Ghana, lista para Corea del Sur tras su tropiezo inicial

DEP-FUT MUNDIAL COREA DEL SUR-GHANA (AP)
DEP-FUT MUNDIAL COREA DEL SUR-GHANA (AP)

Son Heung-min tiene a Otto Addo impresionado desde que el delantero surcoreano y el entrenador ghanés coincidieron en las categorías inferiores.

Se volverán a ver las caras el lunes cuando Ghana y Corea del Sur se vean las caras en el Grupo H del Mundial en el estadio Education City de Qatar.

Atto trabajaba para el Hamburgo alemán cuando conoció a Son, a quien recomendó para el primer equipo.

“Es muy, muy disciplinado. Ha llegado a ser tan bueno porque ha trabajado duro para ello. Esto es lo que esperaba, y lo que espero", dijo Addo en la víspera del encuentro. “Siempre le deseo lo mejor, excepto mañana”, afirmó con una sonrisa.

Son y los surcoreanos plantaron cara a Uruguay en su primer partido del grupo, que terminó con un empate sin goles.

“En términos ofensivos, tuvimos una muy buena actuación”, dijo el seleccionador de Corea del Sur, el portugués Paulo Bento. “Somos un equipo valiente, no tenemos miedo de nuestros rivales".

Son personificó esa valentía, ataviado con una máscara para protegerse tras romperse un hueso de la cara. En la grada, sus compatriotas lo animaron con máscaras de Batman. Se lesionó con el Tottenham Hotspur el 2 de noviembre en un partido de la Liga de Campeones contra el Marsella, lo que limitó su preparación mundialista.

Addo, que vistó la camiseta de Ghana como futbolista, es uno de los cinco técnicos africanos al frente de las cinco selecciones del continente presentes en Qatar. Lo acompañan Rigobert Song en Camerún, Aliou Cissé en Senegal, Walid Regragui en Marruecos y Jalel Kadri en Túnez.

“Creo que este es un gran paso para África. En años anteriores, no había tantos entrenadores, así que es una gran tarea para África desarrollar más entrenadores, no solo para entrenar a equipos africanos, sino para otros, para equipos europeos, y creo que al mundo le falta esto”, añadió Addo.

Las Estrellas Negras, que perdieron 3-2 con Portugal en su estreno, son el equipo más joven del Mundial, con un promedio de 24 años y cuatro meses. Fue alentador verles frenar a los lusos y su estrella, Cristiano Ronaldo, que con su penal a los 65 minutos se convirtió en el primer hombre en anotar en cinco Mundiales.

Aunque tras el encuentro dijo que la pena máxima había sido “un regalo especial del árbitro”, Addo parecía dispuesto a seguir adelante el domingo. “Eso está en el pasado”, dijo.

Portugal encabeza el Grupo H tras esa victoria. Ghana ocupa la última posición y quedaría eliminada si pierde con Corea del Sur.