Filme retrata la crisis adulta y la lucha de clases limeña en clave de humor

Lima, 7 oct (EFE).- El contraste entre los nuevos ricos y las tradicionales familias aristocráticas de Lima, con el hilo de una crisis vital de un adulto, es la historia de la película “La Restauración”, una comedia negra del director peruano Alonso Llosa que se estrenó este jueves en las salas de cine peruanas.

"Me pareció que había un contraste cruel entre la situación trágica del protagonista y la riqueza que se generaba fuera de su casa", dijo Llosa a EFE al explicar el argumento de su ópera prima.

La cinta está inspirada en la historia de un hombre de 60 años, recién divorciado y sin trabajo, que se ve forzado a regresar a vivir a casa de su madre en un contexto de decadencia de las tradicionales clases altas y las nuevas fortunas surgidas de la construcción.

La idea viene de lejos porque fue en 2010, en mitad del boom inmobiliario peruano, cuando Llosa comenzó a explorar una historia que reflejara el contraste de la nueva construcción y las casas antiguas, y cómo se podrían encontrar estos dos mundos.

"Siempre supe que la película tendría un tono cómico", dijo el director, quien confesó que no puede evitar que el sarcasmo y el humor negro lo acompañe en todos sus proyectos.

Sobre Paul Vega, el protagonista de La Restauración, Llosa relata que mientras escribía el guion "no tenía nadie más en mente".

Destacó la profesionalidad y el compromiso de Vega durante el rodaje, que el director definió como "muy difícil" por la cantidad de planos, localizaciones y los pocos días que este duró.

"Si no hubiera trabajado con alguien como él, no lo habríamos hecho", reconoció.

"Demoré en comenzar a grabar porque quería conseguir actores de calidad, de nivel. El reparto lo forman actores y actrices que llevan mucho tiempo en escena", dijo el director al añadir que los espectadores peruanos se van a "impresionar" con las actuaciones de intérpretes como Delfina Paredes, Attila Boschetti o Pietro Sibille.

"Me encanta que las películas sean un vehículo para que el público conozca el trabajo de los actores", señaló.

En el filme, la ciudad de Lima interpreta un "papel crucial", puesto que la arquitectura o la falta de ella cuenta parte de la historia.

Sus tradicionales casas de estilo republicano con influencia francesa y "art nouveau" se mezclan con los edificios modernos y de líneas rectas y los cerros y las construcciones informales, formando un complejo contraste urbano, reflejo de la sociedad limeña.

“La Restauración”, que ya ha visitado certámenes internacionales como el Festival Internacional de Cine de Vancouver o el Festival de Cine de Shanghai, estaba lista para proyectarse hace dos años, pero coincidió con el inicio de la pandemia y "nadie iba a ir al cine, así que tuvimos que esperar", explicó Llosa.

Además, el director indicó que tuvo que reescribir el guion para adaptarse al presupuesto. "Hay que ingeniárselas siempre para acabar de grabar", dijo, orgulloso del resultado de su primera película.

(c) Agencia EFE