General Magic: el "dream team" que se adelantó al iPhone casi 15 años pero cayó en el olvido

·9  min de lectura

La historia de General Magic, una empresa de informática móvil que surgió de Apple en 1990, está profundamente arraigada en la tradición de Silicon Valley. Al menos lo era, hasta que los documentalistas Matt Maude, Sarah Kerruish y Michael Stern , lo descubrieron en un documental llamado General Magic.

General Magic, la compañía, fue notable y vale la pena recordarla porque en la última década del siglo XX sus líderes visualizaron los principales componentes de la experiencia informática móvil que todos conocemos hoy.

Fundadores visionarios

Los fundadores de la empresa, Marc Porat, Andy Hertzfeld y Bill Atkinson, previeron el dispositivo (una especie de precursor de la PDA con énfasis en las comunicaciones) que se convertiría en el teléfono inteligente.

También imaginaron los servicios que se ejecutarían a través de él y los conceptos y cualidades de la interfaz de usuario (gráficos ricos, movimiento, iconografía) que serían tan importantes para la experiencia. Mirá el tráiler del documental a continuación:

Y ahora mirá a Steve Jobs, cofundador de Apple, 15 años después en la presentación del primer iPhone: es imposible pasar por alto los paralelismos en el lenguaje y las ideas con General Magic.

El producto de la empresa era un sistema operativo llamado Magic Cap, que usaba un motivo de diseño en el que el usuario navegaba a diferentes "salas" para completar diferentes tareas.

Los dispositivos que ejecutarían ese sistema operativo serían fabricados por socios como Sony y Motorola, mientras que otros socios proporcionarían las redes que conectarían los equipos.

La compañía era súper reservada, como lo es Apple hoy, y la publicidad de los medios y la industria se arremolinaba a su alrededor. Realizó una gran oferta pública inicial incluso antes de tener un producto en el mercado. Fue la próxima gran cosa.

Y fracasó. La gente no compró los dispositivos. En 1997 la idea original de la empresa estaba prácticamente muerta, y cerró oficialmente en 2002. Las personas involucradas en ese momento quedaron devastadas, pero, como dicen, a veces los fracasos arrojan lecciones más valiosas que los éxitos. Los empresarios grandes y pequeños, de hecho, cualquiera que esté haciendo algo, puede aprender algo de General Magic.

Antecesores del Apple actual

Gran parte del ADN actual de Apple aparece en General Magic: la empresa. El enfoque en el usuario, la obsesión por el diseño, la insistencia en la simplicidad y el amor por las grandes ideas ya están ahí.

Hablaban de productos de la forma en que la gente de Apple habla hoy. Por ejemplo, este correo electrónico del cofundador de General Magic, Marc Porat, al entonces CEO de Apple, John Sculley, en 1990:

"Una computadora diminuta, un teléfono, un objeto muy personal... debe ser hermoso. Debe ofrecer el tipo de satisfacción personal que brinda una fina pieza de joyería. Tendrá un valor percibido incluso cuando no se esté utilizando. Ofrecerá la comodidad de una piedra de toque, la satisfacción táctil de una concha marina, el encanto de un cristal. Una vez que lo uses, no podrás vivir sin él".

No es demasiado difícil imaginar esas palabras saliendo de la boca de Jony Ive, el genio del diseño de Apple, en 2018.

Lo que hace que Apple sea interesante como empresa, es The Vision Thing: la capacidad de observar las vidas futuras de los seres humanos y comprender dónde y cómo la tecnología puede encajar en el panorama. Fue una visión temprana particularmente clara de la informática móvil lo que dio origen a General Magic en 1990.

Pero, por importante que sea, la visión no lo es todo. La conciencia contextual y espacial son igualmente importantes: son necesarias para enmarcar y enfocar esa visión. La gente de General Magic estaba tan concentrada en su propia The Vision Thing que no reconocieron lo que estaba sucediendo en el mundo que los rodeaba.

Prototipo de tableta de General Magic.
Prototipo de tableta de General Magic.

Prototipo de tableta de General Magic.

Muy adelantados a su tiempo

El mundo no estaba preparado para General Magic a principios de la década de 1990. El concepto de telefonía móvil, y mucho menos de la informática móvil, todavía era muy nuevo para la mayor parte del mundo.

La idea de estar lejos de casa o de la oficina y aún poder hacer cosas como consultar el correo electrónico, el calendario y mapas no era algo en lo que la gente pensara mucho en 1994.

Los primeros teléfonos móviles (los recordados celulares "ladrillo") se crearon como prototipo en la década de 1970 y comenzaron a usarse principalmente en el mundo empresarial durante la década de 1980.

No fue sino hasta principios de la década de 1990 que las baterías y otros componentes dentro de los teléfonos se volvieron lo suficientemente pequeños y eficientes como para caber en dispositivos más pequeños, de apariencia más fresca y de bolsillo.

A mediados de la década de 1990, empresas como Nokia y Motorola diseñaban teléfonos móviles que se parecían más a productos de consumo. Fue en este período de tiempo que los teléfonos celulares comenzaron a mostrar signos de convertirse eventualmente en productos para el mercado masivo.

Las redes también eran muy limitadas. No fue sino hasta 1991 que se construyeron las primeras redes 2G, es decir, redes que podían transmitir medios como mensajes SMS y, más tarde, tonos de llamada.

En otras palabras, las redes celulares eran principalmente redes de comunicaciones, y lentas. La idea de usarlos para medios enriquecidos como imágenes todavía era un destello en el ojo de la gente de marketing de Motorola.

Entonces, cuando llegó el momento de que General Magic lanzara sus productos de comunicación móvil al mundo en forma de Sony Magic Link (y más tarde Motorola Envoy) de marca asociada en 1994, el mundo no estaba preparado.

