No llevar a los niños a la guardería no previene la gastroenteritis

La gastroenteritis por rotavirus afecta sobre todo a los niños pequeños; en nuestro país, la incidencia aumenta en los meses de invierno. ¿Cuál es la mejor forma de prevenirla?

Se trata de una patología muy contagiosa que afecta, principalmente, a los menores de cinco años. El riesgo de deshidratación debido a la gastroenteritis es más elevado en niños y ancianos. Por eso, hay que estrechar la vigilancia. (Foto: Getty)

La mayor carga de enfermedad por rotavirus se observa en los primeros 2 años de la vida, de manera que a los 5 años edad, prácticamente todos los niños habrán sufrido un episodio de gastroenteritis por rotavirus, cuya gravedad puede variar desde un cuadro leve a una gastroenteritis severa que requiere ingreso hospitalario, sobre todo en lactantes y niños pequeños.

Una extraordinaria capacidad de resistencia

En la mayoría de los casos la infección se adquiere antes de los 2 años de edad 6 lo que sumado a su fácil transmisión fecal-oral hace que sea una enfermedad muy contagiosa.

Además, también se transmite al contacto con objetos contaminados, o por la ingesta del virus presente en alimentos y en agua, y puede ocurrir a través de gotitas en el aire procedentes de vómitos que contienen partículas virales; por lo que su propagación es muy alta.

El malestar general, los dolores musculares generalizados y el dolor de cabeza están entre los principales síntomas del llamado 'síndrome diarreico agudo', con un periodo de incubación de 24 a 48 horas. (Foto: Getty)

Más frecuente en invierno

La gastroenteritis por rotavirus es responsable del 14-30 por ciento de todos los casos de gastroenteritis en España. La gran mayoría de pacientes requieren asistencia médica y 1 de cada 50 precisa ingreso hospitalario, suponiendo un importante consumo de recursos sanitarios.

“La gastroenteritis por rotavirus es especialmente frecuente en los niños más pequeños y es la principal causa de ingreso hospitalario por diarrea aguda en el área estudiada”, explica la Dra. Libia Quero, de HLA Santa Isabel (Sevilla). Prácticamente todos los niños han sufrido al menos un episodio de gastroenteritis por este virus antes de llegar a los 5 años de edad, independientemente de su estrato social, y la complicación más frecuente de esta enfermedad es la deshidratación.

Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 450.000 niños menores de 5 años mueren anualmente de infecciones por rotavirus, patología que es prevenible por vacuna. El 99,5 por ciento de estos niños viven en países de baja renta, por lo que la OMS y la Alianza Internacional para la Vacunación hacen esfuerzos para aumentar la cobertura vacunal contra esta enfermedad en los países más desfavorecidos.

Asimismo, la infección por rotavirus se asocia a un elevado uso de los recursos sanitarios, con un gasto anual de 28 millones de euros para el Sistema Sanitario Español. Desde una perspectiva social, aproximadamente 2 de cada 3 padres, cuyos hijos han sido hospitalizados por rotavirus, necesitan ausentarse del trabajo una media de 4 días, por lo que el impacto impacto psicosocial en las familias es alto.

No tomes antibióticos, no sirven para estos episodios que cursan con dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea. En lugar de antidiarreicos se aconsejan los probióticos. (Foto: Getty)

Persiste a pesar de las medidas de desinfección

Una de las curiosidades del rotavirus es que es capaz de permanecer en el ambiente a pesar de las medidas de desinfección habituales. Por lo tanto, prevenir la infección no llevando a los niños a la guardería no sirve en este caso, como prueba el hecho de que según el estudio ‘Epílogo de la vacunación no sistemática por rotavirus’, el 70,73 por ciento de los niños hospitalizados no iba a guardería.

La gastroenteritis es una diarrea infecciosa, inflamación del tracto gastrointestinal (estómago e intestino delgado). causada por virus (rotavirus, adenovirus, norovirus) y bacterias Escherichia coli. (Imagen: Getty)

Síntomas que requieren atención médica

  • Vómitos que no cesan por un tiempo mayor o igual a 24 horas.

  • Sed intensa, boca seca, orina de color amarillo intenso, disminución del volumen urinario, debilidad muscular generalizada, mareos o cansancio.

  • En lactantes: aumento de horas de sueño o tendencia a este o de lo contrario, irritabilidad. Llanto sin lágrimas. Fontanelas deprimidas, ojos hundidos, avidez al beber leche o líquidos.

  • Fiebre mayor de 38ºC.

No hay tratamiento

La clave principal para combatirla es la prevención a través de un buen lavado de manos (con agua y jabón por mínimo 20 segundos) al manipular alimentos y sobretodo, antes y después de ir al aseo.

Además, se debe utilizar lejía doméstica para la limpieza de las superficies contaminadas con heces o vómito ya que el virus no se elimina con productos estándar de limpieza. Y se debería utilizar mascarilla y guantes.

La vacuna cumple 15 años

“El aislamiento de la cepa de rotavirus humano -que fue la base para el desarrollo de Rotarix- se produjo en un niño de 15 meses en diciembre de 1998. A partir de ahí, se obtuvo la cepa vacunal RIX4144 que es la que contiene esta vacuna y con ella se realizaron los primeros ensayos clínicos en 11 países de Latinoamérica y Europa, entre ellos España”, recuerda el doctor Josep Marès, director del Institut Pediàtric Marès-Riera.

La vacuna se comercializó por primera vez en México en 2004, justo hace ahora 15 años. Dos años más tarde, en 2006 se comercializó en Europa y, posteriormente, en 2008 en EE.UU. En la actualidad, está actualmente aprobada para su uso en más de 130 países.

En nuestro país, Rotarix está indicada para la inmunización en niños a partir de 6 semanas de edad y hasta las 24 semanas; y aunque esta vacuna está recomendada por la Asociación Española de Pediatría (AEP), no se encuentra incluida en el calendario sistemático de vacunación nacional.

El especialista señala que en estos tres lustros, en los países en los que la vacuna se ha incluido en el calendario sistemático han registrado una reducción significativa de consultas y de la tasa de hospitalizaciones por gastroenteritis debida a rotavirus en menores de 5 años. “Concretamente, en Reino Unido con un desarrollo sociosanitario similar a España, la reducción de la tasa de ingresos por gastroenteritis por rotavirus ha resultado superior al 90 por ciento gracias a la vacunación sistemática frente a rotavirus”.

Por su parte, el Dr. Fernando Malmierca, pediatra de Atención Primaria (AP), concluye que “las vacunas proporcionan protección de manera individual y colectiva. Es decir, que las vacunas protegen al individuo al que se le administran y también a aquellas personas que no han podido vacunarse o no han querido”.

¿Crees que hay falta de concienciación y conocimiento de los riesgos a los que estamos expuestos y al beneficio que supone la protección mediante la vacunación?

También puede interesarte:

Las infecciones que podrías contraer por no limpiar bien tu móvil

Dolor de tripa: ¿es real o tiene 'cuentitis'?

7 alimentos que te ayudarán a controlar la inflamación intestinal

¿Problemas intestinales? Un juego de auto-retos te ayudará a entender estas dolencias

Qué tomar para que los antibióticos no te sienten mal

Si te suenan las tripas y no es por hambre