Un grupo de inversores crea un riguroso modelo climático para las grandes petroleras

·4  min de lectura
Un molino de viento impreso en 3D y una bomba hidráulica ante el logotipo de BP

Por Ron Bousso y Simon Jessop

LONDRES, 15 sep (Reuters) - Un grupo de inversores que gestiona más de 10 billones de dólares publicó el miércoles un ambicioso plan para las empresas energéticas que pretenden hacer frente al cambio climático, que incluye fuertes recortes de las emisiones de gases de efecto invernadero y la reducción de la producción de petróleo y gas.

Esta iniciativa sin precedentes, denominada Normativa Cero Neto para el Petróleo y el Gas, detalla 10 criterios necesarios para ayudar a los gestores de fondos a comparar las estrategias de las empresas y comprender si están en consonancia con los esfuerzos respaldados por las Naciones Unidas destinados a reducir las emisiones mundiales de carbono a cero neto para 2050.

Compañías petroleras y de gas como BP y Royal Dutch Shell han publicado objetivos y estrategias para luchar contra el cambio climático, pero la enorme disparidad en el alcance, las definiciones y la ambición dificulta enormemente el análisis y la comparación para los inversores.

Al mismo tiempo, ha aumentado la presión sobre los gestores de carteras y los bancos para que sus inversiones se ajusten a los acuerdos de París de 2015 para limitar el calentamiento global a no más de 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales.

Con la próxima ronda de conversaciones mundiales sobre el clima que tendrá lugar en noviembre, crece la preocupación de que demasiados planes son poco convincentes y es poco probable que proporcionen una ayuda material al reducir las emisiones absolutas al ritmo necesario para limitar el calentamiento global.

"Necesitamos que haya igualdad de condiciones en cuanto a la divulgación de información, porque no es posible comparar y contrastar en todo el sector", dijo Adam Matthews, jefe de inversiones responsables de la Junta de Pensiones de la Iglesia de Inglaterra, que presidió el proceso de inversores y empresas para desarrollar la nueva iniciativa.

Otros inversores que respaldan el plan son Amundi, el mayor gestor de activos de Europa, junto con la británica Legal & General Investment Management, HSBC Global Asset Management y el inversor canadiense respaldado por el Estado Caisse des Depots, entre otros.

Dado que la industria de los combustibles fósiles es responsable de la mayor parte de las emisiones mundiales, el grupo de inversores dijo que está introduciendo un conjunto mínimo de normas para garantizar que los planes de las empresas energéticas sean "creíbles".

OBJETIVOS DE CERO EMISIONES NETAS

Entre estas normas se encuentra el requisito de alcanzar un nivel cero de emisiones de carbono para 2050, cumpliendo con los objetivos de reducción de emisiones a lo largo del proceso y alineando los planes de inversión y producción con el objetivo de cero emisiones.

Las normas también exigen compromisos de divulgación y verificación independiente de las estrategias adoptadas.

Shell, la italiana Eni y la noruega Equinor se han fijado el objetivo de llegar a las emisiones netas cero en 2050, lo que significa que cualquier emisión que produzcan se compensará con tecnologías de captura de carbono u otras soluciones como la reforestación.

Otras empresas, como BP y TotalEnergies, pretenden reducir las emisiones de parte de sus operaciones hasta alcanzar el nivel cero en 2025.

El grupo de inversores que respalda el nuevo plan reconoce que reducir la producción de petróleo y gas "puede ser una estrategia muy legítima", dijo Matthews.

Aunque no ha fijado un plazo para que las empresas se adhieran a las normas, los inversores están dispuestos a votar en contra de los planes de transición y del nombramiento de determinados directores si consideran que los consejos de administración de las empresas no están haciendo lo suficiente, dijo Matthews.

La nueva norma será puesta a prueba por las principales empresas energéticas, como BP, Shell, Eni, Repsol y TotalEnergies, antes de que el sector la adopte de forma más amplia, dijo el grupo de inversores.

Shell afirmó en un comunicado que estaba encantada de participar en el proyecto piloto y que "establecer un enfoque estándar que permita a los inversores evaluar de forma justa los progresos de las empresas sería un avance valioso".

Este grupo dijo que su plan había sido desarrollado por el Grupo de Inversores Institucionales sobre el Cambio Climático con el apoyo de la Iniciativa de la Senda de la Transición y en consulta con Climate Action 100+, organizaciones no estatales con experiencia específica en el sector, así como con las propias empresas de petróleo y gas.

(Reporte de Ron Bousso y Simon Jessop; edición de David Goodman; traducción de Flora Gómez en la redacción de Gdansk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.