El mundo le debe una disculpa a George Lucas

·3  min de lectura

Tanto la trilogía de precuelas de Star Wars como las últimas entregas desarrolladas por Disney no fueron del agrado de muchos fans. Aunque todas fueran un indudable éxito de taquilla y mantuvieran vivo el legado de esta mítica saga de aventuras y ciencia-ficción desarrollada por George Lucas, lo cierto es que dejaron una sensación de que las cosas se podrían haber hecho mucho mejor, sobre todo la trilogía protagonizada por Daisy Ridley y Adam Driver entre 2015 y 2019. 

Sin embargo, la saga pudo haber seguido un rumbo muy diferente. Y es que George Lucas, años antes de que Disney se hiciera con su gallina de los huevos de oro, tuvo en mente una idea para una trilogía de secuelas con Luke Skywalker y Leia Organa con grandes ideas bajo la manga.

Póster del Episodio IV de Star Wars (Foto: Lucasfilm)
Póster del Episodio IV de Star Wars (Foto: Lucasfilm)

Así lo ha contado el cineasta en el libro The Star Wars Archives 1999-2005, donde ha compartido que tras finalizar Star Wars: La venganza de los Sith ideó una nueva historia con Leia reconstruyendo la República y con Luke renaciendo la orden Jedi. Al contrario que la trilogía clásica, estas nuevas aventuras de los personajes dejarían a Luke más de lado para centrarse en la Leia Organa de Carrie Fisher, quien debería hacer frente al regreso de un mítico villano de la saga junto a un nuevo personaje que se uniría al lado oscuro.

Y es que en lugar de Rey, Kylo Ren, Finn y Poe, Star Wars pudo haber vivido el regreso de Darth Maul como villano, quien hubiera vuelto en este antiguo proyecto de tres películas junto a una nueva aprendiz llamada Darth Talón que estaba destinada a ocupar el hueco dejado por Darth Vader en El retorno del Jedi. "Darth Maul entrenó a una chica, Darth Talon, que estaba en los cómics, como su aprendiz. Ella era la nueva Darth Vader y la mayor parte de la acción estaba con ella. Entonces, estos fueron los dos principales villanos de la trilogía", explicaba el director en el libro.

De esta manera, Leia hubiera tenido que enfrentarse a Darth Talón al igual que su hermano lo hizo con Darth Vader en la saga original, lo que se hubiera traducido en una franquicia liderada tanto por una heroína como por una villana que se habría adelantado a la fuerte representación y diversidad que Disney trató de plasmar en la trilogía de J.J. Abrams y Rian Johnson. Además, esta idea de ver el regreso de Darth Maul y a Leía erigiéndose como gran protagonista seguramente hubiera sido más del agrado de los fans que El despertar de la fuerza, Los últimos Jedi o El ascenso de Skywalker. O al menos no se puede negar que tenían potencial. 

Y solo por esto, tal vez el mundo debería disculparse con George Lucas por todas las críticas que el cineasta acarreó a comienzos de siglo a raíz de sus polémicas precuelas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, el director decidió dejar Star Wars de lado y el proyecto quedó abandonado para siempre. En el libro The Star Wars Archives 1999-2005 cuenta que esta trilogía surgió durante el desarrollo de las precuelas, momento en el que llegó incluso a hablar con el reparto sobre ella. Sin embargo, Lucas estaba a punto de convertirse en padre y sus motivaciones cambiaron drásticamente. “En ese momento estaba comenzando la siguiente trilogía. Hablé con los actores y comencé a prepararme”, explica el creador de Star Wars. “También estaba apunto de tener una hija. Y se necesitan diez años para hacer una trilogía, ¡Todavía estaría trabajando en el Episodio 9! Finalmente, decidí que preferiría criar a mi hija y disfruta la vida por un tiempo”, aclaraba.

Pero, aunque nos quedásemos sin esta trilogía de George Lucas y las películas de Disney no convencieran a muchos, no se puede negar que la saga continúa más viva que nunca. Star Wars: Los últimos Jedi se convirtió en uno de los títulos más taquilleros de la historia en 2015 y sus dos secuelas y spin-offs como Rogue One siguieron su misma estela con recaudaciones por encima de los 1.000 millones de dólares.

Bien es cierto que ha habido patinazos como Han Solo: Una historia de Star Wars, pero Disney supo suplirlo con producciones muy aclamadas como The Mandalorian, series animadas como La remesa mala o abriendo nuevos horizontes con cortos como los de Star Wars: Visions. Al final, hablamos de una de las sagas más míticas del cine que, aunque algunas películas o historias nos convenzan más que otras, siempre acabará llamando la atención de los más fans.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.