Gillian Anderson recuerda la pesadilla vivida tras el final de 'Expediente X'

·3  min de lectura

Cargar con un personaje durante una década no suele ser tarea fácil para un actor. Esa duplicidad de personalidades, sobre todo cuando son series dramáticas o de alta implicación personal, es algo que ha llegado a afectar emocionalmente a algún que otro profesional. Como es el caso de Gillian Anderson, que tras pasar nueve temporadas dando vida a la escéptica Dana Scully en Expediente X sufrió en carne propia la consecuencia psicológica de apartarse de ella.

Gillian Anderson y David Duchovny en Expediente X (imagen promocional cortesía de Disney+ ante el lanzamiento de la serie en la sección Star de la plataforma)
Gillian Anderson y David Duchovny en Expediente X (imagen promocional cortesía de Disney+ ante el lanzamiento de la serie en la sección Star de la plataforma)

La actriz británica interpretó a la agente del FBI que intentaba mantener a su compañero creyente fervoroso de lo paranormal, Fox Mulder (David Duchovny), con los pies de la tierra durante un total de 202 capítulos y una película entre 1993 y 2002. Y si bien regresó al personaje años más tarde con una segunda película (2008) y dos temporadas extras en 2016 y 2018, no le resultó nada fácil desligarse del personaje tras aquellos nueve años originales. La lucha emocional fue tan grande que llegó a plantearse nunca más volver a la televisión.

Y es que la agente Dana Scully es todo un icono televisivo. Un referente femenino en el universo de las series gracias a un guion que ensalzaba su presencia y al compromiso completo de la actriz. Sin embargo, cuando llegó la hora de despedirse de ella tuvo que bloquearla de su vida para poder seguir adelante.

Tuve un buen par de minicrisis nerviosas [durante aquella etapa] y, al final, no podía hablar de ello, no podía verlo, no podía ver fotos. No podía” confesó la actriz en una mesa redonda para The Hollywood Reporter que compartió con otras actrices como Sarah Paulson, Anya Taylor-Joy, Cynthia Erivo y MJ Rodriguez.

Es más, no estaba segura que quería volver a un set de nuevo después de terminar con Expediente X. Más allá de haber crecido en Reino Unido y querer regresar, sabía que me llevaría un tiempo antes de volver [a un set], si es que podía”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Despedirse de Dana Scully y la serie fue tan duro que optó por refugiarse en el teatro londinense, lejos de la serie y lejos del formato. “Necesitaba sumergirme inmediatamente en el teatro en otro país", continuó.

Al poner distancia pudo pasar página y volver “después de un tiempo” al personaje -como hizo en la segunda película y los revivals-. “Luego, después de un tiempo, pude abrazarla nuevamente, pero cuando comencé a hacerlo, fue casi como si me separara tanto que estaba mirando la imagen como si fuera otra persona. Cuando te sumerges tan completamente, y lo hacemos durante períodos de tiempo tan largos, no puede no haber ninguna consecuencia".

Gillian pudo volver a meterse en la piel de Dana Scully pero esa sumersión artística que vive con sus personajes volvió a pasarle factura. Fue en 2014 cuando protagonizó el papel de Blanche DuBois en la representación teatral de Un tranvía llamado deseo en Londres y Los Angeles. "Sentí que había perdido a mi mejor amiga. Estaba de duelo. Algunos amigos míos en Nueva York me llevaron de almuerzo el fin de semana después de [terminar la obra], y llegué hecha un desastre” añadió. "Fue tan profundo. También sabía que era poco probable que lo volviera a hacer porque sabía que probablemente me volvería loca. Me acerqué mucho. Como si hubiera sobrevivido por poco, y si lo volvía a hacer por ego o por apego o por no querer dejarla ir, habría consecuencias. Así que supe que era el final y estaba muy triste".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Con sus palabras, Gillian Anderson confirma la cruda realidad que a veces conlleva el interpretar un personaje tan icónico como Dana Scully para un actor. A nosotros, los fans de Expediente X, nos costó despedirnos de la serie con aquel final apocalíptico de 2002. Pero parece que para ella fue aún más difícil.

Con el tiempo, la actriz volvió a los sets de rodaje en cine y televisión, pero nunca con un personaje tan longevo como fue la agente del FBI. En Hannibal participó en 22 episodios con un papel secundario, The Fall tuvo tres temporadas pero fue una miniserie de pocos capítulos para cada una, mientras The Crown o Sex Education fueron papeles puntuales -aunque maravillosos- sin el compromiso longevo que requirió Expediente X.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.