Anuncios

Gerardo Milman deja de ser el jefe de campaña de Patricia Bullrich, que ya encontró un reemplazante temporario

Acompañada por Milman, la ministra Bullrich expuso ante una comisión bicameral
Acompañada por Milman, la ministra Bullrich expuso ante una comisión bicameral - Créditos: @Senado

Involucrado en el expediente que investiga el atentado contra Cristina Kirchner, Gerardo Milman, mano derecha de Patricia Bullrich durante la última década, dejará su lugar como jefe de campaña de la titular de Pro en la carrera para la elección presidencial de 2023. Para reemplazar al diputado nacional, la exministra de Seguridad eligió al legislador porteño Juan Pablo Arenaza. Según fuentes del entorno de Bullrich, la designación tendría carácter provisorio, hasta designar un jefe de campaña definitivo.

Por ahora no está más en la campaña”, indicaron desde el sector de los halcones que acompañan a Bullrich sobre Milman, exsecretario de Seguridad Interior durante la gestión de la gestión de la ministra de Mauricio Macri. “Por ahora no participa más”, insistieron, ante la consulta sobre si Milman había sido desplazado. “Seguramente va tener un rol político más adelante”, completaron.

Vialidad: en un fallo histórico, Cristina Kirchner fue condenada a seis años de prisión por corrupción en la obra pública

Arenaza, que hasta ahora se movía como el armador de Bullrich en la ciudad de Buenos Aires, había sumado en las últimas semanas la tarea de resolver cuestiones operativas de la campaña cuando la titular de Pro recorría el interior del país. “Ahora va a cumplir el rol [de Milman]. Después veremos más adelante si ponemos alguien nuevo”, señalaron cerca de Bullrich.

El legislador porteño, Juan Pablo Arenaza, es el nuevo jefe de campaña de Bullrich
El legislador porteño, Juan Pablo Arenaza, es el nuevo jefe de campaña de Bullrich

En las últimas semanas, el nombre de Milman quedó en la mira del oficialismo, luego de que un asesor del kirchnerismo lo vinculara con el atentado que sufrió Cristina Kirchner el 1° de septiembre. Jorge Abello, exdiputado de la provincia de Santa Fe, se presentó ante la Justicia para decir que dos días antes del intento de asesinato, escuchó a Milman decir la siguiente frase en un bar: “Cuando la maten yo estoy camino a la Costa”.

La jueza María Eugenia Capuchetti investigó esta afirmación y no solo no la corroboró, sino que mandó a investigar a Abello por falso testimonio, ante la presunción de que mintió para armar una acusación falsa.

Debilitada esta denuncia, el oficialismo y la propia vicepresidenta Cristina Kirchner pusieron el foco en las mujeres que acompañaban a Milman en el bar Casablanca, frente al Congreso: Carolina Gómez Mónaco e Ivana Bohdziewicz.

Gerardo Milman y Cristina Kirchner
Gerardo Milman y Cristina Kirchner

Por un lado, y a través de un video que difundió hace un mes, Cristina Kirchner advirtió que Gómez Mónaco fue Miss Argentina y que, en 2017, Milman la designó como directora de la Escuela de Inteligencia Criminal de la República Argentina. Por el otro, los abogados de la vicepresidenta apuntaron que los testimonios de ambas mujeres habían sido contradictorios cuando se presentaron por primera vez ante la Justicia, por lo que solicitaron que vuelvan a declarar y que sean investigados sus teléfonos celulares.

El primero de diciembre, las asesoras de Milman volvieron a presentarse ante la Justicia, esta vez ante el fiscal Carlos Rívolo, que tiene delegada la investigación. Las dos mujeres entregaron sus teléfonos, que serán peritados, pero con un detalle no menor: Gómez Mónaco dijo que había cambiado su aparato y Bohdziewicz, que había borrado parte de sus conversaciones y fotos.

Es solo la primera condena

Bullrich seguirá respaldando públicamente a Milman, pero teme que el kirchnerismo explote “la pista Milman” para dañarla. “Asesino”, le gritó una diputada kirchnerista a Milman durante la última sesión de la Cámara baja.

El temor de la titular de Pro es que sus rivales internos en Pro también se beneficien de ese flanco abierto. Al mismo tiempo, la decisión de Bullrich contrasta con la defensa cerrada que Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal ensayaron ante las controversias en las que se vieron involucrados sus aliados: el ministro de Justicia porteño, Marcelo D’Alessandro, que participó en un viaje al sur junto a magistrados y empresarios; y el diputado Cristian Ritondo, que cerró la última sesión de la Cámara baja con un ofensivo gesto hacia el kirchnerismo.