Gabourey Sidibe, discriminada en una tienda de Chanel


La actriz ha escrito un post en el blog de Lena Dunham denunciando lo que ha vivido. 

El mero acto de ir de shopping a una tienda de Chanel se ha convertido en una experiencia de lo más desagradable para Gabourey Sidibe. La actriz de 'Precious' acudió a una tienda de  la 'maison' francesa en Chicago, ciudad en la que rueda la serie 'Empire', para comprar unas gafas de sol y unas sandalias para una amiga. Sin embargo, cuando entró en el establecimiento lo que se encontró no fue precisamente una calurosa bienvenida. 

Gabourey ha contado en el blog de Lena Dunham, Lenny Letter, que según entró, la dependienta la miró como si fuera una pordiosera. Cuando la actriz le dijo que quería comprar unas gafas, ésta le contestó que no tenían (pese a que las tenía delante) y le aconsejo que fuera a comprarlas a una tienda al otro lado de la calle. Desconcertada, Gabourey preguntó "¿otra tienda?" y ,según cuenta, la dependienta le insinuó que era una especie de outlet, Es decir, no hacía falta mucho dinero para comprar en ella (mucho menos que en Chanel, obviamente). 

En la carta escrita por la actriz denuncia que desde un principio se la trató como si no tuviese dinero para comprar en Chanel, por lo que la dependienta consideró que no iba a perder su tiempo en una clienta de la que no iba a sacar ninguna comisión. Gabourey cuenta que llevaba puestas sus botas nuevas de Balenciaga y un un bolso vintage de Chanel ("Iba vestida como me gusta"). Sin embargo, la dependienta ni siquiera reparó en ello. 

Pese al trato recibido, y una vez que la dependienta en cuestión reconoció quien era, Gabourey finalmente compró lo que había ido a buscar porque, tal y como ha explicado, "por desgracia, estoy acostumbrada a que la gente me dé un mal servicio. Y honestamente, si me fuera de cada tienda en la que han sido maleducados conmigo no tendría cosas bonitas”. Según ha contado en esta carta, no es la primera vez que le pasa algo así. Durante toda su vida en las tiendas no ha recibido el trato que debería, ni siquiera una vez que saltó a la fama. En Dior, cuenta, una dependienta le llegó a quitar una barra de labios de las manos. 

Ante la denuncia pública de este mal trago, Chanel le ha enviado un comunicado en el que le pide disculpas y en el que además asegura que investigará qué ha pasado ya ese no es el trato que la 'maison' quiere para sus clientes.