Tras otra fuerte baja, en las últimas ruedas el valor de los granos cayó más del 10% en Chicago

·5  min de lectura
La liquidación de posiciones de los fondos de inversión volvió a golpear al mercado de granos
La liquidación de posiciones de los fondos de inversión volvió a golpear al mercado de granos - Créditos: @David L. Nemec

Frente al riesgo de recesión en Estados Unidos, los fondos de inversión que dominan el ritmo de las ruedas en la Bolsa de Chicago acentuaron hoy la liquidación de contratos y provocaron bajas de hasta el 3,6% para el valor de la soja, del 5% para el maíz y de hasta el 4% para el trigo.

El paso que ahora dan los especuladores al desprenderse de contratos de granos y al retirar ganancias, luego de haber sido los principales impulsores de las subas de las cotizaciones de las materias primas agrícolas hasta niveles de los más altos históricos en lo que va de 2022, tras usarlas como refugio frente al mayor brote inflacionario en 40 años, se concreta a poco más de una semana de la decisión de la Reserva Federal estadounidense de subir un 0,75% la tasa de interés, una acción que les abrió opciones para explorar otras herramientas capaces de brindarles los mismos servicios financieros que les vinieron proveyendo cereales y oleaginosas.

En su cuarta jornada bajista consecutiva, la soja cerró hoy con quitas de US$21,86 y de 20,85 sobre las posiciones julio y agosto en la plaza estadounidense, donde los ajustes fueron de 585,42 y de 553,82 dólares por tonelada. Desde la rueda del 9 del actual, cuando el mercado quedó a 74 centavos del récord histórico del 4 de septiembre de 2012, estos contratos citados perdieron un 9,90 y un 10,30% de su valor en la comparación con los 650 y con los 617,20 dólares vigentes en aquella jornada. La oleaginosa fue la primera en experimentar la salida de los especuladores en los días previos a la suba de tasas –fue el 15 del actual– por parte de la Reserva Federal.

Para el maíz, las pizarras de Chicago reflejaron bajas de US$8,37 y de 13,87 sobre los contratos julio y septiembre, cuyos ajustes resultaron de 293,98 y de 262,49 dólares por tonelada. En las últimas cuatro ruedas estas posiciones acumularon quebrantos del 5,3 y del 10,1% frente a los 310,32 y a los 292,01 dólares vigentes al cierre de jueves anterior. Cabe tener en cuenta que a los fines de la referencia del ritmo del mercado, la posición julio –también en soja y en trigo– comienza a perder relevancia hacia fines de mes, al convertirse en un contrato meramente técnico.

Tanto para la soja como para el maíz, a la fuerte liquidación de contratos ejercida por los especuladores se sumaron algunos factores propios del mercado agrícola, como la importante devaluación del real frente al dólar, que no solo mejora la competitividad de las exportaciones brasileñas –primer proveedor de la oleaginosa y segundo del cereal–, sino que incentiva a los productores a vender sus granos. La recolección de la soja terminó poco días atrás, mientras que actualmente Brasil está levantando en simultáneo la primera y la segunda cosecha de maíz, por lo que el ingreso de estos productos en el circuito comercial está en uno de los picos más importantes del año.

Mientras tanto, en el medio oeste de los Estados Unidos, la zona núcleo para la producción de granos gruesos, las primeras etapas evolutivas de la soja y del maíz se están dando con mejores lluvias que las auguradas por los climatólogos en las semanas precedentes. Tanto es así que hasta el domingo hay anuncios de precipitaciones sobre la región. Esto, en pleno mercado climático, también invitó a los especuladores a tomar ganancias y a esperar la llegada del tiempo seco que ahora los reportes anuncian para los primeros días del mes próximo.

Se sumaron más cortes de rutas de los transportistas y afirman que ya superan los 60 en todo el país

El trigo hoy también se negoció con importantes bajas. Las posiciones julio y septiembre en Chicago perdieron US$14,42 y 14,51, al quedar con ajustes de 344,38 y de 348,79 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos descendieron US$12,59 y 12,86, luego de cerrar con 369,27 y en 371,39 dólares. En las últimas cuatro ruedas, julio, que es la posición que marca el inicio del ciclo comercial 2022/2023 en Estados Unidos, retrocedió en estas plazas referentes un 13,1 y un 12,5% en la comparación con los 396,19 y con los 422 dólares vigentes el jueves pasado, respectivamente.

Si bien los fondos también liquidaron contratos de trigo, a diferencia de la soja y del maíz, el grano fino tiene un fundamento bajista principal que es el avance de la cosecha de las variedades de invierno en Estados Unidos –progresó sobre el 25% del área apta–, que son las que aportan cerca del 70% de la producción total del cereal en ese país, que está prevista en 47,26 millones de toneladas por el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA, por sus siglas en inglés).

Además, ahora se comenzaron a sumar las cosechas en el resto de los países exportadores de trigo del hemisferio norte, en particular los de la Unión Europea (UE) y Rusia. Según datos del USDA, a una producción proyectada en 136,10 millones de toneladas para la temporada agrícola 2022/2022 –se inicia el 1º de julio–, el bloque europeo agregará 14,36 millones de toneladas de trigo que quedaron de remanente del ciclo 2021/2022, uno de los stocks iniciales más altos de las últimas campañas, pese a la crisis alimentaria denunciada por organismos internacionales y por la propia UE en función de la escasez mundial de trigo que generó la guerra en Ucrania y la salida de ese país como proveedor del cereal.

En cuanto a Rusia, el principal exportador mundial de trigo, el martes la consultora SovEcon elevó de 88,60 a 89,20 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha récord de trigo 2022/2023, en tanto que las ventas externas las proyectó en 42,30 millones.

Con las nuevas cosechas en marcha, la tensión en el mercado de trigo comenzó a ceder y los precios del cereal reflejan ese cambio de escenario, a pesar de que la continuidad de la guerra en Ucrania impide las exportaciones de ese país, que a los granos retenidos desde el inicio del conflicto bélico ahora comenzará a sumar el cereal de la nueva campaña, mientras el gobierno de Turquía continúa intentando encontrar algún punto de entendimiento entre el Kremlin y Kiev para generar corredores seguros desde puertos ucranianos para los buques graneleros, algo que, de momento, no se logró.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.