La grieta del golf se amplía: la indignación de los familiares del 11 S y los aficionados que “sólo quieren ver a las figuras”

·7  min de lectura
Phil Mickelson, uno de los pioneros en apoyar la millonaria liga saudita de golf, divide las aguas
Phil Mickelson, uno de los pioneros en apoyar la millonaria liga saudita de golf, divide las aguas - Créditos: @STEVE DYKES

NORTH PLAINS, Oregón.- Mientras Phil Mickelson y otros jugadores de renombre salían a jugar el jueves en un torneo respaldado por el gobierno saudí en las afueras de Portland, los familiares y los supervivientes de los atentados terroristas del 11 de septiembre los criticaron en una protesta y en un anuncio de televisión.

Fue una señal de la naturaleza divisiva de la serie LIV Golf, que se está poniendo en marcha, y un contraste chocante con el entusiasmo de la galería que siguió a Mickelson por el campo del Pumpkin Ridge Golf Club, coreando ánimos como “Hombre del pueblo, Phil, hombre del pueblo”.

Familiares de las víctimas del 11 S y su dolor: cuestionan duramente a los golfistas por su decisión
Familiares de las víctimas del 11 S y su dolor: cuestionan duramente a los golfistas por su decisión - Créditos: @Beth Nakamura

Los miembros de la familia del 11 de septiembre celebraron una conferencia de prensa el jueves por la mañana para expresar su vehemente oposición al primero de los cinco torneos LIV que se celebran este año en Estados Unidos. Y patrocinaron un anuncio de televisión que ponía en la picota el torneo y la participación de estrellas como Mickelson, Dustin Johnson, Brooks Koepka y Bryson DeChambeau.

El anuncio de 30 segundos mencionaba los vínculos saudíes con los ataques terroristas y señalaba que 15 de los 19 secuestradores eran ciudadanos de Arabia Saudita. También hacía referencia a la muerte de Fallon Smart, una niña de 15 años que murió atropellada por un conductor que se dio a la fuga mientras cruzaba una calle en Portland en 2016. Un estudiante saudí de un colegio comunitario que se enfrentaba a cargos desapareció antes del juicio y, al parecer, fue devuelto a su país por las autoridades saudíes.

Poca gente en el torneo de Oregon, por la segunda etapa del LIV Golf Series
Poca gente en el torneo de Oregon, por la segunda etapa del LIV Golf Series - Créditos: @Steve Dipaola

El anuncio mostraba fotografías de Mickelson y otras estrellas jugando aquí, daba el número de teléfono de Pumpkin Ridge y criticaba a los saudíes por utilizar la táctica conocida como lavado deportivo para intentar limpiar su pésimo historial en materia de derechos humanos.

“Nunca perdonaremos a Pumpkin Ridge ni a los jugadores por ayudar a Arabia Saudita a encubrir quiénes son en realidad”, decía el anuncio. Y continuaba: “No dejes que el gobierno saudí intente limpiar su imagen utilizando los torneos de golf estadounidenses”.

Diez familiares del 11 de septiembre y un superviviente de los atentados viajaron a la zona de Portland para protestar contra el torneo. Dijeron que intentaron sin éxito reunirse con algunos golfistas del LIV en un hotel el jueves por la mañana.

Sobrevivientes y familiares de las víctimas del 11 S, consternados e indignados por la actitud de los golfistas
Sobrevivientes y familiares de las víctimas del 11 S, consternados e indignados por la actitud de los golfistas - Créditos: @Beth Nakamura

Brett Eagleson, de 36 años, cuyo padre, Bruce, falleció en el derrumbe de la torre sur del World Trade Center, calificó de “vergonzoso” y “vergonzante” el empeño saudí y pidió a los golfistas del LIV que entendieran y reconocieran los vínculos del reino con los atentados, que se cobraron casi 3000 vidas.

Pidió a Mickelson que “sea un hombre, dé un paso al frente y acepte la verdad de con quién se está metiendo en la cama”.

El gobierno saudí ha negado desde hace tiempo cualquier implicación en los atentados del 11 de septiembre. La Comisión del 11 de septiembre, en su informe de 2004, no encontró “ninguna prueba de que el gobierno saudí como institución o altos funcionarios saudíes financiaran individualmente” a Al Qaeda, que llevó a cabo los atentados. Pero se ha especulado con la participación de otros funcionarios de menor rango, y una investigación del FBI descubrió pruebas circunstanciales de ese apoyo, según un informe de 2020 de The New York Times Magazine y ProPublica.

El LIV Golf no fue muy convocante en Oregon
El LIV Golf no fue muy convocante en Oregon - Créditos: @Steve Dipaola

Tim Frolich, un banquero de Brooklyn que escapó del piso 80 de la torre sur, pero que se lesionó gravemente el pie y el tobillo izquierdo mientras huía del derrumbe de la torre, dijo que los golfistas habían sido “comprados” y aceptaban “dinero de sangre” de la serie LIV. La gira, patrocinada por Arabia Saudita, ofrecía primas por firmar, algunas de ellas de nueve cifras, para atraer a algunos golfistas, como Mickelson, del PGA Tour.

