Giuliani, asesor de Trump, pide a juez que deseche millonaria demanda por "mentiras" sobre elección

Jan Wolfe
·2  min de lectura
Imagen de archivo de Rudy Giuliani, abogado personal del presidente de Estados Unidos Donald Trump, hablando ante un mitin de partidarios frente a la Casa Blanca en Washington

Por Jan Wolfe

WASHINGTON, 7 abr (Reuters) - El exabogado personal de Donald Trump, Rudy Giuliani, pidió el miércoles a un juez que deseche una demanda de 1.300 millones de dólares por difamación presentada por una empresa de máquinas de votación, relacionada con sus afirmaciones sobre manipulación de las elecciones presidenciales de noviembre de 2020.

El abogado de Giuliani dijo en una presentación judicial que la demanda de Dominion Voting Systems debería ser desestimada por falta de jurisdicción, y porque la empresa no ha justificado adecuadamente su solicitud de daños monetarios.

La presentación dijo que Giuliani niega haber difamado a Dominion, y añadió que el exalcalde de Nueva York presentaría una defensa más contundente sobre el fondo si sus argumentos jurisdiccionales son rechazados por el juez del Distrito de Columbia asignado al caso.

"En caso de que este asunto llegue a una adjudicación legal o fáctica sobre el fondo, Giuliani proporcionará una respuesta vigorosa y completa", señaló la presentación judicial.

Trump y sus aliados pasaron dos meses negando su derrota electoral, y afirmando sin pruebas que era el resultado de un fraude electoral generalizado, antes de que sus partidarios lanzaran un ataque al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero.

Dominion, que tiene su sede en Denver, alegó en su demanda del 25 de enero que Giuliani "fabricó y difundió la 'Gran Mentira', que previsiblemente se hizo viral y engañó a millones de personas haciéndoles creer que Dominion había robado sus votos y arreglado las elecciones".

Dominion dijo que presentó la demanda "para dejar las cosas claras" y para "defenderse a sí misma, a sus empleados y al proceso electoral".

Fundada en 2002, Dominion es uno de los principales fabricantes estadounidenses de máquinas de votación, y varias de ellas se usaron en más de dos docenas de estados durante las elecciones de 2020.

(Reporte de Jan Wolfe; Editado en español por Javier López de Lérida)