridad. Yo no soy espectador usual de series como Velvet Colección pero yo creo que lo que tiene es que es muy entretenida. Es una serie que realmente es para todos los públicos, con un abanico de personajes enormes, de edades muy diferentes. Es fácil que cualquier tipo de persona se pueda entretener con esto. No es una serie para denunciar nada ni para intentar cambia nada. Es una serie para entretener, para que la gente se lo pase bien y se enamore. La serie es muy sólida, el código de Velvet es muy reconocible. Tú ves un fotograma y puedes decir: “Esto es Velvet”. Está muy cuidado el arte, el vestuario y el maquillaje. Realmente hay un trabajo ahí que a la gente le vuelve loca.

-Se ha confirmado que la tercera temporada de Velvet Colección será la última. ¿Crees que tendría éxito ubicar las galerías en otro punto de la geografía española o trabajar en un spin-off?
Siempre que haya algo que contar ¿por qué no? Dar un paso más sería muy bonito. España o incluso fuera de España. ¿Por qué no seguir en este cuento y poder jugar a otra cosa? Hemos tratado en la primera temporada con Brigitte Bardot, ahora con Farah Diba, y vamos para adelante con lo que sea. Lo que pasa que yo creo que a los actores nos gustan muchos los cambios, somos muy pesados. Y no sé hasta qué punto querrían seguir con un personaje tanto tiempo. Aquí hay compañeros en Velvet Colección que llevan seis años defendiendo los mismos personajes, aun haciendo otras cosas.

-¿Tienes miedo a encasillarte con el papel de Sergio?
No. Es más que nada que quiero contar otras historias. Sin embargo, te tengo que admitir que para mí Sergio es un regalo de personaje. No es fácil de defender en todo momento porque no es un personaje con un carisma brutal, pero para mí lo interesante de Sergio está en otras cosas que a lo mejor no son tan populares. Me parece un personaje bellísimo.

-¿Has tenido la oportunidad de escuchar tu personaje de Velvet Colección doblado?
Sí, me he visto doblado en italiano y en brasileño. Me ha parecido súper interesante, pero súper raro. No estoy acostumbrado porque ninguna de mis series la había visto doblada. El doblaje es una industria muy difícil. Es muy difícil darle al personaje la esencia que tiene porque para mí el personaje lo construimos con la imagen, pero también con la voz. Yo cuando lo veo me suele espantar un poco.

Para seguir leyendo:
Andrea Duro: “Estoy loca por hacer una serie de adolescentes donde la profesora sea yo”
Aitana Sánchez-Gijón: “Nunca he sabido cuánto cobraban mis compañeros”

Imagen: ©Movistar+