“Esto no es más que un grupo de atletas de gran talento que parecen haber dado la espalda al crimen del asesinato”, dijo Frolich, que cumplirá 58 años este mes.

Mickelson no estuvo disponible para los periodistas el jueves. En una entrevista publicada en febrero, dijo a su biógrafo, Alan Shipnuck, que los saudíes daban “miedo” y tenían un “historial horrible en materia de derechos humanos”, incluyendo el asesinato y desmembramiento en 2018 del columnista del Washington Post y disidente Jamal Khashoggi. Mickelson se disculpó más tarde por sus comentarios. Se unió a LIV Golf en junio.

Dustin Johnson, otra de las figuras que se pasó al LIV Golf Series
Dustin Johnson, otra de las figuras que se pasó al LIV Golf Series - Créditos: @Alastair Grant

No se dieron cifras oficiales de asistencia para la ronda de apertura del torneo de tres días, que se jugó bajo un cielo sin nubes y con temperaturas de 70 grados. Pero la multitud que asistió a ver a los jugadores, en su mayoría de edad avanzada, en declive, fue tal vez sólo un tercio de la asistencia diaria de unos 25.000 espectadores en un evento típico del circuito rival de la PGA. El torneo en Oregon repartió 25 millones de dólares.

Varios de los espectadores entrevistados dijeron que simplemente estaban interesados en ver un evento deportivo y evitar la geopolítica. “Es un lío, potencialmente, pero sólo estoy aquí para ver el golf y bloquear todas esas cosas”, dijo Stacy Wilson, de 44 años, de Vancouver, Washington, una vieja fan de Mickelson que dijo que estaba aprovechando la oportunidad de verlo jugar en persona. “Simplemente opto por tener una visión de túnel al respecto y disfrutar del juego”.

Algunos espectadores señalaron que el presidente Joe Biden se comprometería con los saudíes en un viaje a mediados de julio. Otros dijeron que les parecía una doble ofensa que se señalara a los golfistas cuando China se ha beneficiado de la organización de dos Juegos Olímpicos y de 10.000 millones de dólares en inversiones de los propietarios de equipos de la NBA, a pesar del pobre historial de derechos humanos del país.

Un poco de rélax en la cancha del Pumpkin Ridge Golf Club
Un poco de rélax en la cancha del Pumpkin Ridge Golf Club - Créditos: @Steve Dipaola

“¿Qué pasó en Pearl Harbor? Tenemos una relación bastante buena con Japón, ¿no?”, dijo Chris Wilcox, de 53 años, de Puyallup (Washington). “En algún momento, hay que pasar página. Todo el mundo aquí tiene algo de China que lleva. Nadie en Estados Unidos está boicoteando los Juegos Olímpicos por culpa de China”.

J.T. Davis, de 65 años, ingeniero mecánico jubilado de Albany, Oregón, dijo que había nacido en Arabia Saudita, donde su padre trabajó como mecánico de motores diesel en la década de 1950 para Aramco, la corporación petrolera saudí antes conocida como Arabian American Oil Company. Dijo que había venido a Pumpkin Ridge para ver a su golfista favorito, Sergio García. “Estoy bien con los saudíes”, dijo Davis con una risa genial, “mientras nos sigan enviando petróleo”.

Añadió que la competencia entre los circuitos de la LIV y la PGA “es lo que hace América; probablemente hará que ambos circuitos mejoren. Y quizás haga que los precios sean más baratos para venir a ver estas cosas”.

Sin embargo, se esperaba que al menos algunas protestas continuaran hasta la ronda final del sábado. Ricky Freeman, propietario de un rancho de rescate de animales justo después del hoyo 18 en Pumpkin Ridge y que organiza sesiones de terapia con caballos, dijo que pondría música a todo volumen como declaración sobre lo que consideraba la “reprobable” respuesta saudí a la muerte de Smart, el adolescente de Portland. “No podemos olvidarnos de esto”, dijo Freeman.

Branden Grace ganó 4 millones de dólares

El sudafricano Branden Grace fue el ganador del segundo torneo del LIV Golf Series. Con 203 golpes (-13), luego de hacer vueltas de 69-69-65, se impuso en la competencia en Pumpkin Ridge y se adjudicó un premio de 4 millones de dólares. Así se suma a la lista de campeones que inauguró su compatriota Charl Schwartzel, vencedor en Inglaterra.

Branden Grace, ganador del segundo torneo del LIV Golf Series, en Portland
Branden Grace, ganador del segundo torneo del LIV Golf Series, en Portland - Créditos: @Steve DYKES

En el segundo lugar, con 205 (-11), finalizó el mexicano Carlos Ortiz (67-69-69), logrando un premio de 2.125.000 dólares, mientras que la tercera posición, con 207, fue compartida por los locales Patrick Reed (72-68-67) y Dustin Johnson (68-68-71). Bryson DeChambeau ocupó el 10° lugar, con 214 (-2); Brooks Koepka fue 16°, con el par 216; Sergio García quedó 26°, con 220 (+4); Schwartzel fue 37°, con 224 (+8) y el zurdo Mickelson concluyó 40°, con 226 (+10).

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.