¡Guau, guau! Cuáles son las mejores (y peores) frutas y verduras para tus perritos

·6  min de lectura

A Terry le encantan las frutas y verduras. Diariamente toma un licuado de calabaza y espinaca, otras veces come zanahorias completas o rodajas de jitomate y pepino. Esa es parte de la dieta de este dálmata de nueve meses que es alérgico a las harinas y sus humanos se han informado sobre cuáles son los mejores alimentos recomendados para perros.

Gabriela, su dueña, decidió combinar las croquetas con Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados, es decir, la dieta B.A.R.F. (por sus siglas en inglés). Para ella esta opción benefició a su mascota y también su bolsillo, ya que debe darle a Terry croquetas especiales debido a su alergia.

“Consulté a un nutriólogo para perros de la mano de un veterinario para complementar su alimentación, también estuve investigando por mi cuenta y como es un perro grande, darle solo croqueta me salía más caro”, cuenta.

A Triana, una schnauzer de dos años, la alimentación con croquetas y verduras le salvó la vida, cuenta Marcela, su dueña. En mayo le dio parvovirus, su estado pudo ser crítico.

“Gracias a esa alimentación que Triana tuvo desde cachorra ella sigue con vida, libró el parvovirus. Fueron 15 días de un tratamiento muy fuerte vía intravenosa, le metían ocho medicamentos por su patita, eran sesiones de tres horas y no le quedaron secuelas”, relata Marcela.

Kira, una perrita mestiza de cinco meses también disfruta comer vegetales. El apio, espinacas, plátano y mango son sus favoritas.

“Se las doy como un pequeño aperitivo entre comidas, de dos a tres veces por semana, le ayudan para su digestión y dientes. Las frutas y verduras ya forman parte de su dieta, le dan mejor calidad de vida”, comparte Paola, su dueña.

Aunque los perritos son animales semi omnívoros, que pueden comer carnes y vegetales, incluir en su dieta frutas y verduras debe ser de manera supervisada, porque no todos los alimentos les hacen bien, y siempre debe ser de forma balanceada, explican especialistas consultados por El Sabueso.

Terry es un dálmata de nueve meses que ama las manzanas.

Lo que dicen los dogtores

Si quieres que tu perro tenga una dieta B.A.R.F. o incluir en sus comidas frutas y verduras, lo recomendable es no hacerlo por tu cuenta porque puedes desbalancear su nutrición. No puedes simplemente un día decidir que le darás sólo vegetales o dárselos porque les gustan. Primero debes consultar a un experto o veterinario, explica Arlette Soria, consultora especialista en nutrición de mascotas.

“Las frutas y verduras en perros deben incluirse en dosis adecuadas. Hay croquetas por ejemplo a base de frutas y verduras, que contienen esas vitaminas que les permiten mejorar la calidad de vida, digestión, función o sistema inmune. Pero no puedes hacerles una ensalada y ya, porque hay verduras que son tóxicas para ellos”, explica.

Si bien las croquetas de buena calidad ya contienen todos los nutrientes que necesitan los perros, también se les puede dar verduras o frutas, pero no se debe exagerar o saturarlos solo con eso, sino ser un complemento, precisa el doctor Carlos Gutiérrez Olvera, académico del Departamento de Nutrición Animal y Bioquímica de de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

Triana es una perrita de dos años que se vuelve loca con el brócoli cocido.

Entonces… ¿qué alimentos son recomendados para perros además de sus croquetas?

El especialista comenta que la alimentación con frutas y vegetales ayuda mucho a los perros con obesidad, a los que se les puede dar porciones de jícama, pepino o zanahoria, que son alimentos con mucha agua que le producen saciedad y le hacen bien.

En cambio, darles muchos carbohidratos o cereales no es recomendable, porque puede cambiar su microbiota y provocarles una indigestión.

Lo que nunca se les debe dar es ajo y cebolla, porque les puede provocar anemia hemolítica. La berenjena y jitomates verdes tampoco porque les pueden causar problemas gástricos. Las uvas están relacionadas a problemas de insuficiencia renal, aunque aún no está comprobado científicamente y se investigan qué es lo que lo provoca, los especialistas recomiendan no dárselas.

Los cacahuates, nueces y semillas tampoco se recomiendan por el exceso de sodio y se pueden intoxicar. El aguacate tampoco les hace bien, ya que les puede provocar hígado graso y su cáscara es muy tóxica para ellos, pues puede provocarles problemas gástricos, explicaron especialistas.

Aunque las papas y yucas sí se recomiendan como un carbohidrato, deben estar cocidas y en poca cantidad. Nunca se les debe dar cruda ni papa verde o con bultos, porque al igual que la berenjena podría ser tóxica para ellos.

Las zanahorias son el aperitivo favorito de Kira, esta cachorrita de cinco meses.

Otros alimentos que no deben comer son pescados crudos, congelados ni cocidos, ya que les puede provocar úlcera gástrica. Los chocolates, ni oscuros ni blancos, porque contienen teobromina, un alcaloide que es tóxico para ellos.

El café también es muy dañino para ellos, y el huevo sólo se aconseja cocido o tibio, nunca crudo.

¿Y los gatos?

A diferencia de los perros, los gatos tienden a tener una dieta más carnívora.

Las frutas y verduras pueden aportarles algunas vitaminas y minerales, pero en una menor medida y no les benefician en mucho, ya que ellos obtienen todos los nutrientes que requieren del tejido animal, explican los especialistas.

Los alimentos nocivos en perros también lo son para los gatos. Por ejemplo, el aguacate, por el exceso de grasa, puede causarles pancreatitis. Las uvas también son tóxicas para ellos y el chocolate les puede causar hasta la muerte.

Los pescados secos o charales tampoco se recomiendan ni en gatos ni perros porque pueden afectar su sistema central y provocar convulsiones.

Y el huevo cocido sí es recomendable para ellos, pero no crudo porque les causa problemas de piel, en su pelaje, de absorción y problemas de crecimiento.

Atento a sus croquetas

Ambos expertos recomiendan que las croquetas que se les dan a los perros deben ser de marcas especializadas y contar con una base científica en su etiqueta, o ser recomendadas por un experto porque hay muchas que no cumplen con los requerimientos, y no existe una regulación en torno a los productos que se encuentran en el mercado.

Ante el incremento de la inflación este año, algunos dueños están optando por comprar croquetas a granel, sin embargo eso puede ser riesgoso porque no siempre se cumple con una cadena de salubridad, al almacenarse en bolsas o contenedores. Muchas veces están tanto tiempo abiertas que se vuelven rancias y se desmoronan. Además, podrían contener bacterias como salmonela, listeria o E. coli, que enferma a las mascotas, explica la especialista Alette Soria.

Cada año la Procuraduría Federal del Consumidor publica análisis de los alimentos recomendados para perros y gatos que pueden servir de guía para sus humanos, aunque siempre es más recomendable que se consulte a un veterinario, porque el tipo de croqueta depende de la edad y condición específica de cada mascota.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Insólito: perro maneja motocicleta mientras su dueño fuma tranquilamente