La idea de un dispositivo de comunicación móvil era, para la mayoría de la gente, todavía ajena. No sonaba inmediatamente útil, genial o divertido, y con su precio de 800 dólares, era demasiado caro para comprarlo como novedad. Esto fue desconcertante para la gente de General Magic, que había estado viviendo y respirando su visión del producto durante años.

El auge de Internet y una alianza equivocada

El enfoque extremo de esos pioneros en la visión central de General Magic también los cerró un poco ante la llegada de otro gran cambio tectónico en tecnología y comunicaciones: la web.

En 1992, General Magic tomó la fatídica decisión inicial de aceptar a AT&T como inversor y comprometerse a usar AT&T para conectar los dispositivos. Para esto, AT&T desarrolló una red propia llamada PersonaLink, que estaba cerrada, es decir, podía conectar dispositivos de General Magic a un número finito de activos de red, pero no se conectó a la Internet global que estaba en constante expansión. La "web", como se la llamó, de hecho comenzaría a capturar la imaginación popular en la segunda mitad de la década de 1990 y luego cambiaría todo.

En la película, el ingeniero de General Magic, Kevin Lynch, quien luego encabezaría el equipo de Apple Watch, recuerda un momento en el que se dio cuenta de que su compañía podría estar perdiendo el rumbo en la web.

"Estábamos tan concentrados en el futuro que nos perdíamos lo que sucedía a nuestro alrededor (…) Entró un pasante y nos dijo: 'Ustedes se lo están perdiendo por completo, la web es donde está'. Esto fue a fines del 94 o principios del 95 (…) General Magic tenía lindos gráficos y la experiencia, pero la web tenía un alcance mundial".

Algunas de las personas de General Magic se dieron cuenta de esto, pero tenían miedo de quemar a AT&T, que había invertido 6 millones de dólares en la compañía y había construido una red para conectar los dispositivos. AT&T cerró PersonaLink en 1996.

Los empleados de General Magic pasaban días enteros en sus oficinas.
Los empleados de General Magic pasaban días enteros en sus oficinas.

Los empleados de General Magic pasaban días enteros en sus oficinas.

Una visión única

General Magic sugiere que la "visión", por sí misma, no siempre es un bien absoluto. Lo sorprendente de General Magic es cuánto de su visión de la informática móvil surgió de una sola vez.

Al comienzo de la película, se muestra a Marc Porat hojeando el libro en el que vertió todas las ideas de productos que entrarían en General Magic, desde el dispositivo sexy hasta el lindo emoji y los servicios que se ejecutarían a través de él.

De alguna manera, Porat, Atkinson y Hertzfeld vieron en 1990 en qué se convertiría el negocio de Apple hasta bien entrado el siglo XXI después de que el iPhone transformara la empresa.

Lynch dice en la película: "Por lo general, tienes un montón de cosas existentes y haces un par de cosas nuevas encima", dice. "Te paras sobre los hombros de gigantes". Pero todo en el producto de General Magic era nuevo, recuerda Lynch.

Se le asignó a General Magic la responsabilidad de presentar al público muchas ideas tecnológicas nuevas a la vez y pedirles que las compraran. Lo mismo ocurre con las empresas asociadas que GM necesitaba para que todo funcionara, desde socios de infraestructura como AT&T hasta fabricantes de dispositivos como Sony y puntos de distribución como Fry's Electronics.

También creó un desafío monumental desde el punto de vista del desarrollo: todos los detalles tenían que resolverse, todos los espacios en blanco se llenaron. Casi nada se había hecho ya.

Esa es parte de la razón por la que la gente de General Magic tuvo que trabajar horas ridículas en los meses previos al lanzamiento en 1994. No se fueron a casa. Construyeron literas para dormir en la oficina.

Al final de la película, se muestra a Joanna Hoffman (vicepresidenta de marketing) hojeando con nostalgia el libro de ideas de General Magic. "¿Pensamos que íbamos a hacer todo esto?" dice. "Pensamos que impulsaríamos a la industria y haríamos que lo hicieran", reconoce.

Ojalá General Magic pudiera haber disminuido un poco la velocidad, descartado parte de la exageración y marcado los cronogramas de desarrollo de una velocidad sobrehumana a una velocidad meramente humana. "Fue completamente posible lograr la mayor parte de nuestra visión, pero en forma escalonada", dice el fundador Andy Hertzfeld hacia el final de la película.

Magic Link, equipo de General Magic creado junto a Sony.
Magic Link, equipo de General Magic creado junto a Sony.

Magic Link, equipo de General Magic creado junto a Sony.

Desconectados del entorno

Pero eran seres humanos. En el calor y la emoción del momento, debe haber sido muy difícil mirar a su alrededor y analizar lo que estaba sucediendo en el mundo fuera de las paredes de las oficinas de General Magic, para comprender cosas como la mentalidad de la gente común y el estado de los consumidores.

Esas cosas deben haber parecido muy aburridas para la gente de General Magic, que se apresuraba a ir a la oficina todos los días (o se despertaba en la oficina) para trabajar en su magia.

En ese tiempo había un documentalista presente con una cámara rodando en el momento en que ocurría toda la locura. Ese metraje, junto con las entrevistas con personas como Porat, Fadell y Hoffman, es lo que hace encantador al documental.

La gente de General Magic hizo cosas maravillosas. El ingeniero Tony Fadell construyó el iPod en Apple y luego ayudó a convertir esa tecnología en un teléfono (el iPhone). Andy Rubin inventó Android, el cerebro dentro de la mayoría de los teléfonos del mundo actual.

Porat inició varias empresas de tecnología verde exitosas. Pierre Omidyar creó eBay, y así sucesivamente. No se puede decir que ningún otro grupo de personas sea más responsable de dar forma a la revolución móvil.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.