El funeral del duque de Edimburgo escenifica el acercamiento entre los príncipes Guillermo y Enrique

·1  min de lectura


El funeral de su abuelo hoy sábado ha sido la primera ocasión en que se ha visto juntos en público a los príncipes Guillermo y Enrique desde que este último se instalara en California junto a su esposa Meghan Markle y su hijo Archie tras renunciar a su rol institucional en el seno de la monarquía británica.
Los dos hermanos han formado parte junto a su padre el príncipe Carlos de la procesión que ha acompañado al féretro del duque de Edimburgo desde el castillo de Windsor a la capilla de San Jorge, ubicada en el interior de los terrenos de la residencia real, aunque han hecho el recorrido separados en todo momento por Peter Phillips, el hijo mayor de la princesa Ana. Sin embargo, a nadie se le ha pasado por alto que su primo se ha asegurado de quedarse rezagado unos pasos para que las cámaras pudieran captarles con facilidad caminando juntos detrás del coche que transportaba los restos mortales de su abuelo.
A su llegada al templo religioso, Guillermo se ha parado durante unos instantes delante de Enrique antes de que cada uno de ellos se dirigiera al asiento que se les había asignado en bancos ubicados en extremos opuestos de la nave. El momento que muchos esperaban se ha producido a la salida de la capilla, tras concluir la ceremonia, cuando se les ha podido ver charlando en presencia de la duquesa Catalina, esposa de Guillermo, en una escena que representaría el acercamiento de posturas entre los hermanos que tanto deseaba el marido de Isabel II, que en vida les habría animado en varias ocasiones a dejar de lado sus diferencias.